InicioSeriesAnálisis de The Walking Dead. Temporada 11. Episodio 9

Análisis de The Walking Dead. Temporada 11. Episodio 9

Bienvenidos al análisis de “Sin alternativa” noveno capítulo de la temporada once de The Walking Dead, la vuelta de la serie después del primer parón de los dos que vamos a tener en esta temporada final. Solo puedo decir que da gusto reencontrarse con la serie con un episodio como este, sin duda uno de los mejores que hemos podido ver últimamente. Y es que no le falta de nada, acción (mucha acción), zombies, peleas, decisiones difíciles y un final alucinante.

Aquí puedes ver los análisis de los episodios anteriores de The Walking dead

Este episodio comienza exactamente donde lo dejó el enorme cliffhanger del anterior y dividiendo el foco en dos de los escenarios comprometidos que teníamos. Por un lado, el grupo que se estaba enfrentando a los Segadores en Meridian y por el otro, todo lo que estaba pasando con el estallido de la tormenta en Alexandria.

En Meridian, Maggie logra escapar del ataque del “hwacha” que empezó a disparar sus flechas mortales al final del capítulo anterior. Logra reunirse con Negan y Elijah para esconderse tras un falso muro en la enfermería. Daryl se reúne con ellos después de matar a uno de los Segadores, mientras que Gabriel llega a la capilla donde se encuentra con Mancea, el sacerdote de los Segadores.

Gabriel tiene la mejor escena del capítulo

Y llega aquí la primera gran escena del capítulo. Estaba claro que el enfrentamiento entre estos dos Hombres de Dios iba a llegar tarde o temprano. Y los responsables lo han resuelto de manera brillante. La confrontación es dialéctica, enfrentando sus respectivas ideas de Dios.

Gabriel no entiende cómo Mancea ayuda a unos seres tan despreciables como los Segadores, pero su contraparte le replica que siempre se ha derramado sangre por Dios y que él solo hace lo que su Señor le dice, dándose cuenta de que Gabriel ya no oye la voz de Dios y ofreciéndole su mano en paz para ayudarle a conectar de nuevo con el Ser Superior.

Pero Gabriel tiene las ideas muy claras y mata a Mancea. No le importa lo que Dios pueda decir: tiene claro el camino ante sí desde hace mucho tiempo y no es otro que acabar con todos sus enemigos cueste lo que cueste para proteger a los suyos. Ya lo he dicho en otras ocasiones, pero Gabriel es el personaje que tiene una mejor evolución a lo largo de la serie.

Maggie, Negan, Elijah y Daryl logran atrapar a Carver, el segundo al mando de Leah. Elijah quiere matarlo porque fue el que asesinó a su hermana, pero Daryl tiene un plan: usarlo como moneda de intercambio para escapar de Meridian con las provisiones.

La negociación entre los dos grupos es otra escena genial, llena de tensión. Daryl ofrece a sus enemigos la oportunidad de marcharse al norte y olvidarse de todo. Quiere acabar con este enfrentamiento sin sentido, hastiado de tanta muerte. Pero los Segadores tienen un francotirador en un tejado que les pone en ventaja y rechazan la oferta, listos para acabar con Daryl y su grupo.

Cuando todo parece perdido, Gabriel acaba con el francotirador haciéndose con su arma y colocando a los suyos en ventaja. Leah no tiene más remedio que aceptar la oferta que le habían hecho, aunque ella estaba dispuesta a acabar con sus enemigos.

Cuando Leah y los suyos se marchan, algo se rompe dentro de Maggie que sale corriendo tras ellos para dispararles por la espalda a sangre fría, acabando con todos los Segadores menos con Leah, que logra huir con la ayuda de Daryl.

Daryl quiere usar a Carver para escapar

Realmente es algo que, aunque en principio no lo esperábamos, sí que lo podríamos haber visto venir. La trasformación de Maggie en un personaje más cruel y oscuro es algo que hemos ido viendo en los capítulos anteriores. En este sentido, la cara de Negan es impagable. Sabe perfectamente el camino que está recorriendo Maggie y no le gusta ni un pelo.

