InicioseriesAnálisis de 30 monedas. Capítulo 3. El espejo

Análisis de 30 monedas. Capítulo 3. El espejo

Bienvenidos todos y todas al análisis del tercer capítulo de 30 monedas, donde después de contarnos una historia de monstruos y otra de posesiones, Álex de la Iglesia y Jorge Guerricaechevarría nos presentan una de sucesos sin explicación al estilo Paranormal Activity. A este paso no les va a quedar ningún subgénero del terror sin tocar.

Aquí puedes ver los análisis de los episodios anteriores

El principio de este capítulo recuerda al del primero. El mismo “sectario” (¿zombi?¿golem?) que asalta el banco en Ginebra roba otra moneda en una joyería judía en Nueva York. Si la escena del banco era trepidante, esta es sangrienta, con un exceso de hemoglobina por todas partes que saca un poco de la acción. Los excesos que alguna vez hemos comentado de Álex de la Iglesia.

Una boda parece un comienzo muy agradable pero…

Pero el protagonista de este episodio es un gran espejo que aparece en una casa vieja del pueblo. En el reflejo de dicho espejo se ve un libro que no existe en el mundo real. Ante ese misterio a Paco y Elena no les queda otra que recurrir, aunque sin demasiadas ganas, a la ayuda del Padre Vergara.

El libro que se ve es el Evangelio de Judas, un texto apócrifo que según cuenta Vergara es el texto de cabecera de los cainitas según el cual Judas forma parte del plan de Cristo, ya que sin su traición no habría habido crucifixión ni posterior resurrección. Lo divertido es que explica esto mientras hace la compra tranquilamente, de nuevo el contraste entre costumbrismo y lo sobrenatural que tan bien le queda a De la Iglesia. Vergara le dice a Paco que para que exista el bien debe existir el mal: para que los hombres puedan elegir. Entonces el mal es tan necesario como el bien, y por lo tanto es bueno hacer el mal, eso es lo que defienden los cainitas.

Conociendo a los villanos de la serie y comprando un poco de chorizo picante

El cura se queda muy intrigado al ver el espejo, así que decide quedarse toda la noche frente a su reflejo a ver qué pasa. Lo que no sabe es que Paco ha puesto cámaras en la habitación para que él y Elena puedan ver desde sus móviles lo que pase.

Y lo que pasa es aterrador. El reflejo del propio Vergara cobra vida dentro del espejo y se encuentra con el muchacho que murió cuando hizo un exorcismo. Como dice Elena a Vergara, a ver cómo explica eso, no es ninguna alucinación, ni estrés postraumático, ni nada que tenga lógica.

Vergara frente a su reflejo

El párroco confronta su reflejo y descubrimos que Vergara había tenido la oportunidad de unirse a los cainitas, que se intuyen como los villanos de la serie: ese Concilio de Cardenales que vimos en el capítulo anterior y que medran dentro de la propia iglesia de Roma. El Vergara-reflejo le dice que aún podría unirse a ellos si les entrega la moneda y cuando el real se niega acaba atrapado dentro del espejo y siendo sustituido por su doble en el mundo real.

Ese reflejo les cuenta a Paco y Elena toda la verdad sobre los cainitas, su existencia dentro de Roma y su objetivo de conseguir los objetos que hicieron daño a Cristo, unos objetos realmente poderosos que podrían acabar con la cristiandad. ¿Y qué mayor dolor que la traición? Por eso son tan importantes las 30 monedas de Judas.

Así que Elena da su brazo a torcer y acepta que Vergara guarde la moneda ya que está mejor preparado para enfrentarse a sus enemigos. Pero cuando va a entregarle el objeto, descubre que no es el verdadero Vergara al ver que los números de su reloj de muñeca están al revés.

Desde ese momento la acción se dispara, con el Vergara-reflejo usando sus poderes oscuros para controlar a todo el pueblo y ponerlos en contra de Paco y Elena. Nuestros protagonistas logran acceder al mundo dentro del espejo para descubrir que es una especie de portal que los lleva hasta la lujosa guarida de los cainitas. Allí descubren otros espejos-portales que dan a muchos lugares y ven al Concilio de Cardenales que tiene prisionero al verdadero Vergara. Todos tienen una de las monedas de Judas y justo cuando van a matar a Vergara, el cura logra escapar para reunirse con Paco y Elena: los tres logran salir otra vez a través del espejo-portal. Cuando el verdadero Vergara vuelve a la realidad, su reflejo desaparece dejando su marca en Merche y liberando a los demás.

El Vergara-reflejo sermoneando a todo el pueblo reunido en la iglesia

Como viene siendo habitual en todos los capítulos, se acaba en el hospital donde Paco se encuentra con un trastornado Antonio que le dice que “para que se acabe el partido hay que pinchar la pelota”. Antonio tiene pocas apariciones, pero sale en todos los capítulos y su papel de profeta o mensajero es muy interesante. La última escena muestra a Elena tirar su moneda por una presa a las afueras del pueblo. ¿Se acabarán así sus problemas? Yo creo que no.

Antonio cada vez da más mal rollo

Valoración del capítulo

Como es costumbre, hay varias cosas que comentar en este capítulo. Lo principal es que no es tan trepidante como los dos anteriores, pero a cambio avanza algo más en la trama general presentando de una manera muy original a los cainitas, los villanos de la serie. Claro que quedan muchas cosas por saber de ellos, pero al menos ya sabemos de dónde vienen y cuáles son sus intenciones. Es muy interesante ver que todos los miembros del Concilio de Cardenales tienen una moneda y le preguntan a Vergara donde está la suya. ¿Cuántas monedas hay en su poder?

El rostro del principal villano de la serie

Me ha gustado mucho todo el tema del doble de Vergara. Lo mejor es que los responsables de la serie no caen en la tentación de alargar más de la cuenta este mcguffin. Podría ser muy tentador hacer que el doble estuviese varios capítulos sembrando dudas y discordia entre nuestros protagonistas, pero ese es un recurso fácil que se evita de manera ágil, haciendo que dure poco tiempo.

Y dura el tiempo justo para presentar a los villanos y sembrar algunas dudas. ¿Por qué estos cuentan a Paco y Elena sus planes e intenciones? Puede ser que este doble fuera un poco por libre y no estuviera atado a los cainitas, ya que recordemos que lo que intenta es que Vergara vuelva a la secta donde ya había estado (por eso le preguntan por su moneda). Tampoco hay que olvidar que a los cainitas les gusta jugar con sus víctimas y tal vez eso sea lo que están haciendo.

El Vergara malvado está a puntó de lograr su propósito

De cara al futuro queda el suave roce del reflejo de Vergara a la cara de Merche. No creo que esta escena sea algo casual. Estoy seguro que tendrá consecuencias, sobre todo viendo cómo se puede desarrollar la relación entre Paco y su mujer, muy tocada por la irrupción de Elena. Es muy posible que en el futuro la pobre Merche sea una marioneta de los cainitas.

Otro aspecto que me llama la atención es el propio espejo. Todo lo referente a este objeto me parece primero inquietante y luego fascinante al ver todos los portales que hay en la guarida de los villanos y que abren un sinfín de posibilidades. La duda que me surge es:  ¿Cómo llegó el espejo a ese piso de Pedraza?

En resumen, otro gran capítulo que ofrece algunas respuestas y cierra el primer ciclo de esta serie que es todo un homenaje al terror, a todos sus géneros y vertientes, casi una versión moderna de la mítica Historias para no Dormir.

Juanjo Avilés
Licenciado en periodismo, apasionado de los comics, las (buenas) series de televisión, el cine, los videojuegos y los juegos de mesa... vamos, soy un frikazo total, siempre a vuestro servicio.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Entrevista a CARLES MIRALLES editor de YERMO EDICIONES y ARECHI MANGA

Presentamos la entrevista que hemos hecho a Carles Miralles, el editor de Yermo ediciones y Arechi Manga. Yermo ediciones y Arechi Manga. Si te gustan los...
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad