Reseña de Superman, Batman, Wonder Woman: Metrópolis de ECC Cómics

0

“El mediador entre mente y la fuerza tiene que ser el corazón”. Thea von Harbou

“Por fin entiendo la naturaleza de su locura”. Carl Mayer y Hans Janowitz

“Cuando llegue ese momento, tendrá que haberse hallado ya un sustituto para el hombre”. Thea von Harbou

Cubierta del tomo

Me considero gran fan de la línea Elseworlds, sello de publicación que podemos encontrar publicados por DC Cómics, que tienen lugar fuera de la continuidad general de la compañía. Suelen ser números donde la creatividad de los autores es tan libre que nos solemos encontrar grandísimas aventuras. Aquí en Las cosas que nos hacen felices hemos reseñado ya varios  cómics de los Elseworlds, como Superman: Un auténtico héroe británico, Liga de la Justicia: Otro clavo o Superman, Hijo Rojo, quizás el mejor del sello y varios más que hemos visto y reseñado en la web.

Así cuando ECC Cómics anunció recientemente esta obra que desconocía no dudé en conseguirlo. Metrópolis aúna la trinidad de DC y el cine expresionista alemán. ¿De quién fue esta estrambótica idea? De los hermanos Randy y Jean-Marc Loffficier, que pensaron, con la ayuda de Roy Thomas, que nuestros héroes podrían vivir en una urbe atípica del expresionismo alemán, como es esta Metrópolis. ¿Y quién mejor qué aunar ambos mundos, a priori inconcebible, que Ted McKeever? Metrópolis es una suerte que exista en todos los sentidos, la unión del séptimo y el noveno arte nos lega una obra que podemos leer en español gracias a ECC Cómics.

Superman, El mediador, la luz

En esta ocasión tenemos tres aventuras que conforman este tomo. El primero se publicó en 1996. Superman Metrópolis toma como base la película de Fritz Lanz del mismo título de 1927. Al igual que en el filme asistimos a una ciudad en la que hay dos clases sociales diferenciadas, por una parte están los que viven en la ciudad propiamente dicha, y que apenas vislumbramos en este primer tomo, y luego tenemos a esa clase trabajadora, esclavista y explotada trabajando en turnos de días enteros, viviendo en un gueto subterráneo donde se encuentra el corazón industrial con la prohibición de salir al mundo exterior. Como en la película, los obreros serán incitados a rebelarse contra la clase intelectual que tiene el poder. La aparición de un Superhombre marcará el camino de la luz. Es formidable como el universo ficticio del Hombre de Acero se fusiona con esta aventura distópica. Un Superman que se tendrá que hacer a si mismo para vencer al Gran Hermano, al mismísimo Lutor. La batalla final será ante el mismísimo Lutor transformado en una suerte de Metallo.

Batman-Nosferatu, el protector de la noche

En 1999 continuaron esta aventura distópica estos mismos autores con Batman:Nosferatu. Si Superman representaba la luz y el día, llega una criatura que defenderá en la noche. Se trata de Nosferatu, una suerte de Batman. Para la creación de esta historia dos fueron las películas que inspiraron a los hermanos Lofficier, Nosferatu y El gabinete del Doctor Caligari. Ted McKeever para la ocasión nos trae un dibujo a imagen y semejanza de la segunda película, con formas puntiagudas, líneas oblicuas y curvas, estructuras y ambientes que nos encontramos en ángulos inusuales.  La historia gira en torno al Dr. Arkham, que al igual que Caligari, utiliza el hipnotismo para cometer crímenes. Aquí hipnotiza a una criatura que identificamos como el Joker. Reconocemos a Bruce Wayne y Dick Grayson. Será la muerte del segundo y que la amada Barbara corra peligro lo que provoque la génesis del guardían de la noche, de Batman-Nosferatu. La historia concluye con el enfretamiento contra la luz, Superman.

Aterradora figura para la cubierta original de Nosferatu, segundo volúmen del tomo

Wonder Woman, La amazona azul, el cielo

La trilogía llega a su fin en 2003, con nuestra amazona favorita. Wonder Woman protagoniza La amazona azul. Igualmente que en la segunda historia, dos son las películas que inspiran esta aventura. En esta ocasión, El ángel azul de 1930, producida y dirigida por Josef von Sternberg y El doctor Mabuse de 1922 de Fritz Lang. Tenemos a una Diana que vive en una prisión mental producida por el malvado Dr. Psykho que la tiene hipnotizada. Conocemos la historia del origen de Metrópolis en este tomo gracias a los recuerdos de la amazona. La historia, si es verdad que es la que más altibajos tiene, concluye con una épica batalla en la que vemos a Nosferatu (Batman) salvar a Mediador (Superman) con la ayuda de multitud de nuevas criaturas que seguro que os resultan conocidas.

Viejos conocidos

En conclusión nos encontramos con un tomo muy recomendable y sorprendente, destacando el dibujo de Ted McKeever, notándose el estudio que ha hecho sobre el cine expresionista alemán.  Nos leemos en los comentarios.

Un saludo y sed felices.



el autor

Community manager, Historiador y documentalista, apasionado del cine, las series, la lectura y el fútbol... en definitiva de las cosas que nos hacen felices.

Deja tu comentario