InicioseriesUna serie de catastróficas desdichas. Temporada 1. Capítulo 6

Una serie de catastróficas desdichas. Temporada 1. Capítulo 6

¡Hola y buenas noches! Ya estamos en el ecuador de la serie y podéis ver los anteriores capítulos aquí.  Espero saber que os parece dejándome un comentario. A partir de aquí haré un análisis con spoilers.

Capítulo 6: El ventanal: 2ª parte

El capítulo empieza por donde lo dejamos en el anterior capítulo, con la supuesta muerte Josephine después de arrojarse por el ventanal. Los niños leen una carta de suicidio que escribió Josephine antes de tirarse al vacío, en la que deja a los huérfanos Baudelaire al cuidado del capitán Sham, el alter ego del conde Olaf. Todo esto es bastante sospechoso, y seguro que Olaf tiene algo que ver, más cuando Klaus descubren en la carta faltas gramaticales impropias de la obsesiva por la buena escritura tía Josephine. Cuando llega el señor Poe no hace caso de las advertencias sobre la verdadera identidad del capitán Sham y sobre su papel en el asesinato de la tía Josephine. No solo eso, sino que lleva a los huérfanos a un brunch con el capitán Sham para formalizar la adopción.

El lugar escogido para la comida es El payaso complacientelugar en el que Olaf y sus esbirros tienen apresado al camarero como pudimos ver en el anterior capítulo. Piden al camarero unas cheeseburger animosas, nada mejor para animar a los pequeños después de perder de nuevo a su tutora, que las prepara ante la atenta mirada de los esbirros de Olaf, que se aseguran que no haga nada sospechoso.

Como en cada capítulo, Olaf logra engañar al señor Poe a pesar de la obviedad de su disfraz y deja a los Baudelaires bajo la tutela de “un capitan que han conocido el día anterior“, el capitán Sham. Los niños en un último intento para ir a casa de la tía Josephine para buscar pistas, comen caramelos que les produce una reacción alérgica además de un aspecto horrible, por lo que el señor Poe les permite ir a la casa de la tía Josephine para descansar, a pesar de que el huracán se acerca al pueblo.

Mientras tanto, el camarero Larry recibe una llamada que le avisa que los padres Baudelaire siguen vivos en Perú, pero un esbirro de Olaf le impide continuar con la llamada, pero podemos verlos en una avioneta en dirección para ayudar a sus hijos, eso si el huracán no les impide llegar.

Klaus buscando pistas descubre entre las faltas gramaticales de la nota de suicidio un mensaje codificado que resulta ser: “La cueva sombría” , posiblemente el lugar en el que se encuentre escondida Josephine y el siguiente paso para los hermanos. Pero cuando parecía que los pequeños por fin habían dado un paso en la correcta dirección, un rayo cae sobre la casa partiéndola en dos y haciendo que caiga al vacío sobre el Lago Lacrimógeno, aunque los hermanos Baudelaire logran salir de la casa antes de que esto ocurra.

El siguiente paso es llegar al lugar que indicó Josephine, pero para eso tienen que cruzar el lago en medio de un huracán. Para ello logran robar un barco de vela y de manera “milagrosa” -como nos avisa Lemony Snicket– el lago lacrimógeno se calma y logran llegar a La cueva sombría, donde encuentran viva a la tía Josephina, quien les cuenta que Olaf la obligó a escribir la nota de testamento dejando a los huérfanos a su cargo bajo amenazas, pero no le impidió a Josephine hacer creer al mismísimo Olaf que se había suicidado, no sin antes dejar un código en la nota de suicidio con esperanza de que los huérfanos la descodificaran.

Los huérfanos logran convencer a Josephine para desenmascarar al capitán Sham. Por el camino Josephine les cuenta a los pequeños que sus padres quisieron criarlos en un mundo tranquilo, alejado de los peligros y las injusticias que les amenazan constantemente por culpa de sus enemigos, pero justo cuando iba a terminar diciendo algo importante, un grupo de sanguijuelas atacan el barco de vela, pero antes que estas hundan el barco, los hermanos logran hacer una señal de humo con la ayuda de un reflejo de luz que produce los prismáticos de su padre, quien pasaba de casualidad por ahí con la avioneta.

Gracias a esto, el ferry logran salvarlos, pero resulta que el salvador era el capitán Sham quien le queda poco para quedarse con la custodia de los Baudelaire, además de nada sirve que la tía Josephine saque su valentía, porque Olaf la tira por la borda  siendo trágicamente devorada por las sanguijuelas ante la mirada de los pequeños, corriendo el mismo destino que su exmarido.

Cuando el ferry comandando por Olaf llega a su destino, encuentran al señor Poe con el formulario de adopción rellenando y haciendo oficial la tutoría del capitán Sham -o el conde Olaf- como tutores. Cuando parecía que el destino les tenía reservado otra catastrófica desdicha, Sunny haciendo uso de excelente habilidad dental rompe la falsa pata de palo de Sham, haciéndole “crecer” una nueva pierna que además tiene el mismo tatuaje que Olaf, teniendo suficientes pruebas para convencer al señor Poe de la verdadera identidad de el capitán Sham, pero mientras discuten los niños Baudelaire logran escapar en dirección al aserradero que salía en la foto de la tía Josephine y sus padres.

Conclusión

Gran capítulo que cierra la trama de la tía Josephine y que parece que acerca más a los pequeños con sus padres. Divertidos diálogos como siempre del conde Olaf que roba cada escena con el fantástico trabajo de Neil Patrick Harris, además el capítulo cuenta con una fotografía y escenografía fantásticas, al nivel del primer capítulo, y que en parte echaba de menos ese nivel, la serie gana artísticamente cuando se encuentra en exteriores. Esperamos saber sobre el destino de Josephine, aunque parece que ahora queda claro que la profecía de Lemony Snicket del capítulo anterior se ha hecho realidad.

Toni CE
Economista frustrado. Cinéfilo de videoclub, seriéfilo de sofá, amante de los videojuegos y coleccionista de todo lo que se pueda poner en mi estantería. Crecí con una Game Boy verde pistacho y un reproductor VHS.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad