Reseña de Rumble 4. Alma sin piedad. David Rubín se une a John Arcudi en una nueva aventura del dios guerrero espantapájaros

2

“RUMBLE convoca a lo noble, legendario y monstruoso de lo humilde y lo mundano”.

Comicbook.com

 

Introducción

La editorial Astiberri nos obsequia en el mes de julio de 2019 con el cuarto tomo de la colección Rumble, que recopila el 2 volumen de la edición americana, con el arco argumental de 5 números, titulado Alma sin piedad. Además de una historia corta, a modo de preludio, de la mencionada saga, Rumble 4. Alma sin piedad incluye bocetos y otros extras sobre el proceso de trabajo del dibujante de esta historia, David Rubín, así como diversos pin – ups y portadas alternativas.

Valoración de Rumble 4. Alma sin piedad

El guionista John Arcudi vuelta a tomar a la deidad guerrera Rathraq, la cual creó junto con el dibujante James Harren para Image en 2015. Lo hace en un nuevo arco argumental con un nuevo compañero de viaje en el dibujo, se trata de David Rubín. Se puede decir entonces que la calidad en el apartado artístico de este dios, con la apariencia de un espantapájaros, no decae en absoluto.

La temática sigue siendo la misma. Una criatura, antaño de apariencia poderosa, ha de hacer frente, en nuestro tiempo, a aquellos demonios que ya combatió hace diez mil años a favor de la raza humana. Misión en la que va descubriendo que la humanidad está tan corrompida por dentro como lo está él por fuera. Una humanidad en la que lo que está bien y lo que está mal no está tan claro como lo estaba en El momento de esplendor de nuestro héroe. Puede que, precisamente por eso, y por las duras pruebas que ha tenido que pasar durante la lucha con sus eternos adversarios, nuestro personaje ha pasado de ser un defensor de los débiles a un salvaje sanguinario, que antepone su misión a todo lo demás, tratando con cierto desdén a los que eran sus aliados en este mundo: Bobby, Del y Timah.

Para complicar más las cosas la raza humana parece haberse cansado de ser el blanco de los ESU, los monstruos a los que combate Rathraq, y han decidido crear un especie de Frente de Liberación Humana contra los mismos. Algo que, indudablemente, molesta a estos últimos quienes tratarán de impedir dicha empresa.

La temática del cazador de monstruos o la de dioses y semidioses combatiendo a criaturas sobrenaturales para beneficio de la humanidad, que los venera, no es excesivamente original. Se puede decir que es una constante en las leyendas del ser humano desde El Poema de Gilgamesh, probablemente la obra literaria más antigua del mundo, pasando por las diferentes mitologías que conforman nuestra cultura. Lo novedoso de Rumble es la forma en que se recoge todo eso. Arcudi es consciente del legado que maneja y lo moldea para elaborar un atractivo relato que evita cargar de excesivas referencias para no aburrir al lector. Estamos pues ante un cómic que, aún pareciendo nuevo, atesora multitud de guiños a historias místicas y sobrenaturales de las que uno puede percatarse si sabe mirar.

Historias fundamentalmente trágicas en las que, sin embargo, hay espacio para el humor. Humor bien dosificado, humor en el momento oportuno, para no vulgarizar, simplificar o restar valor a lo que se está contando. Un historia de valor, amistad y honor pero también de rencor, venganza y miedo. Todas ellas cualidades que parecen darse tanto en los seres humanos como en las divinidades y en los seres sobrenaturales que combaten.

Y si James Harren era ideal para plasmar todo esto en viñetas, no lo es menos su sucesor en este volumen, David Rubín. Es conocido el gusto de este autor por llevar a las viñetas historias de corte heroico y mitológico. Ya lo hizo con El Héroe, novela gráfica en la que adaptaba Los Doce Trabajos de Heracles, o con Beowulf, junto con el guionista Santiago García. Por no hablar por su habilidad para mezclar contextos sobrenaturales con entornos de ciencia-ficción dando lugar a multitud de ingeniosas criaturas. Muestra de ello es su dibujo en Ether, con guión de Matt Kindt.

Por lo que no es de extrañar que en el tomo que nos ocupa el autor confiese su admiración por Rumble y su inmensa alegría cuando Arcudi contacto con él para ofrecerle ser el dibujante del segundo volumen de su obra. Algo que acepto inmediatamente. Leído Rumble 4. Alma sin piedad salta a la vista que Rubín disfruta con este título dado la épica y espectacularidad que transmite en sus páginas.

Así que los lectores habituales de Rumble pueden estar tranquilos, la calidad está asegurada. Y los que quieran engancharse ahora, que no se asusten. Aunque este es el volumen cuatro en la edición española, al ser el dos en la americana se pone al lector en situación de todo el pasado de Rathraq y de sus secundarios así como también se introducen nuevos personajes y situaciones que darán que hablar en el futuro. De manera que no hay excusa para no probar Rumble 4. Alma sin piedad.

Esto ha sido todo. Espero tus comentarios sobre este post. ¡Muchas Gracias y un abrazo!

 

 



el autor

Friki del Cómic en particular y de la Cultura Pop en General. Colaborador de Las Cosas que nos hacen felices. Licenciado en Filosofía, Máster en Gestión Cultural. Diplomatura en desarrollo WordPress, Social Media Manager, Community Manager, Content Manager y Bloguero de una Institución Cultural Universitaria y miembro fundador del blog de Cultura Pop DYNAMIC CULTURE (www.dynamicculture.es). Cursos de S.E.O., Analítica Web, Community Manager y Marketing de Contenidos. Siempre aprendiendo y tratando de encontrar mi lugar en la vida, intentando disfrutar con lo que hago para que merezca la pena.

2 comentarios

  1. De los 4, por ahora, para mí, el mejor ha sido el 3; éste creo que va de menos a más, y el humor me ha fallado en más ocasiones que en lo anteriores, sin dejar de pasar un rato la mar de entretenido. En cuanto a Rubín, de los mejores sustituos que podía tener Harren, por mucha polémica que despierte, con o sin razón. Un saludo.

    • Adrián De La Fuente Lucena el

      Hola Manuel. Muchas Gracias por tu comentario.

      De lo que yo llevo leído hasta ahora es este tomo, el cuarto, el que más me ha gustado. Pero es que yo tengo debilidad por David Rubín. A mi me ha parecido buena desde el comienzo esta historia, pero yo estoy leyendo la colección desordenada así que imagino que eso influirá. 🙂

      Coincido contigo en que una cosa es la polémica en torno a Rubín y otra cosa su calidad autor. Lo primero no debería impedir disfrutar de lo último.

      Un saludo.

Deja tu comentario