Análisis de Rick y Morty. Temporada 4. Capítulo 9

0

La cuarta temporada de una de las series de animación más populares de los últimos tiempos va llegando a su fin, con un capítulo centrado en toda la familia Smith tras unos cuantos episodios protagonizados únicamente por el famoso dúo conformado por Rick y Morty. En Childrick of Mort, calentamos los motores de la aeronave para el final de temporada mientras volvemos a un capítulo autoconclusivo como aquellos que convirtieron esta rareza en todo un fenómeno audiovisual.

Acampada familiar

La historia comienza del modo más mundano posible: Jerry, el padre de Morty y Summer, decide organizar una acampada con toda la familia para alejarse de las locas aventuras de ciencia ficción que suelen protagonizar y para disfrutar de la vida en el campo, a pesar de la insistencia de sus hijos en que se les permita quedarse en casa jugando a videojuegos y acudir a fiestas. Sin embargo, el cabeza de familia está empeñado en que deben pasar tiempo juntos… y se arrepentirá de esto en cuanto Rick reciba una llamada de un viejo ligue que asegura estar encinta.

La situación ya sería embarazosa de por sí, pero la locura llega a niveles estratosféricos cuando nos enteramos de que la madre de los hijos es un planeta viviente al estilo del supervillano Ego, de Marvel, o de la inteligencia colectiva Trinity, que apareció en esta misma serie. Mientras Jerry y los niños se alejan, Beth y Rick tendrán que crear la sociedad perfecta para que los cientos de retoños que produce el núcleo de este cuerpo celeste puedan vivir en paz. A pesar de ello, pronto descubrirán que es más difícil decirlo que hacerlo, y que aquellos a quienes desechan como improductivos podrían tener un futuro que no se esperan…

La rebelión de los improductivos

Cuando conocí Rick y Morty con mis colegas de universidad, solíamos debatir sobre quién era el mejor personaje de la serie, y yo era el único que defendía a Jerry Smith. Patético, cómicamente inútil, incapaz de entender a sus hijos… pero preocupado por preservar a su familia a toda costa a pesar de las locuras de Rick. Este es uno de los episodios en los que el genio detrás de este personaje sale a relucir: frente a la brillantez del científico loco o la determinación de Beth, Jerry probablemente represente a la perfección cómo se enfrentaría el adulto medio a un mundo de ciencia ficción. Como sucedía con el Shinji Ikari de Evangelion, aunque aquí de un modo más cómico, su patetismo nos resulta tan dolorosamente familiar que a veces no podemos ni verlo, y este es uno de los ejemplos más llamativos, en el que inicia una revolución por puro rencor y destruye los avances de toda una civilización para demostrarle a su familia que acampar está infravalorado. Desternillante.

Tras esta breve apología, comentemos lo que les sucede al resto de los protagonistas. El caso más llamativo es el de Beth, que por fin consigue pasar un día junto a su padre y acompañarle en una de sus aventuras, al mismo tiempo que se emborracha de poder al decidir el destino de una civilización alienígena. En este sentido, como se nos sugirió también en el penúltimo capítulo de la anterior temporada, comprobamos que la hija se asemeja mucho al padre, y el enfrentamiento con su marido resulta brillante no solo por las demenciales ideas de ciencia ficción y fantasía que aparecen, sino porque solo podemos aceptar lo que vemos en pantalla gracias al enorme trabajo que los guionistas han hecho con estos personajes. Rick, mientras tanto, se encuentra con la horma de su zapato al enfrentarse a lo que llama “un Zeus”, en referencia a la deidad griega… lo que nos lleva a preguntarnos si es tan omnipotente como dice, y si algún día veremos a esos dioses que menciona de pasada. Seguramente sea un mero chascarrillo, pero la especulación es gratis.

En cuanto a Summer y Morty, su línea argumental es probablemente la más floja de las tres, pero cumple su propósito en la historia a la perfección, y termina desembocando de manera muy inteligente en la trama principal. Cabe destacar el gran trabajo de Justin Roiland y Spencer Grammer al interpretar a los dos hermanos, sobre todo cuando estos se drogan con una sustancia que encuentran en una nave extraterrestre, un momento en el que sus reacciones provocan carcajadas por sí mismas. Aún abandonando el protagonismo, estos dos personajes siguen mereciendo mucho la pena.

Conclusión

Childrick of Mort vuelve a una fórmula conocida, popularizada por Los Simpson, y a la que esta serie solía recurrir en sus primeras entregas: mostrar las aventuras de todos y cada uno de los miembros de una familia, relacionar las distintas tramas en el tercer acto y ofrecer una suerte de moraleja al final. No todos los episodios deberían ser así, cierto, pero resulta agradable ver de nuevo a todos estos personajes juntos, en especial a Beth, que no ha recibido la atención suficiente durante esta temporada. Queda solo un capítulo hasta el nuevo hiato, lo que nos hace preguntarnos qué tienen preparado Dan Harmon y Justin Roiland para nosotros. De momento, queda demostrado que siguen conservando su talento.



el autor

Periodista recién graduado. Redactor en esta página y en el portal digital madridesnoticia. Creador de contenido para redes sociales. He publicado siete libros de ciencia ficción y fantasía en formato ebook, y cuento con un blog donde expongo mis proyectos. Si pinchas en esta casita tan maja, podrás verlo.

Deja tu comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad