Análisis de Runaways. Temporada 1. Episodios 1-3

2

Presentación

Tras un tiempo retirado de posts sobre series de televisión, vuelvo comentando los tres primeros capítulos de la serie de televisión de Runaways. Si bien no es el primer post que escribo sobre la misma. Ya hice otro, a modo de introducción y presentación de este producto, titulado Adelanto de la serie Runaways, el cual os recomiendo leer antes de este. Allí escribo una breve presentación de los responsables de Runaways, tanto en las viñetas como en la pequeña pantalla, y de los protagonistas de  este grupo de superhéroes adolescentes. Decir que cometí un error en el mencionado post, al afirmar que Gertrude Yorks, una de los Runaways, no iba tener a Compasión, su velociraptor. Me equivoqué. Si estará presente. Hecha la presentación y aclaraciones pertinentes paso a comentar la serie.

Los protagonistas de Runaways

Voy a ir metiéndome, poco a poco, en los protagonistas de Runaways, conforme voy viendo esta serie, que ha arrancado con la emisión de sus tres primeros capítulos. La serie se abre con una adolescente, que parece que se ha fugado de casa, siendo captada por una especie de movimento religioso, la iglesia de Gibborim, que la salva de unos chicos que pretendían pasarse con ella. El que esta iglesia tenga o no relación con la raza mística del mismo nombre, aparecida en los cómics de los Runaways, es algo que está por verse.

De ahí damos un salto a la casa de Alex Wilder, cuyo aspecto, forma de ser e inteligencia son tan fieles al personaje en el que se inspira, que parece sacado de las viñetas a la serie.

Asistimos a una conversación entre padre e hijo y una muestra del entorno donde viven los WilderGeoffrey  y Catherine (Ryan Sands y Angel Parker). Gente acomodada, de comienzos algo turbios. Geoffrey Wilder era un antiguo mafioso, ahora respetable agente inmobiliario, y Catherine Wilder es una prestigiosa abogada.

Los Wilder ya mencionan a Orgullo, presentada como una fundación  de caridad. Si has leído la primera saga de Runaways y has visto estas escenas, ya lo tienes que haber flipado porque es respetuosa con el cómic pero a su manera y al ritmo que impone una serie de televisión hecha con posterioridad al cómic. Pues ese va a ser el enfoque en lo que queda de capítulo y en los siguientes.

Enfoque que se muestra en el siguiente personaje que nos presentan, Nico Minoru, con su aspecto de chica gótica tan característico de las historietas. Tanto ella como sus padres, Tina y Robert Minoru (Brittany Ishibashi y James Yaegashi), están bastante bien retratados, aunque con diferencias con respecto a los cómics.

En los cómics se da a entender que ambos son hechiceros oscuros, mientras que en esta serie la madre de Nico es la única que parece esgrimir poderes mágicos a través de un báculo, que pasará a manos de Nico. La forma en que lo conseguirá será diferente en ambos medios. Pero, tanto en los tebeos como en la serie está en el interior de Nico y ella accede al mismo mediante un corte.

Hay un personaje añadido al contexto de Nico en esta serie y es su difunta hermana Amy. Al menos no en el primer arco argumental de Runaways, conforme vaya leyendo iré contando.

La atracción de Alex por Nico hará que este proponga a sus padres retomar la antigua costumbre de traer a los hijos del resto de componentes de Orgullo, para pasar todos juntos una noche. Se da a entender que Orgullo se sigue reuniendo en la casa de los Wilder pero sin que sus hijos vengan con ellos. El punto de inflexión parece estar en la muerte de la hermana de Nico. En el papel las reuniones siguen en casa de los Wilder pero trayendo a sus hijos con ellos siempre. De hecho Alex ya había manifestado su enfado de tener que aguantarlos a todos de nuevo, hasta que ve de nuevo a una cambiada Nico y se enamora de ella.

Al final no consigue reunirlos. Si no que, una serie de sucesos, acaecidos a cada uno de ellos, los acabará conduciendo, por su propia voluntad  y no obligados por sus padres, a la casa de Alex. Será por casualidad que encuentren el pasaje secreto que les llevará a las reuniones secretas de Orgullo y a la verdad sobre sus padres, que son supervillanos. Si bien, en la serie entran todos. En los cómics Karolina se quedó con Molly. En el tebeo asisten al asesinato de la chica del principio, Destiny, mientras que aquí lo que se hace es encerrarla en una especie de ataud. Destiny, en las viñetas, es una chica anónima mientras que aquí se habla un poco de su lugar de procedencia y de sus problemas.

Nuestro protagonistas huyen de la dantesca escena, pero sus progenitores han creído darse cuenta que los estaban observando y cuando van a comprobar que están haciendo sus retoños los encuentran jugando al twister, otro homenaje al cómic, en la que ocurrió exactamente lo mismo.

En lo que se refiere a Chase Stein, el típico deportista impulsivo y bocazas, me da la impresión de que está suavizado en la serie de televisión. Pese a no ser un cerebrito, tampoco muestra una actitud tan rebelde e impulsiva como en los cómics. Lo mismo me equivoco, aún quedan capítulos por ver y cómics que leer. Si se mantienen los roces con sus padres. Si bien en los tebeos se ve como su padre, el exitoso ingeniero Victor Stein (James Masters), le golpea y en los episodios que llevo visto de la serie no.

En los cómics de Runaways sus padres son los típicos científicos malvados, mientras que en la serie el único científico es su padre, mientras que su madre, Janet Stein (Ever Carradine), parece la tradicional ama de casa que intenta mediar entre padre e hijo para evitar conflictos. El padre es el científico estirado, encerrado en su mundo, que no valora a su mujer, lo que hace que esta acabe en los brazos del padre de otro de los Runaways que tampoco está pasando por un buen momento en su matrimonio. Aquí la serie se aleja más del cómic, donde los padres hacen una piña contra sus hijos para evitar que hablen de Orgullo, una vez los descubren. En el papel parecen más villanos de una sola pieza. En la serie son más humanos. Con sus fisuras y dudas. En ese aspecto es más creíble la serie de televisión.

En una conversación de Alex con Chase, se hace referencia a unas protesis biológicas que, en los cómics, Chase utilizará para defenderse de sus padres.

Hay también algunas diferencia con el personaje de Karolina Dean y su familia. Leyendo el cómic uno tiene la impresión de que son una familia de clase media muy comprometidos con el bienestar de su entorno y el propio. Posteriormente vamos descubriendo que, Frank y Leslie Dean (Kip Pardue y Annie Wersching),  son dos actores de Hollywood. Así que su forma de actuar en la vida y de cara a su hija puede ser algo falsa. En la serie Leslie Dean dirige la iglesia de Gibborim, mientras que Frank Dean, es un actor que quiere ponerse al nivel de su esposa en la iglesia, pero esta no le deja.

Es de esta secta donde se escoge a Destiny para el sacrifico de Orgullo. Parece que así se busca revitalizar a un misterioso personaje oculto en el grupo religioso de los Dean, del que aún no he visto contrapartida en los cómics y cuyo asistente se llama Vaughan, imagino que en homenaje a Brian K. Vaughan, uno de los creadores de Runaways. Se da a entender que este misterioso personaje precisa del sacrificio de otros para sobrevivir.

Karolina descubrirá, accidentalmente, sus poderes al quitarse un brazalete que actuaba como inhibidor de los mismos. Sin bien las circunstancias de tal descubrimiento variarán de un medio a otro. Como también varía la simbología del brazalete que lleva. En el cómic es un caduceo con una raya roja en medio. En la serie la forma se asemeja al símbolo del culto de sus padres.

Hasta donde he leído en Runaways se insinúa que Karolina es una alienígena. El que sus padres lo sean también o no aún lo desconozco, aunque, en el cómic, su madre ha entrado en acción con poderes similares a los de su hija. Como estoy leyendo el cómic a la vez que viendo la serie ya iré contando más sobre ella. Por lo que he visto por encima la cosa tiene miga. ¡Traficante de armas intergalácticas! Ya iré contando más cosas en sucesivos posts.

Otros personajes bastantes parecidos a sus contrapartidas comiqueras son Gertrude Yorks y Molly Hayes. Sus padres, Dale y Stacey Yorkes (Kevin Weisman y Brigid Brannagh),  son otra cosa. Totalmente diferentes, en apariencia y actividad. No son viajeros temporales y se muestran como amantes de la naturaleza y científicos, especializados en ingeniería genética, que parecen experimentar con animales. Por lo que la forma en que Gert encontrará a su dinosaurio serán diferentes.

Gert, como su contrapartida en las viñetas, es feminista y reivindicativa. Aunque no deja de ser otro personaje tópico. La chica gorda y con gafas, poco agraciada pero inteligente y segura de si misma, que está enamorada del chico guapo y deportista, al que desprecia por preocuparse solo por el deporte pero que, a su vez, desea. O sea, Chase, al que ve en pelotas gracias a unas gafas de Rayos X, invención del padre de este último. En los cómics es Chase quien ve a Karolina y a Nico en ropa interior gracias a ellas.

Los dolores de Molly al principio de la serie son un indicativo de sus poderes, aunque su madre los asocia con la menstruación, y le dice que eso no es una maldición, sino una bendición, en contra de lo que, a modo de burla, le está contando Gert. Burla que se repitió en los cómics. En ambos soportes se dirá que Molly es una mutante con superfuerza. Pero en la serie es adoptada por los Yorks tras la muerte de sus padres biológicos. Mientras que, en los cómics, sus padres están vivos. Gene y Alice Hayes son una pareja mutante con habilidades telepáticas. También decir, en lo que respecta al carácter de Molly, pese a ser la benjamina del grupo en ambos soportes, me da la impresión de que en la serie madura más deprisa que en los cómics. Donde tarda más en darse cuenta de la situación por la sobreprotección de sus compañeros.

 

Impresión de estos tres primeros capítulos

Tras escribir el post Adelanto de la serie Runaways y antes de ver los tres primeros capítulos emitidos por Hulu me leí el primer arco argumental del primer volumen de Runaways. Tras ver estos tres episodios, mi impresión ha sido muy buena. Esto algo quemado de las series de superhéroes y no me gustan las series de superhéroes adolescentes, así que no esperaba mucho. Aunque tengo que reconocer que la obra de Brian K. VaughanAdrian Alphona es muy buena y muy recomendable. Pocas veces se ven adolescentes, con superpoderes, tan bien tratados y plasmados en papel. Cual sería mi sorpresa al darme cuenta que la serie es muy fiel al tebeo, sin convertirse en una mera adaptación del mismo. Se ve que el que K. Vaughan esté implicado en la producción de la serie ha ayudado a que esta vaya por buen camino. Tomando del cómic las señas de identidad del proyecto pero adaptándolo al formato audivisual. Casi me atrevería a decir que lo supera en algunos aspectos. Pero esa es una valoración que me reservo para el final de la serie. Las cosas pueden torcerse a lo largo de los diez capítulos que componen esta primera temporada de Runaways.

Nos leemos en otros posts de Las cosas que nos hacen felices.

el autor

Licenciado en Filosofía, Máster en Gestión Cultural, antiguo profe, Friki del Cómic en particular y de la Cultura Pop en General, Community Manager y Bloguero de una Institución Cultural Universitaria. Miembro Fundador de la Asociación Cultural DINAMIC CULTURE de la que también soy Bloguero y Community Manager.

Siempre aprendiendo y tratando de encontrar mi lugar en la vida, intentando disfrutar con lo que hago para que merezca la pena.

2 comentarios

  1. Estupendo post como siempre, Adrián.

    Sin haber visto la serie, me alegra que sea buena adaptación del cómic. O incluso mejor. Es rarísimo, hablo del cómic, conseguir transmitir en el género superheroico todas las habituales situaciones adolescentes (el distanciamiento casi hostil con los padres, la sensación de que nadie te entiende, la confusión emocional con las relaciones amorosas, la impulsividad o la inestabilidad emocional). Pero en el cómic se consigue, es creíble al menos.

    La serie me la apunto para ver, oiga.

    • Adrián De La Fuente Lucena el

      Muchas Gracias Raúl por leerlo. 🙂

      Yo estoy leyendo el cómic a la par que veo la serie y, esta, llega incluso a mejorar algunos aspectos del tebeo. Cosa raro con tanto producto audiovisual mediocre de superhéroes. Es de agradecer.

      Si no se tuerce puede ser otro Daredevil. 🙂

      Un abrazo.

Deja tu comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Recomendado en Las Cosas felices
Recomendado en Las Cosas felices
Hola una semana más lectoras y lectores de cómic. Tras haber reseñado semanas atrás el magnífico integral del Thor de Straczynski (que podéis leer clickando…