Análisis de La materia oscura. Temporada 1. Capítulo 4.

0

En un mundo donde las almas tienen forma animal, la lucha entre la ignorancia y el conocimiento está a punto de desatarse. Bienvenidos una semana más a La materia oscura. 

Análisis de los capítulos de La materia oscura

A partir de aquí, spoilers del 1×04 de La materia oscura

Armour, el capítulo que se sitúa en el ecuador de este primera temporada, es, a su modo, un episodio de transición. La localización cambia y aparecen tres personajes que se antojan fundamentales en el devenir de la trama de Lyra Belacqua.

El capítulo comienza con la presentación de Lee Scoresby, interpretado por el actor y cantante Lin-Manuel Miranda, un aeronauta que viaja en su globo aerostático con la única compañía de su daimonion conejo.

Miranda, tanto por su físico como por su interpretación, viene que ni pintado con su personaje timador y despreocupado que marcha a un pueblo petrolífero norteño en busca del otro gran personaje revelado en este episodio: Iorek Byrnison, un oso renegado que malvive borracho y sin armadura en dicho pueblo. El objetivo de esta búsqueda es saldar la deuda que Lee tiene con Iorek por haberle salvado la vida.

Por otro lado, los giptanos repostan en dicho puerto junto con Lyra. Farder Coran marcha con ella para hablar con el cónsul de las brujas, seres especiales que, entre otras habilidades, pueden estar lejos de sus daimonions sin que sufran ningún daño. ¿Convierte esto a Marisa Coulter en una bruja?

El cónsul se muestra sorprendido por la capacidad de Lyra para leer el aletiómetro sin preparación previa. Nuestra protagonista es capaz de interpretar símbolos que precisan de meses de estudio por las mejores mentes del magisterio. Es convencido para contactar con las brujas y le da un consejo a Coran y a Lyra. Pueden tener la disposición para enfrentarse al Magisterio, pero carecen de la fuerza para ello. Y conoce a alguien que está en el pueblo y puede aportar a los giptanos aquello que necesitan.

Obviamente, se trata de Iorek, un oso renegado que perdió su honor y su armadura al ser emborrachado, presumiblemente por las artimañas de Marisa Coulter, que colocó a otro oso como rey de dicho pueblo.

Farder Coran y Lord Faa consiguen el apoyo de Serafina Pekkala, una de las brujas más importantes y antigua amante de Coran, con quien tuvo un hijo que perdieron por una enfermedad. Tras su muerte, ambos se separaron. Mientras Coran quiso llorarlo como cualquiera padre, Serafina declaró la guerra a la humanidad.

Según Serafina, el lugar que Marisa Coulter llama La estación también es conocido como Polvangar, los campos del mal.

Por otro lado, Lee intenta conseguir la armadura de Iorek, que está a cargo del Magisterio en un lugar desconocido.

Los giptanos, al conseguir el apoyo de las brujas, no tienen mayor tarea en el pueblo, por lo que deciden proseguir hacia el norte. Pero Lyra quiere una última oportunidad con Iorek. Usando el aletiómetro, pueden averiguar dónde se encuentra la armadura. Al conocer el lugar, Iorek entra en cólera y arrasa con todo lo que pilla en su camino a la capilla del magisterio.

Al conseguir su armadura, está a punto de acabar con un pelotón de la policía si no fuera por la intervención de Lyra y de Lee. Así, los giptanos cuentan con dos poderosos aliados (que no se venden baratos) en su búsqueda de los niños perdidos.

Un oso que impone

En cuanto a Coulter, el Magisterio desea desplazarla de su liderazgo en la junta de Oblación, pero ella cuenta con una baza que tanto la maligna organización como nosotros mismos desconocíamos: tiene a Lord Asriel, su antiguo amante y padre de Lyra, custodiado por los osos liderados por Ioruk, el nuevo rey de los osos, puesto a dedo por Marisa.

Usando ese as en la manga, Coulter mantiene su puesto y le es permitido marchar al norte, no sin antes poder usar el aletiómetro del magisterio. Una vez allí, le pregunta al estudioso quién es Lyra Belacqua. ¿Quiere decir esto que Coulter no sabe qué es su hija? ¿O qué es lo que le hace especial?

Desconocemos la respuesta, y eso que tenemos tanta curiosidad por conocerla como Boreal, intrigado por los últimos movimientos de su compañera.

Entre tanto, Coulter viaja al norte para entrevistarse con Ioruk, que no va a entregar a Asriel tan fácilmente. Por ello, Marisa le ofrece el bautizo, la posibilidad de entrar en el Magisterio. A cambio, deberá destruir toda la investigación de Asriel.

Encaramos la segunda parte de esta primera temporada con las piezas colocadas en el tablero, tanto en el bando de los aliados como en el de los enemigos. Queda por ver cómo influye el concepto de los multimundos en la trama de La materia oscura. De momento, nos quedamos con una entretenida serie de aventuras con una sobresaliente dirección artística y efectos especiales (el oso Iorek es impresionante).

Un saludo y sed felices!



Loading...

el autor

Médico residente. Intento aprender como si viviera para siempre. Intento vivir como si hoy fuera mi último día...con las cosas que me hacen feliz.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Bienvenidos una vez más, fieles adeptos de Oda, a la crítica de la nueva película de One Piece: Stampede, o Estampida, estrenada recientemente en salas…