Análisis de Counterpart. Temporada 2. Capítulo 6

3

Esta segunda temporada de Counterpart está marcando un claro cambio de tono. La primera se encargó de hacer el trabajo sucio de presentarnos su complejo mundo sin desvelarnos gran parte de su intrincado funcionamiento, sustentándose en la intriga y el secretismo como principal arma de enganche. Pero esta nueva temporada puede, en gran medida, permitirse el lujo de separarse del tono y estilo que caracterizó la primera, profundizando así en sus personajes y universo partiendo del complejo y necesario molde que creó. Y el capítulo que hoy nos concierne es una demostración de eso mismo. Como siempre dejo un link a los análisis anteriores por si no estáis al día y nos ponemos manos a la obra.

El origen del cruce

Este episodio nos ofrece un interesante paréntesis y cambio de dinámica parecido al de Clare la temporada anterior, cumpliendo además una función similar: profundizar en un personaje plagado de interrogantes y aportar contexto sobre el universo de la serie. La única diferencia es que ahora las revelaciones son de un calibre mucho mayor y, para más inri, el capítulo está escrito y dirigido por el creador de la serie Justin Marks, que debuta con tremenda soltura en la dirección.

Como ya se dejó caer la semana anterior, Yanek fue el causante del cruce y de la existencia de ambos lados. Remontándonos al 1987, vemos a través de su pasado cómo fue posible. Nos encontramos en un momento de gran relevancia histórica, siendo la caída del muro inminente, pero curiosamente cuando un este cae otro nuevo se levanta. Yanek vive en Berlín Este y se encuentra en la necesidad de asegurarse a él y a su familia un pasaje seguro a Berlín Oeste, movido en parte por las controvertidas actividades políticas de su hijo. Es por eso por lo que se ve en la coynutura de tener que tomar fotografías de la maquinaria de su lugar de trabajo, lo que no tuvo en cuenta fue el despiste de dejar un potente sincrotrón en marcha sin advertir el fallo en su funcionamiento. Al ser un tema particularmente complejo, Marks toma la decisión acertada al tratarlo con cierta vaguedad y no entrar en demasiados detalles sobre el motivo del fallo y la creación de ambos lados, simplemente hay un error y a partir de ahí todo es caos.

El origen de Yanek

Tras el parcial derrumbe de parte del edificio, Yanek descubre un extraño pasaje en el que se topará consigo mismo en una genial secuencia en la que ambos reaccionan del mismo modo, como si se encontrasen delante de un espejo. A partir de ese punto, Marks relata con gran habilidad el inicio de un experimento entre dos seres con la misma consciencia y su paulatino viraje hacia la conversión en personas completamente distintas. Dicho viaje da comienzo con la tentativa de estudiar al milímetro las divergencias entre ambos mundos y que ellos mismos irán provocando. Para ello crean un pequeño grupo de gente capaz y con competencias distintas que comprenden desde economía o inmunología hasta ciencias ambientales y conducta humana.

Este grupo terminará siendo lo que nosotros conocemos como Dirección cuando se cree la Oficina de Intercambio. Lo que Yanek no previó, como ya dijo en el anterior capítulo, es cómo esas divergencias entre ambos lados podrían llegar a afectarle. Y es que algo tan nimio como la elección de comprarle o no un cassette a su hija, puede convertirse en un hecho determinante que condicione el resto de tu vida e incluso termine matando a tu hijo. Desde este momento, la separación entre ambos Yaneks se empieza a hacer cada vez más evidente, siendo la desgracia un virus que con el tiempo vaya germinando en su interior, envidiando la vida de su contrapartida e iniciando toda una serie de pequeñas traiciones en un intento desesperado de escapar de su ahora frío mundo. Y, como bien afirmaba Yanek, un lado siempre se termina imponiendo ante el otro… Sus traumas personales y la envidia de estar sometido a tener todo el día a su lado una mejor versión de si mismo, terminan por contaminar el espíritu del experimento y, con el paso del tiempo, a sus mismos compañeros, que tras el asesinato se verían incapaces de mantener viva la confianza y terminarían creando el virus que en un futuro seria la guinda del pastel.

Counterpart hasta ahora

Un brillante paréntesis en la historia nos brinda una tremenda aclaración sobre las muchas incógnitas que ya rodeaban tanto el origen del cruce como la figura de Dirección, aunque quizás la parte más fascinante -a parte de la narrativa y ritmo del episodio en sí- sea el descubrimiento y origen de lo que será la futura doctrina de Yanek. Un razonamiento bajo el cual encuentra el confort necesario para seguir adelante y superar con la negación parte de un doloroso pasado. Un pasado que no solo vive en su recuerdo, ya que el lugar en el que se terminaría viendo encerrado es un enorme recordatorio de aquella atrocidad que cometió antaño: Echo, el nombre con el que se refieren por primera vez a la contrapartida de cada uno. Y es que si algo nos ha dicho Counterpart, es que la clave para restablecer el equilibrio, se halla en nosotros mismos, en si somos demasiado egoístas o simplemente inseguros como para superar ese impulso de competitividad animal capaz de detonar una guerra.

También ha sido interesante arrojar algo de luz sobre los motivos por los que Mira tiene esa obstinada motivación de terminar con el lado contrario. Y la, aunque también un tanto forzosa, colaboración de su semi-padre -ya que su verdadero progenitor fue asesinado por el ahora único Yanek- plantea toda una serie de prometedores interrogantes sobre el devenir de Counterpart y el más que probable reencuentro con sus antiguos compañeros de Dirección. De hecho, el saber que ellos eran amigos de Yanek, explica perfectamente el porqué Mira sigue viva y nunca fue totalmente neutralizada.

Sea como sea, Counterpart sigue a un ritmo envidiable, ramificándose en múltiples vertientes de exploraciones éticas y de personaje, a la par que mantiene su gran habilidad de dosificar y administrar el thriller. Veremos con qué nos sorprende la semana que viene.



el autor

Proyecto de todo sin llegar a nada. Estudio guión cinematográfico y en ocasiones me creo crítico. Vivo en una divagación constante y no me arrepiento de ello. También doy la chapa en Twitter @PablodesdeMarte.

3 comentarios

  1. Madre mia qué capitulazo. Se me ha hecho cortisimo. Al principio cuando vi que no iban a tratar la trama tras el cliffhanger del ultimo capi pensé que iba a ser relleno… qué equivocado estaba.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Bienvenidos, amigos de los bajos fondos del mundillo audiovisual, a una nueva reseña, que no se muy bien como calificar. Así que, como no sé…