Inicio series Castle Rock (Análisis de los capítulos) Análisis de Castle Rock. Temporada 1. Capítulo 1

Análisis de Castle Rock. Temporada 1. Capítulo 1

Todos los fans de King nos pusimos en alerta a principios del año pasado al enterarnos de los planes que tenía el productor J. J. Abrams de llevar a formato televisivo algo relacionado con la obra de King. El plato que se nos ofrecía era de los más apetitoso, pues no solo consistía en una adaptación de una novela en concreto, todo el universo del maestro estaría representado en ella. Y claro, después de esto, todos esperábamos expectantes más información sobre ese atractivo proyecto. Bueno, pues el día finalmente ha llegado. El 25 de julio se estrenó en la plataforma Hulu los tres primeros episodios de esta primera temporada, y tras haberlos visualizados parece que la promesa de los productores se va a cumplir. Así que, sin más dilación, acompáñeme en este tour por la famosa Castle Rock, les prometo que no se va a arrepentir de hacer la visita.

Debo avisaros que al ser un análisis completo del capítulo está repleto de spoilers. Avisados quedáis.

Severance

Bill Skarsgård también se atreve a volver al universo de King

El capítulo empieza mostrándonos una de las líneas temporales sobre la que se moverá parte de la trama. Estamos en 1991, en pleno invierno y parece que la desaparición de un niño local, de nombre Henry y apellido Deaver, ha causado revuelo en la tranquila localidad de Castle Rock en el estado de Maine –Castle Rock, centro neurálgico de varias de las obras de King-. Un hombre lo busca sin descanso, se adentra en el bosque y lucha contra el temporal para encontrar al indefenso niño tras once días de exhaustiva búsqueda. Ese hombre es Alan Pangborn -un viejo conocido de la obra de King, de quien hablaré más adelante-, sheriff de la ciudad y conocido de la familia Deaver. Finalmente, y para asombro de Alan, el niño aparece aparentemente intacto pero en evidente peligro pues aparece en medio del congelado lago. El quebradizo hielo amenaza con romperse, pero afortunadamente el sheriff evita la tragedia. Con el niño a salvo empieza nuestra historia.

La otra línea temporal que se nos va a presentar en este capítulo es la del 2018, año en el que va a transcurrir la mayor parte del episodio, y creemos que la mayor parte de la trama que se nos va a ir presentado durante el transcurso de esta primera temporada. Ya empezamos a ver la primera cara conocida, pues se nos presenta a Dale Lacy -interpretado por el eterno John Locke de Perdidos y antiguo conocido de las producciones de Abrams, Terry O’Quinn-, el antiguo alcaide de la Penitenciaría Estatal Shawshank -otra antigua conocida- que, por lo que parece, no soporta su nueva vida como jubilado. ¿Que por qué sabemos que no la soporta? Porque decide quitarse la vida de una manera un tanto extrema. Ata una cuerda a un árbol y el otro extremo de la misma a su cuello a modo de soga, arranca su coche y, dejando su cabeza por el camino, cae al lago junto a él. Seguro que su participación no acaba aquí.

No podíamos avanzar en la trama sin empezar a conocer más a fondo a los verdaderos protagonistas de esta historia: Castle Rock y sus lugares más emblemáticos. La acción nos lleva hasta Shawshank, donde conoceremos al oficial Dennis ZalewskyNoel Fisher, a quien también hemos podido ver como regular en la serie Shameless– y a PorterAnn Cusack– la nueva alcaide de Shawshank que se encontrará con el reto de intentar liderar de la mejor manera posible la peculiar penitenciaria. Y, como es obligado en las obras de King -y a lo que estamos acostumbrados los fans cuando vemos algo relacionado con la penitenciaria-, carente de toda moralidad, llevando al maquiavelismo a su siguiente nivel. Tras su llegada ordena que se revise un ala que, según los trabajadores, lleva más de treinta años sin uso. No se puede permitir dejar en desuso celdas que pueden servir en un futuro cercano.

Esperemos que no lleve a nada que tenga que ver con la Iniciativa Dharma

Como podemos ver en la imagen, el modo de acceder al ala no es nada atractivo. Tras comprobar que todo está tal y como se dejó, el joven oficial se encuentra con una desagradable sorpresa: un joven famélico y en aparente estado de shock lo mira desde una jaula. Saltan las alarmas, debe de faltar un recluso, seguro que aquel joven quedo atrapado luego de intentar escapar. Pero, para sorpresa del personal, ningún recluso falta, están todos. El chico resulta no tener antecedentes, ni identidad, ni voz… Es un auténtico fantasma. Tras ser interrogado por el personal superior de la penitenciaria, débiles palabras salen de entre sus agrietados labios: Henry Deaver. Sí, el chico desaparecido y encontrado en 1991.

Abandonamos la misteriosa Castle Rock y viajamos hasta Texas, donde se encuentra un Henry Deaver ya adulto –André Holland, a quien pudimos ver en la sexta temporada de American Horror Story y, más recientemente, en la oscarizada Moonlight– ejerciendo como abogado especializado en penas de muerte. Se encuentra defendiendo a una señora bastante mayor a la que se le acusa de haber asesinado a su marido, Richard Chambers -otra referencia que analizaré más adelante-. No tiene mucho éxito y tiene que presenciar como su cliente es ejecutada por inyección letal –¡dos veces!-. Tras este fracaso, recibe una llamada desde la penitenciaría de Shawshank: Zalewsky se ha compadecido del lacónico chico –del que pretenden deshacerse los malvados que dirigen el lugar– y quiere que Henry se encargue del futuro caso en el que se verá implicado. Henry, a quien su pasado atormenta, se ve obligado a volver a Castle Rock, donde sus habitantes lo tratan como a un asesino. Como descubriremos más adelante, a Henry se le culpó de la muerte de su padre adoptivo -quien también trabajaba como pastor en la siempre presente penitenciaría-, ya que apareció de forma sospechosa poco después de encontrarse el cuerpo.

Henry vuelve a Castle Rock tras un largo viaje y se encuentra con que nada ha cambiado, su reputación sigue intacta lo que, seguro, le traerá problemas en un futuro cercano. Su primera parada: la casa de su madre -interpretada por  la veterana Sissy Spacek, a quien recordaremos siempre en su papel de, la también del maestro, Carrie-. Su madre apenas lo recuerda, la demencia senil está acabando con su identidad y solo una fugaz mirada a los ojos de su hijo le hace recordar quien es el joven de color que tiene delante. Pero no está sola y desvalida, el antiguo sheriff Pangborn se encargó de calentar el lado de la cama que dejó vacío su marido. Demasiadas cosas y poco tiempo para asimilarlas para el recién llegado Henry.

Otro personaje que se nos introduce es el de Molly StrandMelanie Lynskey, otra conocida de la obra de King a quien ya pudimos ver en la miniserie Rose Red (2002)-, dueña de un negocio de bienes raíces, adicta a las pastillas y que tiene una misteriosa obsesión con nuestro protagonista, de la que, seguro, sabremos más en los próximos capítulos.

El reencuentro

Otra desagradable sorpresa le espera a Henry una vez se decida a poner un pie en Shawshank, la alcaide está al tanto de su llegada e intenta ocultar al misterioso joven. Henry, impotente, se va sin poder contactar con el personaje de Bill Skarsgård, pero la cosa no quedará así y pronto lo descubrimos. Lo que parece ser la verdadera naturaleza del joven se desata trayendo consigo un considerable número de muertos y un horrorizado Zalewsky, que poco puede hacer más allá de observar la sangría a través de los monitores, pone en alerta a todo el personal que queda con vida en la penitenciaria. Al otro lado de la ciudad, Henry se debate con su pasado y, tras una tensa charla con su nuevo “padrastro”, decide visitar el lago que tan recurrente ha sido en este episodio. El toque King se deja evidenciar y vemos como ambas líneas temporales se entrecruzan -dejándonos ver a un pequeño Henry observando la escena mientra cae la primera nevada- , y, Henry, aturdido por la experiencia, mira hacia la oscuridad del lago. Pero, no creas que esto acaba aquí, el saco de las sorpresas sigue abierto y se nos muestra que, evidentemente, el antiguo alcaide tenía relación con el chico del ala abandonada, le da instrucciones y parece que el joven las escucha con atención. ¿Quién es el chico? ¿Qué relación tenía con el antiguo alcaide? ¿Qué más secretos guarda el lago? ¿Por qué y cómo desapareció Henry? ¿Cómo murió su padre en realidad? Esta y otras muchas más preguntas deberán ser contestadas a lo largo de la temporada, pero conociendo este tipo de producciones, pocas incógnitas serán resueltas y muchas otras irán apareciendo.

Y así termina un buen episodio piloto con una más que correcta dirección de Michael Uppendahl -todo un versado en esto de la ficción televisiva- y una fotografía acorde al relato, y, lo más importante para un servidor, todo lo que vemos es puro King, desde los personajes -lógicamente al estar inspirados en su obra y algunos incluso siendo parte de la misma-, hasta las situaciones que nos muestran en pantalla, pasando por la forma de contar la historia –aunque también vemos cosas de Abrams en ella-. La seguiremos de cerca, eso seguro.

El universo de King

Para ser el primer episodio hemos visto algunas referencias interesantes a lo largo del mismo y que parece que tendrán su importancia dentro del conjunto. Hay que resaltar la importancia que tiene en esta historia, o eso creemos, la penitenciaría de Shawshank, la cual hemos podido ver en numerosas obras de King y que resulta satisfactorio volver a ver -aunque ya avisaron que los lugares más emblemáticos de la obra de King estarían muy presentes-. También hemos visto en acción a antiguos conocidos del universo King como Alan Pangborn -a quien también vimos en La mitad oscura y en La tienda, entre otras menciones- y oído mencionar a otros como Richard Chambers -uno de los principales antagonistas de Stand By Me-. Referencias y más referencias, aunque no del todo evidentes. Así mejor.

Hasta actores que han estado en anteriores adaptaciones de King se han querido asegurar un hueco en esta serie que promete convertirse, según sus productores, en la serie definitiva del maestro. A Bill lo pudimos ver recientemente como Pennywise -aquí también desaparecen niños- en la notable It (2017) y a Sissy Spacek, como ya dije, siempre la recordaremos por encarnar a Carrie en la excelente adaptación de Brian De Palma. Tenemos que darle crédito de que esta serie se esfuerza por recordarnos donde nos estamos metiendo y ayudarnos a que tengamos siempre presente al maestro. Y por lo que se ha visto, todo seguirá de la misma forma en los próximos capítulos. Guarden bien sus tickets, que el tour continúa. Nos vemos en el próximo.

Antiguo Colaboradorhttps://www.lascosasquenoshacenfelices.com
Antiguo colaborador de Las cosas que nos hacen felices al que agradecemos su tiempo y su aportación. Muchas gracias.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Retro-Análisis | Misión Imposible 2 (2000): Quimeras, palomas y cámara lenta

Bienvenidos otra semana más a la sección que he hecho mía y que me 'obliga' a ver una película añeja cada semana, aunque en...

El cómic de la semana: Superman El hombre de acero 1

Bienvenidos un sábado más a la sección de los amantes del cómic. Bienvenidos a “El cómic de la semana”. Hoy destacamos Superman El hombre de acero...

Análisis de Falcon y El Soldado de Invierno. Temporada 1. Episodio 5: La verdad

Bienvenidos, true believers, al análisis del penúltimo episodio de Falcon y El Soldado de Invierno, donde todas las piezas se situan para el jaque...

Análisis de Invincible (Invencible). Temporada 1. Capítulo 6

[email protected] a este sexto capítulo de Invincible (Invencible), la serie de animación que nos tiene enganchados a todos y que no hace más que...

Análisis de Supergirl. Temporada 6. Episodio 2

[email protected] a este nuevo análisis de un episodio de la sexta temporada de Supergirl de CW. Este segundo capítulo que huele tanto a primero...

De amor y monstruos: un apocalipsis agradable y divertido

De amor y monstruos es una de esas películas distribuidas por Netflix que tuvieron un estreno limitado y muy discreto el año pasado, por...

Análisis de The Nevers. Temporada 1. Episodio 1

De la mano del prolífico Joss Whedon y a través de HBO nos llega The Nevers, interesante propuesta en formato steampunk que intriga e...

ÚLTIMOS COMENTARIOS

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad