IniciocineRetro-Análisis | Speed (1994): Adrenalina pura a ritmo de Mancina

Retro-Análisis | Speed (1994): Adrenalina pura a ritmo de Mancina

Aquí estoy de nuevo, como cada fin de semana, para traer otro Retro-Análisis de esas películas que tanto me gustan y por las que ya han pasado un par de décadas.En esta ocasión os traigo la que habéis votado los seguidores de Instagram por un aplastante 92%. A partir de ahora seréis vosotros quienes decidáis que Retro-Análisis verá la luz cada domingo, además de participar en encuestas y algunos adelantos antes de ser publicados en la web.

En este año que Keanu Reeves estrenará la cuarta entrega de Matrix, he decidido analizar la película que fue todo un éxito de taquilla con 350 millones de dólares con un presupuesto de 28. Hablo de Speed, dirigida por Jan de Bont en su estreno en la silla de director.

Speed

Hay muchas cintas de esta época o posteriores que no han envejecido muy bien, o directamente, lo han hecho de mala manera. Por suerte, Speed no es una de ellas, obviamente no es un filme perfecto, pero como espectáculo de acción y evasión te agarra desde el primer minuto y no te suelta hasta que comienzan los créditos finales.

El Guion de Speed es sencillo: Jack Traven (Keanu Reeves) y Harry Temple (Jeff Daniels) frustran los planes de Howard Payne (Dennis Hopper) para conseguir un rescate por unos rehenes que ha encerrado en un ascensor con cargas explosivas. A modo de venganza, Payne repite, aunque en un autobús. El Malo es muy malo y los buenos muy buenos. Un argumento que casi puede ser tomado a parodia pero que es llevado de forma más que correcta para entregarnos una película aún recordable a día de hoy. Speed  no es compleja y tampoco pretende serlo.

Esta cinta es un espectáculo de acción, como he mencionado, y no pierde tiempo en presentarnos y desarrollar a los personajes que pueblan el argumento. Con breves pinceladas nos dibujan al protagonista y a su némesis. Jack es un héroe al uso valiente, fuerte y virtuoso  y su falta de defectos lo hace demasiado cursi y por momentos algo empalagoso pero funciona para dar algo más de alma a ‘Speed’. Payne es alguien que piensa que el departamento de policía y la ciudad tienen una deuda pendiente con él por sus servicios prestados. Un villano con algo de trasfondo más allá de la locura o el mal por el mal. Incluso Annie (Sandra Bullock) es un personaje del que no sabemos nada, a excepción que tiene el carnet de conducir retirado por exceso de velocidad. Aunque sí podemos ver como la mujer entra casi en estado de shock cuando piensa que ha atropellado a un bebé. Pero la bidimensionalidad de los mismos no nos importa pues lo importante en este filme es la acción y el dinamismo con el que se plasma.

‘Speed’ es adrenalina en cada una de sus acciones y nos mantiene en tensión con sucesivos obstáculos (en ocasiones físicos) para que no decaiga el ritmo y el espectador no se salga de la película. Algunas de las acrobacias resultan demasiado increíbles (como el salto en la autovía), pero en una película de este tipo hay que dejarse llevar. En Speed nos metemos dentro del propio autobús gracias a  las secuencias rodadas cámara al hombro estudiadamente temblorosas.

Speed

Y todo lo mencionado mejora con la banda sonora a cargo de Marc Mancina (Asesinos, Twister, Dos policías rebeldes) que nos sube las pulsaciones cada vez que suenan sus notas. Sencillamente perfecta para la cinta de Jan de Bont, tanto en la parte más dramática con el corte ‘Helen dies’ como en la acción pura y dura con el tema ‘Rush Hour’. Este último se podría decir que el leitmotiv que se repite en muchas de los ‘tracks’ de la composición de Mancina y te anima a ponerte en la piel de Jack Traven y ser el héroe. Un ‘soundtrack’ que es la guinda a un pastel perfectamente elaborado.

Conclusión

‘Speed’ ​​es definitivamente una de las mejores películas de acción de los 90 y eso es inapelable. Tanto por su acción cómo por la forma en la que fue rodada la misma. Personalmente me sobra la parte del metro ya que me pareció algo redundante e innecesaria, pero se le puede perdonar. La secuela fue deplorable y creo que significó el final de la carrera de Jan de Bont, ya que ‘The Haunting’ o ‘Tomb Raider: La cuna de la vida’ no tienen el estilo que tuvo ‘Speed’ o ‘Twister’.

Los amantes de la acción y la tensión tienen en esta cinta todo lo necesario para disfrutar y mucho más. Un espectáculo repleto de adrenalina al que los ‘fast and furious’ deberían mirar, tomar notas y aprender.

Y antes de despedirme os dejo el vídeo musical de Billy Idol para promocionar la cinta.

Un saludo desde el autobús 2525.

Juanma Martín
Amante de DC desde que ví Batman de Tim Burton en la gran pantalla. Crecí con los vídeos Beta y VHS y visitando casi a diario unos lugares extintos llamados videoclubs. Seguidor acérrimo de las tardes de sofá y series, del cine y del "buen" cine más aun. Jugador de rol desde los 14 años y jugador de videojuegos desde los 20. Muy cliché durante gran parte de mi vida.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad