InicioseriesSupergirl (Análisis de los capítulos)Análisis de Supergirl. Temporada 2. Capítulo 19

Análisis de Supergirl. Temporada 2. Capítulo 19

¡Han secuestrado a Alex! Por lo tanto, el pedazo de título que han elegido para este capítulo es Alex (2×19).

Para leer reseñas anteriores pincha aquí.

Supergirl detiene un secuestro con rehenes en un segundo y Maggie se mosquea porque llevaba negociando con los criminales un porrón de horas. Esto da pie a una charla en la mesa familiar sobre la utilidad de un cuerpo policial en la ciudad y los límites que debería considerar Supergirl a la hora de realizar sus rescates. Hablamos de justicia eficaz e inmediata por parte de un “vigilante” frente al trabajo duro, dedicación y años de preparación de un policía. Pues se produce el pique entre cuñadas y en medio Alex es secuestrada.

Lo grave del asunto es que el secuestrador conoce la doble identidad de Kara y ha secuestrado a su hermana para que libere a un preso. Le concede 36 horas y empieza la cuenta atrás. Así que Supergirl y Maggie se ponen en modo “Team Up” y localizan al prisionero que deben liberar como condición. No sacan nada claro, pero gracias a la labor de Winn descubren que el tipo tiene un hijo, al que poco tardan en identificar como Rick Malverne, un vecino suyo del pueblo.

Por lo visto, el chaval conoce el secreto de Kara desde que era un teenager y como su juventud fue un mojón, viviendo con una madre que lo repudiaba, sólo fue feliz cuando llegó un día su padre por la puerta y se lo llevó, proporcionándole aquello que necesitara. Es por eso que, independientemente de sus crímenes, el chaval adora a su padre y lo quiere fuera de la cárcel.

Sin saber dónde buscar, J’Onn incapaz de leerle la mente (un bloqueador…), Kara demasiado inquieta porque no logra escuchar a su hermana con su súper-oído (o no puede, no sé…), la gente se empieza a poner nerviosa e impulsiva, por lo que igual se dicen cuatro cosas a la cara por los pasillos como se consuelan y se dan ánimos. La cuestión es que Alex es tía muy capaz y conecta su localizador corporal (lo lleva bajo la piel) a una cámara, con lo que la localizan en el DEO… pero no, era una argucia de Rick. Supergirl se planta como un rayo allí para descubrir que allí no está su hermana, sólo un contador que reduce el tiempo y algo que activa que la prisión de vidrio en la que está Alex pase a ser una pecera.

Mientras el agua sube, Maggie y Kara discuten sobre lo impulsiva que es la chica de acero y que así no se hacen las cosas. Cuando queda poco tiempo a Maggie no le queda más remedio que ir a liberar al padre de Rick para salvar a su chica, pero Kara se lo impide y emplea su cháchara emocional inspiracional (Superman Style) para que el padre de Rick les diga dónde puede estar Alex.

Y así llegan justo a tiempo, no se ahoga nadie, le borran la mente a Rick y todos felices y con un refuerzo de +32 en sus relaciones familiares.

Conste que he decidido concetrar la trama secundaria en la que Rhea se pone en modo empresaria para convencer a Lena de ser socias y crear un dispositivo que hace cosas chungas (seguro). Claro que Lena no es tonta y durante la charla de la cena descubre que Rhea, por mucho empeño que le haya echado para parecer terrícola, no es de por aquí. Así que la manda a paseo y llama a Kara pedirle referencias pero, como estaba con la movida de su hermana secuestrada y eso, no tocan ese tema. Así que el episodio acaba con que Rhea y Lena han llegado a un acuerdo que se podría haber evitado por una charla telefónica… ¡Bieeeeeen!

La verdad, un episodio muy chulo y disfrutable. Se tratan temas muy interesantes sobre el heroísmo del vigilante frente a la labor policial, un debate poco empleado hasta el momento en la serie (por su insistencia en volver siempre a la telenovela). Supergirl es eficiente (malosos atrapados, 0 heridos), rápida a la hora de resolver conflictos e inspiradora para el pueblo. Sin embargo, habría que recalcar que le falta la experiencia de un autentico profesional que dedica su vida a ello todos los días. No ha recibido instrucción así como sí lo han hecho aquellas personas que forman parte de las fuerzas del orden. Luego está el tema de los destrozos, porque ya que es tan rápida, igual no le costaba nada usar una ventana. O una puerta. Además, a los señores de las placas los ampara la ley y Supergirl, por muy “inspiracional” que sea su figura o “ser de bien” que se la considere, no es un organismo que trabaje bajo ninguna jurisdicción (no olvidemos que colabora con el DEO, pero poco más). Así pues, ¿dejamos que los profesionales se encarguen o realmente es necesaria una Supergirl?

El argumento de thriller-policiaco sobre resolver el misterio de donde tiene encerrada a Alex ha tenido su aquel. No tenemos capítulos así en la serie y es de agradecer una bocanada de aire fresco entre tanta tontería, a menudo sonrojante. La relación Alex-Maggie madurando y consolidándose no sólo como un capricho de la cadena para llegar a más audiencia, sino que han sabido trabajarla para que la parte dramática funcione y emocione.

Aplaudimos también porque el episodio nos deja buenas interpretaciones (desde héroes a villanos), un buen CGI, empleado sólo para que los poderes de Kara luzcan bien. Los escenarios… los de siempre menos algún restaurante nuevo y dos almacenes random. Vamos, lo que viene siendo un episodio barato a nivel de producción pero por encima de la media en cuanto a todo lo demás.

Finalmente parece que la alianza Lena-Rhea es efectiva. ¿Qué consecuencias traerá esto para Supergir? Lo veremos la semana que viene.

Ex colaborador de la webhttps://www.lascosasquenoshacenfelices.com
Ex colaborador de Las cosas que nos hacen felices al que agradecemos su tiempo y su aportación. Muchas gracias.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad