Análisis de The Walking Dead. Temporada 9. Episodio 2

0

Bienvenidos todos al análisis del segundo  capítulo de la temporada 9 de The Walking Dead. Recordar que el artículo está repleto de spoiler así que ya sabéis, mejor leerlo después de haber visto el episodio.

Análisis del capítulo 1 de la temporada 9

Aquí puedes recordar lo que pasó en la temporada anterior

Empezamos con Rick hablando con otra persona. Cuenta lo que ha sucedido en un día de trabajo y como eso puede afectar al futuro de su comunidad.

¿Y qué es lo que ha ocurrido? Al final del primer capítulo veíamos que el puente que conectaba el Santuario con las demás localizaciones se había derrumbado así que ahora toca reconstruirlo entre todos, Salvadores y habitantes de otros sitios.

Hay que construir un puente todos juntos, Salvadores incluidos

Este es el que parece ser uno de los temas principales de esta temporada. Hay que trabajar todos juntos para crear un nuevo mundo, un nuevo comienzo que no se va a conseguir con luchas y violencia. Pero esa convivencia no es sencilla, va a tener un precio y va a ser un foco constante de conflictos.

Y esto nos lleva al otro eje central de la historia. Esos roces en la convivencia hacen que Rick, Daryl y Maggie tengan puntos de vista distintos y casi opuestos sobre la situación con los Salvadores. Algo que hemos visto en los dos primeros capítulos y que estamos deseando saber cómo se desarrolla.

Un detalle curioso es que ahora los rebaños de caminantes reciben nombres, al estilo de los huracanes. Han quedado cómo una fuerza de la naturaleza totalmente asumida por unos supervivientes que tratan de controlarlos usando sonidos estridentes. Pero esto no siempre sale bien.

Tanto es así que un rebaño ataca las obras del puente y aunque puede ser eliminado Aaron perderá un brazo en la refriega. Ese grupo de zombies debería haber sido desviado por Justin, uno de los Salvadores más problemáticos (y digo yo, si todo el mundo sabe que es un capullo ¿Por qué se le da esa responsabilidad?).  Cuando Daryl se entera va a darle una paliza y es detenido por Carol. Aunque Justin sigue sin asumir sus responsabilidades y tocando las narices así que Rick no tiene más remedio que expulsarlo. Aunque Rick se siente culpable por lo sucedido Aaron le tranquiliza ya que cree que su brazo es un precio pequeño por el sueño en común de construir un nuevo mundo.

Justin ha sido un foco de conflictos desde el principio

En cuanto a la situación en Hilltop recordemos que Earl está encarcelado y Maggie no parece tener la más mínima intención de soltarlo. Pero no es tan dura como quiere parecer y tras escuchar la confesión del herrero en torno a su alcoholismo decide dejarlo en libertad recordando a su padre (que también era alcohólico). Después de todo, la gente merece tener una segunda oportunidad en la vida (por eso justifica el ahorcamiento de Gregory, alguien que había tenido muchas ocasiones para redimirse).

Además Maggie acepta dar más provisiones al Santuario y se muestra conforme con la proposición que Michonne le hace sobre la necesidad de crear unas normas de obligado complimiento para todos (algo que la propia Michonne ya había hablado con Rick). Las leyes de una nueva civilización que traerán consigo seguridad en casos como el intento de asesinato de Maggie.

En el capítulo de relaciones seguimos con el romance entre Carol y Ezequiel, la dura superviviente no da su brazo a torcer pero acepta el anillo de pedida del Rey. Y además se nos presenta una nueva pareja sorpresa: el padre Gabriel y Jadis empiezan tonteando para acabar besándose y mostrándose de lo más cariñosos el uno con el otro.

Y sobre Jadis comentar que cuando le toda a ella ser la vigilante por la noche ve a lo lejos un helicóptero. Suponemos que es el mismo que quería que se la llevara al final de la temporada pasada. Esto parece ser la introducción a los que serán los nuevos “villanos” de la serie, Los Susurradores.

Podemos sospechar que todo el conflicto entre las comunidades pacíficas y los Salvadores se solucionará cuando haya que enfrentarse a un enemigo común. Y parece que toda la historia del nuevo mundo, la reconstrucción y demás puede verse cortado de raíz con la intervención de los Susurradores.

Todos juntos alrededor del fuego después de un duro día de trabajo

Es algo que se está viendo venir y que en mi opinión restaría emoción a la serie ya que lo que creo que esta necesita son más sorpresas y giros inesperados para despertar al público del largo sopor que han producido las temporadas anteriores.

Al final vemos que la persona con la que Rick hablaba era un encarcelado Negan (fácil de adivinar). Le cuenta cómo ha ido el día, un día muy difícil pero que ha acabado bien, ya que al final no todos, pero si bastantes supervivientes de uno y otro lado, han acabado reunidos en torno al fuego. La naturaleza humana es buena y se están plantando los cimientos de un nuevo comienzo y un nuevo mundo que el villano no verá por qué nunca saldará de su prisión. Pero Negan se ríe de Rick y le dice que aunque no lo crea, al final todo se joderá y aunque piense que va a salvar al mundo sólo lo está preparando para él.

¿Quién es el personaje con el que habla Rick?

Sólo sale unos minutos pero Negan deja claro que aun encerrado sigue siendo una amenaza y una pesadilla para un ilusionado Rick. Puede que su superioridad moral no le esté dejando ver las cosas con claridad.

El capítulo acaba con el desterrado Justin caminando cuando se encuentra con alguien conocido al que saluda. Se conocen, pero sin que veamos quién es, ese misterioso personaje acaba asesinando a Justin ante el desconcierto de su víctima. Esto da pie a un nuevo misterio ya que son varios los Salvadores que han desaparecido sin dejar ni rastro.

Este segundo episodio de la temporada sigue la tónica del primero, mejorando poco a poco. Se nos presentan varios misterios mientras vemos como se acumulan poco a poco los conflictos internos y grupales. Y se plantan las semillas de un posible futuro enfrentamiento con unos enemigos de los sabemos muy poco. El paciente sigue progresando.

 

RECUENTO DE MUERTES: sólo Justin, asesinado no sabemos a manos de quien, todo un misterio propio de las novelas policiacas que puede dar mucho juego.



el autor

Licenciado en periodismo, apasionado de los comics, las (buenas) series de televisión, el cine, los videojuegos y los juegos de mesa... vamos, soy un frikazo total, siempre a vuestro servicio.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
El fenómeno YouTube es algo enorme y gigantesco, que en poco más de una década esta plataforma ha cambiado la industria del entretenimiento, adelantando por…