Reseña Basura. La caverna maldita

4

Bienvenidos, amantes de los más pútridos y bajos fondos del cine. Entre los más fieles y apasionados del género, existen diferencias entre aquellas películas pretendidamente de serie Z y aquellas que, a pesar de rozar y sobrepasar, en algunos casos, los límites de la vergüenza humana, se consideran a sí mismas películas serias. Un claro ejemplo es una obra muy estimada en esta santa casa: Druidas. Como no quiero dejar ningún rincón de las cloacas del séptimo arte sin revisar para vosotros, hoy he dejado de lado a los monstruos de The Assylum y a sus primos, para traeros una película de esta segunda categoría. Hoy, por vosotros, Reseña Basura: La Caverna Maldita. Por supuesto, si queréis saber más de esta sección, podéis pasaros por aquí.

La trama más original de todos los tiempos

En Rumanía, en mitad de un bosque desconocido, de una población ídem. encontramos a nuestros héroes. Un grupo de científicos. No, científicos no, que sería muy tópico, son mejor que científicos. Son espeleólogos. Mucho mejor, donde va a parar. Como sea, este grupo de seres está allí porque sí, por razones tan desconocidas como su ubicación, encuentran una catedral templaria sobre una caverna. Lo de los templarios no se vuelve a mencionar más durante la hora y cuarenta minutacos que dura el engendro, pero me imagino la cara de gustico del guionista al escribirla y, satisfecho, pensar: «Puta obra de arte estoy creando». Los espeleólogos la diñan, y alguien, en algún lugar, porque sí, contrata a un grupo de espeleólogos norteamericanos (de los que si que molan), para examinar las cavernas.

Adoctrinamiento: Los espeleólogos molan

Por supuesto, los espelólogos americanos son todos guapos, jóvenes y racialmente estereotipados. Así que allí que van, con una bióloga de renombre, al amazonas de los ríos subterráneos, donde según parece, hay microecologías no descubiertas hasta la fecha. Una vez hechas las presentaciones de los protagonistas, el grupo entra en la cueva, donde, sorpresa, hay algo más, a parte de ellos.

Los espeleólogos

Imagino que, en la mente de un tristemente egolatra guionista, esperaba que, tal como hiciera en su día Indiana Jones con los arqueólogos, La Caverna maldita pusiera de moda a los espeleólogos. Con ese fin, se contrató a una serie de actores conocidos, en horas bajas, que debían sonreír y decir cosas molonas como «bioespeleología» y «repasa los recicladores». Lo sorprendente de todo esto es haber encontrado a Cersei Lannister, Jin de Perdidos, la camarera del Bar Coyote y al Dr. Beaumont Rosewood Jr bromeando juntos mientras bajan grutas, bucean y bajan grutas otra vez.

La expresión de «¿Que coño hago aquí?» no es por la cueva

Como bien podéis imaginar, el negro, el chino y la rubia, la diñan. Tenemos también al jefe de misión que es duro, pero colegui, a su hermano el ligón, y al bromista que muere pronto y cuyo nombre no recuerda nadie.

Los monstruos

Durante los 20 primeros minutos de película no pasa nada. El graciosillo desaparece, y todos contenemos la respiración pensando que va a pasar algo. Pero no. Solo otros diez minutos después vislumbramos lo que bien podría ser una rata, y perdemos a otro personaje, cuyo nombre no recuerdo, y que creo que no había salido en la película hasta que muere. Tal y como podemos suponer desde el principio, los protas acaban quedándose encerrados en la cueva, y deben cruzarla para salir con vida, enfrentándose a los ignominiosos monstruos.

He tenido que sacarlo del arte conceptual, porque en la peli no se ven ni una vez

Los monstruos resultan ser una especie de murciélagos super evolucionados adaptados única y exclusivamente a la caverna maldita. Deben estarlo, porque no necesitan aparecer en ningún momento de la cinta para causar el terror ente nuestros intrépidos espeleólogos, que se defienden de los murciélagos peleándose entre ellos y dejando claro lo jovenachos que son a través de expresiones como «joder, macho» y «la ley de la calle». Estoy viendo hordas de chiquillos saliendo a la calle a jugar a los espeleólogos. La facultad de espeleología colapsada. Estoy viendo el futuro.

¡SORPRESA!

Han pasado 80 minutos de los 97 que dura la película, y los espeleologos han demostrado sus habilidades en escenas tan emocionantes como bucear, bajar grutas, escalar paredes, y bucear de nuevo. Cada pocos minutos, alguien desparece entre frustrantes cortes de luz, pero a nadie parece importarle. Tras este frenético conjunto de trascendentales experiencias, a Cersei Lannister le llega una revelación: Los monstruos no son tales, sino que son seres humanos infectados por un parásito.

Es fascinante como después de una hora y veinte de la más absoluta nada, deciden crear una desgarradora escena de muerte, traición, descubrimientos sorprendentes y explosiones inexplicables en una caverna llena de agua. Finalmente, tras abandonar a un buen amigo que ha quedado infectado, solo quedan vivos Cersei Lannister y otros dos miembros de la expedición que vuelven al mundo.

Tras sobrevivir a este infierno, en una encantadora cafetería, el superviviente guapo y Cersei hablan sobre la posibilidad de que los parásitos se extiendan por el mundo. Y justo después del beso final ¡BOOM! resulta que Cersei también está infectada. Toma giro argumental. Nadie explica por qué ella no ha cambiado de forma, o por que puede vivir en la superficie si los otros no podían, o si pretende infectar a otros. Es mejor dejar el final abierto y que cada uno se monte su propia aventura. ¡Cuanta gloria!

 

¡Avisame y no te salvo! ¡Mal bicho!

 

En resumen, si queréis perder horas de vida, daros con una sarten en la cabeza hasta sangrar. Es menos doloroso que ver esto. Prometo traeros más mierda la próxima vez, se aceptan sugerencias. Hasta entonces… sed felices



el autor

En mis ratos libres soy la Chica Ardilla

4 comentarios

  1. Xavicontrabaix el

    NO ME HA GUSTADO
    (Si digo que me gusta la autora se vuelve insoportable, pero en realidad ha sido gracioso como quitarle las muletas a un cojo que cruza una avenida de diez carriles ida y vuelta a punto de ponerse en rojo y en hora punta en San Francisco)
    Creo que NO veré esa película porque tengo cosas mejores que hacer como mirar al techo, rimar cosas que acaben en -teco o fumar orégano en mal estado.

    P.D.: La autora de esta reseña está muerta por dentro

  2. José Rodríguez el

    Hola, acabo de ver la película. Pero uno de los monstruos tenían unas iniciales como SNVV o ya no recuerdo y lo muestran seguido en varias escenas.

    ¿Sera que tengas alguna idea de lo que signifique?.

    Saludos.

    • Sofia Ricarte el

      Hola Jose! No me había dado ni cuenta! Pero revisionaré esta obra de arte para ver que son esas siglas! A lo mejor es una capa aun más profunda de la película que me perdí!

      Muchas gracias, siempre mola tener un feedback que me permita volver a ver estas joyas!

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Estamos inmersos en la época dorada de los zombis. Un verdadero placer para los amantes del género. Las productoras se han dado cuenta de que…