Análisis de El Ministerio del Tiempo. Temporada 4. Capítulo 4

0

Vuelven viejos conocidos en el cuarto episodio de El Ministerio del Tiempo. Las Meninas han desaparecido del Museo del Prado, y Picasso ha dejado de pintar el Guernika, en un capítulo repleto de reencuentros en el año 1937.

El grupo conformado por Pacino, Irene y Velázquez viajará al bohemio París de mediados de siglo, para convencer a Picasso de que asuma sus responsabilidades; mientras que Lola y un renovado Julián, intentan recuperar el cuadro de Las Meninas en medio de la Guerra Civil española.

Esta es la primera misión en la que vemos al dúo conformado por Lola y Julián actuando en solitario. Ambos tendrán que volver a enfrentarse a su pasado y a viejos compañeros de batalla y fechorías. Los recelos y suspicacias parecen aflorar mermando la complicidad y confianza que estaba empezando a brotar entre los dos. Mientras tanto, en París, Picasso oculta información sobre el Guernika a la patrulla, sin una causa en principio aparente.

La renovación y variedad de las patrullas, fomentada por la marcha de Amelia y la paternidad de Alonso, son un soplo de aire fresco para la serie; sumada a la escritura del nuevo Julián, que tras su vuelta y recuperación de memoria es un personaje mucho más rico y maduro. Este golpe de efecto, seguramente propiciado por las agendas de rodaje de los actores, juega a favor de la serie, evitando que se estanque o que los capítulos repitan estructuras narrativas, propias de series que llevan mucho tiempo en pantalla o que cuentan siempre con el mismo reparto.

Es muy interesante cómo a pesar de jugar con más personajes, la serie no deja desatendido el arco narrativo de ninguno de ellos. Irene consigue entablar relación con Clara Campoamor y mostrarle su admiración, Lola demuestra su lealtad y de qué lado está, Pacino y Velázquez profundizan en su relación… Todos los protagonistas tienen una evolución, recorrido y la misma importancia. Ninguno de ellos es plano o contrapunto de otro personaje más relevante; y a pesar de que la serie nació con un protagonista claro, cada vez se ha ido volviendo más coral y por ello más compleja.

Aquí podrás leer el Análisis del Capítulo 3 de la temporada 4

Las tramas del presente capítulo son más elaboradas y arriesgadas que las de anteriores temporadas; los personajes históricos que se muestran, tienen mayor profundidad y claroscuros, y los puntos de giro son inesperados e insólitos. Sin duda, es muy agradecido encontrarse con una serie que tiene en cuenta la inteligencia del espectador para atar cabos y recordar tramas del pasado que influyan en las tramas presentes, sin ofrecer datos mascados y predecibles.

Por primera vez, la patrulla rompe de forma diferente una de las reglas sagradas del Ministerio, que es cambiar el pasado. En anteriores temporadas pudimos asistir a la Lombardización de América o a la conquista de Felipe II del siglo XXI; pero hasta el momento nadie había matado a la persona que no debía, ni conseguido viajar a través del tiempo de otro modo que no fuera a través de las puertas.

Sin duda, esto traerá quebraderos de cabeza a los personajes y puntos de giro que pueden ser muy interesantes y darle un toque de efecto al desarrollo de los acontecimientos hasta el momento.

La evolución de los personajes, es sin duda una de las mejores bazas que puede tener la serie esta temporada, y que si sabe jugar bien, dará historias y relaciones entre los protagonistas sorprendentes, frescas e impredecibles. Por ahora, hemos podido ver una declaración de intenciones en el presente capítulo.

Si bien El Ministerio del Tiempo, siempre ha tenido toques de humor y referencias a temas actuales, Velázquez entrando al Museo del Prado tarareando el hit viral Velaske yo soi guapa? ha sido un golpe de efecto espectacular, consiguiendo sacar una carcajada y dejar con la boca abierta a los espectadores.

Sin duda la serie vuelve renovada y cargada de nuevas ideas, demostrando que todavía le quedan muchos cartuchos por quemar y años de vida, si tiene la suerte de renovar por nuevas temporadas. Esperemos que el reciente fichaje por el catálogo de HBO sea sinónimo de un gran futuro para la serie.

Un saludo y sed felices.



el autor

Graduada en Comunicación Audiovisual y Animación 3D. Saxofonista apasionada del cine, la literatura, el arte y la música. Me encanta el folklore, la historia antigua y la mitología celta.

Deja tu comentario