InicioSeriesHeridas Abiertas (Análisis de los capítulos)Análisis de Heridas abiertas. Temporada 1. Capítulo 4

Análisis de Heridas abiertas. Temporada 1. Capítulo 4

Bienvenidos una semana más al “encantador” pueblecito sureño de Wind Gap. Para todos aquellos que no hayan visto Gloria, el cuarto episodio de esta temporada, aquí tenéis los análisis de todos los capítulos. Para los que hayan visto el episodio, vamos al análisis.

LAS CARTAS COMIENZAN A MOSTRARSE

En esta midseason, con la mitad de capítulos por estrenarse, Heridas Abiertas comienza a desvelar sus intenciones. Parece que el leitmotiv de la serie no es la identidad del asesino (o asesina) de adolescentes en Wind Gap. Ni siquiera la revelación de todos los traumas que atormentan a Camille, con especial énfasis en lo ocurrido con su hermana. La verdadera cuestión es si Camille será capaz de superar los traumas enquistados, esas ideas reiterativas que la serie muestra como fugaces flashbacks, y se convierte en la persona que debería haber sido: una reportera infatigable y con verdadero olfato para las noticias.

Sin embargo, lo que vemos hasta ahora aporta muy pocas esperanzas de ello. Entre indicio e indicio, Camille conduce y bebe atormentada por su pasado y, lo que es peor, sigue derritiéndose ante cada envite de su histriónica madre, una mujer que mantiene el control de la casa y del pueblo, a pesar de la silenciosa y tensa desaprobación de su marido, que parece desquitarse al final del episodio: tras recriminarle su carácter y su inconsciente amor por ser el centro de atención, toma una buena copa e invade el cuarto individual de su esposa. Lo que pasa después queda a la imaginación de cada uno, pero no me extrañaría que el padrastro de Camille escondiera mucho más de lo que parece a simple vista.

Por otro lado, es un hecho que en el pueblo abundan las apariencias. No se puede resumir mejor que en la escena en la que el jefe de policía del pueblo advierte a Adora diciéndole que una de sus hijas es peligrosa, refiriéndose a Camille, y la otra está en peligro. Todo lo contrario que en la realidad: es cierto que Camille no es la mejor chica del mundo, pero sus acciones siguen su propia lógica coherente. Sin embargo, Amma es una adolescente caprichosa e impulsiva. Lo mismo hace las paces con su hermana que contribuye al ciberacoso a John, el hermano de Natalie, que baila con su madre a un nivel de entendimiento imposible de alcanzar para Camille. Una bomba de relojería cuyo papel está por desvelar y que, sin duda, no se encuentra tan en peligro como Camille piensa.

TRAUMAS Y MÁS TRAUMAS

Al contrario de lo que se puede pensar, Heridas abiertas es una serie que retrata bastante bien a los hombres y cede (casi) toda la crueldad a las mujeres. El detective de Dallas es metódico y cortés con Camille, como John o el jefe de policía. Incluso el padrastro de Camille, con todo lo que oculta, guarda las apariencias.

La escena en la que Camille y Richard visitan antiguas escenas de crímenes es un paseo por todos los puntos clave de la serie: los prejuicios heredados y la actitud con respecto al sexo en hombres y mujeres, demostrada en las violaciones en grupo del equipo de fútbol a las animadoras (algo que Camille pareció sufrir en sus carnes). También está ese cobertizo con fotos de porno bondage en el que Natalie y Anna jugaban y, también, se peleaban. Ninguna de las dos era una santa, pero la gran revelación del capítulo es el papel de Amma como miembro que completaba el trío. Por ello, Camille sospecha que puede convertirse en la tercera víctima.

Se sigue avanzando muy poco en la investigación. Todo sigue ondeando entre John, simplemente porque es un chico joven que muestra abiertamente sus sentimientos de tristeza por la muerte de su hermana, y Bob, el extraño y misógino padre de Anne. Para Camille, Bob ha podido matar a Natalie como venganza por la muerte de Anne. Prueba de ello sería que los dos modus operandi son completamente distintos. No sería una teoría descabellada, pero insisto: no es algo en lo que Jean Marc Vallée quiera centrarse mucho. Su cámara enfoca más a esas heridas que sufre Camille y se pregunta si alguna vez se cerrarán.

Sed felices!

Hasta la semana que viene!

Fernando Vílchez
Médico residente. Intento aprender como si viviera para siempre. Intento vivir como si hoy fuera mi último día...con las cosas que me hacen feliz.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

ÚLTIMOS COMENTARIOS