Porqué deberías ver Fleabag

2

En el fantástico e inmenso universo de las series, debido a su sobrecargada naturaleza, desgraciadamente tendemos a obviar muchas propuestas. La incesante lluvia de estrenos y regresos, asaltan nuestra disponibilidad e incluso nos amedrentan a la hora de empezar nuevas propuestas televisivas, haciendo que muchas de estas, especialmente las menos conocidas, queden en un limbo existencial, suspendidas en el espacio-tiempo ansiando ser rescatadas, esperando un brote imprudente de valentía para ser consumidas. En esta web ya he intentado en alguna ocasión aliviar y facilitar este proceso de selección al destacar series poco conocidas estrenadas tanto en 2017 como en 2018, pero lo que me traigo hoy entre manos es más bien una reivindicación.

En julio de 2016, la BBC sacó a la luz una pequeña joya llamada Fleabag, una serie distinta y valiente que sorprendió a muchos y dejó huella en la crítica pero, debido a sus reducidos medios y escasas campañas de difusión, quedó relegada a las sombras para muchos. Con el reciente estreno de su segunda temporada y la adquisición de la primera por parte de Amazon, creo que es un buen momento para tratar de exponer porqué deberías ver Fleabag.

Descarada y rompedora

La serie, escrita y protagonizada por Phoebe Waller-Bridge, se centra en Fleabag, una joven descarada sin pelos en la lengua que se encuentra perdida en la vida con un negocio que no funciona y una familia con la que a duras penas se entiende. Su principal fuerte se halla en el planteamiento, pues a pesar de tener una premisa aparentemente ordinaria, la desfachatez de su protagonista, el humor con el que aborda los distintos conflictos y la inexistencia de la cuarta pared, terminan haciendo de Fleabag algo completamente diferente.

La serie hace alusión al espectador desde su inicio pero no lo hace de cualquier modo: lo hace entablando una conversación. A través de Fleabag y de sus provocativas y curiosas miradas a cámara, poco a poco el público se va convirtiendo en cómplice de todo aquello que le ocurre, haciéndonos así partícipes de sus acciones y consiguiendo una mayor empatía con ella. De este modo, a medida que progresan los acontecimientos, las interacciones con Fleabag terminan siendo un contrapunto emocional del choque expectativas-realidad, dándonos así un mayor entendimiento de su psique y de los que la rodean.

Contemporánea y auténtica

Encontrándonos en una sociedad dominada por el concepto millennial y de la dicotomía existencial de esa generación, gran parte de los temas expuestos en esta serie se muestran más vigentes que nunca. Como ya he mencionado antes, la protagonista se encuentra completamente perdida en la vida, enmascarando su profunda insatisfacción y miedos en un irreverente sentido del humor y comportamiento sin escrúpulos, aferrándose desesperadamente a la juventud y al sexo llevando un estilo de vida que, en el fondo, ya no la satisface del mismo modo. Una insatisfacción que no solo la acecha a ella, sino que toca, aunque de maneras distintas a todos, incluso a los miembros de su familia. Pero si estos conflictos interesan, es sobretodo por el tratamiento que reciben.

Fleabag es ante todo real. Por muy absurdas o exageradas que puedan antojarse algunas situaciones, las reacciones e interacciones entre los personajes se sienten auténticas. A diferencia de otros productos aquí la gente titubea, se queda en blanco y se muestra completamente incapaz de abordar sus dilemas más profundos si es que saben cuáles son. Y aunque pueda parecer una nimiedad, es algo que se echa en falta en muchas series hoy en día y que es especialmente meritorio viniendo de una comedia de esta índole, porque lo cierto es que Fleabag maneja sorprendentemente bien el subtexto y las emociones ocultas de sus personajes.

Porqué deberías ver Fleabag

Fleabag es una serie valiente. Pocas propuestas se demuestran tan originales y sin remilgos tanto a nivel narrativo como argumental, y es que su tentativa es arriesgada. Dadas las quizás controvertidas temáticas que aborda, era muy fácil que se quedase en una anecdótica provocación, pero la serie evita la gratuidad y sorprende siendo capaz de hablar de lo obsceno y lo zafio de la vida sin perder un ápice de dignidad.

Una pequeña joya a la que no le faltan reconocimientos ni talento -entre su casting se encuentra la ganadora del Oscar Olivia Colman- que es sin duda una opción a tener en cuenta.



el autor

Proyecto de todo sin llegar a nada. Estudio guión cinematográfico y en ocasiones me creo crítico. Vivo en una divagación constante y no me arrepiento de ello. También doy la chapa en Twitter @PablodesdeMarte.

2 comentarios

    • Hola Maria Jose,
      Efectivamente, han salido ya 4 episodios de la segunda temporada, lo que pasa es que la serie no es de Amazon, es de la BBC que es donde se está emitiendo (aunque en Amazon hayan puesto Prime Original…).
      Lamentablemente muchas plataformas ponen el sello de original en productos que realmente no lo son y tienden a ocurrir estos malentendidos. Imagino que una vez se haya emitido la temporada entera en la BBC, Amazon la adquirirá.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
¡Saludos gente! Aquí me tenéis, nuevamente dispuesto a ofreceros otra entrega de estos tipos chulos del barrio, que tan buena acogida está teniendo gracias a…