Nuestra protagonista va en busca de Alden (recordemos que se quedó medio muerto en una iglesia del bosque) solo para encontrárselo convertido en zombie. En este momento, Negan se encuentra con ella y le dice a la cara que entiende lo que ha hecho y las razones que le han llevado a ello, pero sabe que está en su lista negra y no quiere morir ni tampoco enfrentarse a ella, así que se marcha para seguir su camino en solitario. Después, Maggie vuelve con los demás para llevarse el carro de provisiones a Alexandria.

Tormenta, fuego y zombies en Alexandria

En Alexandria, Rosita, Dianne, Lydia y los demás hacen frente a la invasión de caminantes. Lo peor es que Judith y Gracie están atrapadas en el sótano de la casa que se inunda rápidamente y no hay manera de llegar allí, lo que empeora cuando los zombies rompen la puerta y empiezan a entrar en el sótano.

Aaron, que estaba intentando sofocar el incendio del molino, oye el silbato de Gracie y, sabiendo que su pequeña está en peligro, llega para salvar la situación en modo berserker. Entra como un toro por la ventana del sótano y empieza a cargarse zombies con la maza con pichos que tiene donde estaba su mano amputada. Una escena brutal que hace que Aaron gane muchos enteros como personaje.

Los zombies van a poner las cosas complicadas en Alexandria

Las niñas logran salir, pero Aaron queda atrapado, aunque es salvado en última instancia por Lydia, un rescate que no vemos y que es lo peor del capítulo ya que la situación de Aaron parecía totalmente desesperada. Cuando deja de llover a cántaros, la situación se normaliza poco a poco, mientras entre todos van acabando con los zombies que quedaban en el asentamiento.

Y todo parece acabar muy bien con la llegada de Daryl, Maggie y Gabriel con provisiones, dándose un feliz reencuentro entre varios personajes que llevaban mucho tiempo sin verse. Aunque Lydia echa de menos a Negan…

Entonces Jerry da la voz de alarma porque se aproxima un grupo de soldados de la Mancomunidad entre los que está Eugene. Dice a sus amigos que vienen a ayudar mientras les presenta a Lance, que les ofrece reconstruir la comunidad en ruinas… o la oportunidad de marcharse con ellos para que se integren en el grupo dirigido por Pamela Milton.

Maggie a punto de matar a sangre fría a un Segador

Y entonces hay un salto en el tiempo de seis meses donde Maggie y Elijah están parapetados en su comunidad ante otro grupo de soldados de la Mancomunidad… liderado por Daryl. Les ofrecen rendirse o entrarán por la fuerza. Este sí que es un final a lo grande para un capítulo magnífico.

Valoración del episodio

Madre mía: qué vuelta a la acción nos tenía preparados The Walking Dead. Este capítulo lo tiene todo. Los que se quejaban de falta de acción aquí tienen para parar y tomar. Desde el enfrentamiento con los Segadores hasta la batalla con los zombies en Alexandria. Hay momentos de tensión angustiosa, como cuando Judith y Gracie están atrapadas en el sótano y hay diálogos realmente brillantes. No me puedo quitar de la cabeza la escena entre Gabriel y Mancea, una de las mejores conversaciones de toda la serie.

Además, hay una evolución perfecta de los personajes, con ese paso al “lado oscuro” de Maggie en contraposición con la humanización de Daryl y una resolución brillante de las tramas pendientes. Y luego está el plato fuerte, lanzándonos el cebo para dejarnos con ganas de saber que pasará a continuación.

No sabemos si Leah volverá a aparecer, pero lo que está claro es que en la Mancomunidad no son trigo limpio y hay muchas ganas de saber cómo se ha integrado Daryl allí. Por otro lado, el enfrentamiento entre este Daryl y Maggie promete emociones fuertes. Y todo esto sin olvidar a Negan, que está claro que no ha dicho su última palabra. Se acercan emociones fuertes…

Juanjo Avilés
Juanjo Avilés
Licenciado en periodismo, apasionado de los comics, las (buenas) series de televisión, el cine, los videojuegos y los juegos de mesa... vamos, soy un frikazo total, siempre a vuestro servicio.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS