IniciocomicsAnálisis de House of X / Powers of XAnálisis de Powers of X #2. La Ascensión mutante

Análisis de Powers of X #2. La Ascensión mutante

Hickman continúa su refundación mutante en Powers of X # 2 enseñando un nuevo vistazo a las cuatro líneas temporales que ya nos ha mostrado. Pero lo interesante es que ahora conocemos el secreto de Moira-X y vamos a conocer las primeras consecuencias que tiene.

Pincha aquí para leer todos los análisis de House of X / Powers of X

Orden de lectura:

  1. House of X #1
  2. Powers of X #1
  3. House of X #2
  4. Powers of X #2
  5. Powers of X #3
  6. House of X #3
  7. House of X #4
  8. Powers of X #4
  9. House of X #5
  10. Powers of X #5
  11. House of X #6
  12. Powers of X #6

Lo primero que vemos en el pasado es una visita de Moira y Xavier a Magneto en la Isla M, fortaleza que utilizaba el Amo del Magnetismo en sus primeros tiempos.  Hay un rápido punto de ruptura con la historia tal y como la conocemos ya que Xavier enlaza telepáticamente a Magneto y Moira para que ponerle al corriente de toda la historia detrás de las múltiples reencarnaciones de su aliada. Esto produce una alianza entre los dos hombres tal y como nunca la habíamos visto. Magnus exige a Xavier que no muestre debilidad ni dudas y el telépata le contesta que por eso ha ido a buscarlo. Toda una declaración de intenciones.

Un apretón de manos para sellar el futuro de una raza

Luego vemos el presente. Xavier y Magneto, firmemente aliados, se reúnen con Cíclope para enseñarle lo que saben sobre Orchis y la creación de un Molde Madre con la capacidad para crear Moldes Maestros y lo que ellos supone a la hora de un futuro lleno de Centinelas. Cíclope se muestra en su versión más pura, la del soldado que hará cualquier cosa para cumplir sus órdenes. Si hay que viajar al espacio para destruir ese Molde Madre, se hará.

Cíclope escucha a sus dos superiores

Después viajamos al futuro para ver a los supervivientes mutantes comandados por Apocalipsis. Esta alianza antinatural parece ser la única opción de supervivencia. Descubrimos que es lo que habían robado en los números anteriores: la localización de un dato muy importante que puede ser decisivo de cara a la lucha contra las máquinas. La recuperación de ese dato puede ser una misión suicida pero a nuestros héroes no les quedan más opciones.

Por último viajamos al futuro lejano para conocer un poco más de este escenario que es sin duda el más misterioso. Hickman demuestra lo cómodo que se encuentra en la ciencia ficción y más en una trama que no tiene ningún antecedente previo en los cómics. El escritor establece un sesudo tratamiento de los tipos de inteligencia galácticas recordando un poco al maestro Asimov. Señala que hay seis niveles de inteligencia de una especie, siendo los tres últimos la tecnarquía (la raza de Warlock), la Mente Mundial (como la Inteligencia Suprema Kree) y por último la Falange, la inteligencia superior interestelar y vieja conocida del Universo Marvel.

Por fin sabemos que quería Hickman mostrar en esta línea temporal. Los mutantes llevan trabajando muchísimos años para crear una Mente Mundial que atraiga a la Falange con un único objetivo: La Ascensión.

El gran objetivo de los mutantes en el futuro lejano: La Ascensión

Este número sirve al escritor para expandir un poco más sus tramas tomándose un respiro después de la gran revelación de Moira-X. Lo más interesante es ver cómo nace una nueva alianza entre los dos grandes patriarcas mutantes que lleva a la situación de nuestro presente, con Magneto y Xavier trabajando hombro con hombro de una manera que nunca habíamos visto. No hay una supeditación de Magnus al sueño de la coexistencia pacífica como ha ocurrido otras veces. Ahora los dos hombres luchan como iguales por la supervivencia de su raza usando el conocimiento que Moira les ha entregado.

También tenemos el papel de Apocalipsis como líder mutante. Resulta raro verle dando órdenes a personajes como Lobezno. Hickman subraya otra vez que para que la raza mutante sobreviva habrá que hacer lo que sea necesario. Incluso los más infames villanos pueden jugar en papel de héroe en la lucha contra las máquinas.

Apocalipsis lucha por el futuro de la raza mutante

Pero lo mejor de este cómic es todo lo del futuro lejano. Hickman enlaza de manera muy hábil conceptos conocidos del Universo Marvel para formar un conjunto homogéneo que funciona de maravilla. Vuelve a valerse de sus típicos diagramas para enseñar la historia mutante hasta la creación de su Mente Mundial y para explicar los niveles de inteligencia de las especies. El uso constante de esta herramienta puede cansar a algunos, pero lo que sin duda consigue es dar mucha información en poco espacio, dejando más páginas para hacer avanzar la trama. Desde mi punto de vista es un acierto.

Por otro lado, ya conocemos el objetivo final de la raza mutante: esa Ascensión para formar parte de la élite galáctica de la que sin duda queremos conocer mucho más. Lo curioso es que para ello tendrá que valerse de una inteligencia artificial que siempre la ha perseguido. Parece haber siempre una constante en varias líneas temporales como es Nimrod, unas veces como gran enemigo y al final como aliado, pero siempre un elemento central en la historia mutante.

 

Juanjo Avilés
Licenciado en periodismo, apasionado de los comics, las (buenas) series de televisión, el cine, los videojuegos y los juegos de mesa... vamos, soy un frikazo total, siempre a vuestro servicio.

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad