IniciocineAnalizamos Shin Godzilla. Dios en la tierra como un monstruo

Analizamos Shin Godzilla. Dios en la tierra como un monstruo

Desde que se anunció su primer teaser os hemos estado poniendo al corriente de todas las noticias relacionadas con Godzilla Resurgence (o Shin Godzilla para España). Os hemos hablado del aspecto físico del monstruo, hemos analizado trailers y dado a conocer futuros proyectos de la compañía Toho. Y ahora, por fin, toca hablaros de esta espectacular película.

Pero como siempre, antes de comenzar, un par de avisos. El primero y más importante es que este artículo tendrá spoilers tanto relacionados con esta película, como con todo el universo cinematográfico japones de Godzilla. Y el segundo, como ya repetimos varias veces en otros artículos, esta película no tiene relación ninguna con el universo cinematográfico de Legendary Pictures.

Ahora sí. Os presentamos Shin Godzilla, la representación más monstruosa de Dios o la divinidad de un monstruo.

El ritmo lo marca el protagonista

A rasgos generales lo primero que podemos decir es que lleva un ritmo inusualmente acelerado si la comparamos con cualquier otra producción de Toho del genero Kaiju. A diferencia de la tardía aparición del Godzilla de Legendary Pictures en 2014, este nuevo Godzilla entrará en pantalla prácticamente al principio del film. Y desde ese punto hasta los primeros 21 minutos, la acción no cesará. Muchos dirán que es una ventaja frente a la producción estadounidense, pero de hecho es un punto negativo ya que no deja fraguar con lentitud la tensión que conlleva el renacer del verdadero Godzilla. Lo que se supone que debería ser un evento que cambiará la percepción que tiene el ser humano sobre la naturaleza, queda como un “simple” espectáculo de pura destrucción, como si la propia película no se tomase en serio. Para lo que estamos acostumbrados, la prematura aparición del monstruo sin el previo planteamiento de un argumento puede llegar a confundir al espectador.

¿Pero realmente esto es un punto negativo o es precisamente la esencia de la película el dotar a Godzilla con el total protagonismo? ¿Que nos tiene preparado el director y guionista Hideaki Anno?

Llegado a un punto en el que Godzilla evoluciona y se convierte en la representación más monstruosa y gigantesca de el mismo, el ritmo de la película comienza a desacelerar. No solo por su propia lentitud física y la destrucción que provoca con tan solo moverse hacia una dirección; los diálogos son más pausados, las escenas más largas, la segunda aparición de Godzilla tarda mucho más en llegar que la primera… Al espectador le da tiempo a pensar y a situarse dentro de la película. Con esto Godzilla no solo se convierte en el protagonista principal, si no también en la piedra angular, en el director de orquesta que marca los tiempos de la destrucción y el miedo. De esta forma Hideaki Anno rompe por completo los esquemas de Legendary Pictures y de Toho en anteriores entregas. Por otra parte hay que añadir que Shin Godzilla tiene posiblemente el récord de mayor tiempo de aparición del monstruo en pantalla sobre cualquier otra película de Godzilla producida hasta la fecha.

El CGI abre un mundo de destrucción sin precedentes

Como supongo que sabréis, una buena película de Godzilla siempre debe tener por lo menos una ciudad completamente destruida. Esto es un hecho. En 1954 Toho le prendió fuego a una enorme maqueta de Tokio, y en los 60 años siguientes han destrozado, sin exagerar, un par de toneladas más. Aun con el poco presupuesto con el que contaba la productora en la gran mayoría de cintas, indudablemente son insuperables en lo que a destrucción de ciudades se refiere. Esta película no será menos. Shinji Higuchi, director de producción, fue el encargado de que Toho diera por fin el salto al CGI (imagen generada por computadora) y el resultado no podría ser más impresionante. La devastación de Tokio es sencillamente un placer para la vista. La destrucción y el caos están cuidadosamente medidos para ser observados en conjunto, pero sus piezas individuales están perfectamente detalladas. Cada coche, cada barco, cada tren, cada casa o cada trozo de asfalto forman parte de un cuadro único. Esto me lleva a la que es sin duda la escena más impresionante de la película.

El aspecto más identificador de Godzilla es su aliento atómico, su capacidad de lanzar rayos por la boca. Como era de esperar la remodelación de Godzilla no se iba a quedar en su monstruoso cuerpo. Toho deja de lado el clásico rayo azul para dar paso a un rayo de color violeta claro con una capacidad destructiva nunca vista. Este rayo se asemeja más a una cortadora láser de proporciones bíblicas que al que ya estábamos acostumbrados en anteriores entregas. El espectáculo de luces, fuego y edificios arrancados de sus cimientos se ha convertido por mucho en la escena más increíble jamás vista en cualquier otra película del monstruo japones. Todo ello acompañado por esta magnifica banda sonora compuesta por Shiro Sagisu, un gran compositor y director musical cercano a Hideaki Anno:

https://www.youtube.com/watch?v=O5Ru-wduZ70

¿Reboot o idea original?

Otra cosa a destacar es su extraña producción. Una producción que da la sensación que pretende ser un ‘reboot’ del film original de 1954 pero que a la vez quiere tener identidad propia. Con esto me refiero principalmente a la banda sonora, a los efectos de sonido y al montaje. Shin Godzilla comienza exactamente igual que el film de 1954, Japón Bajo el Terror del Monstruo. Y no es ninguna exageración, el sonido grave y lejano de las pisadas acompañado del sórdido y hueco rugido del monstruo mientras en pantalla se muestran las palabras “Shin Godzilla” en blanco y negro, es literalmente un reflejo moderno de la producción original. En el resto de la película los efectos de sonido y la mayor parte de la banda sonora están sacados directamente de la película del ’54 y de varias de los años ’70 y ’80. Aun con esto, Shiro Sagisu consigue eclipsar las clásicas piezas utilizadas en tantísimas otras entregas con piezas originales como Who Will Know (Tragedy) o Persecution of the Masses que son sencillamente sobrecogedoras.

A parte de esto, la película posee multitud de fotogramas similares a los de la producción de 1954. El horizonte de Tokio envuelto en llamas es un claro ejemplo de ello, pero posiblemente el fotograma más destacable sea este:

Japón Bajo el Terror del Monstruo (1954) – Shin Godzilla (2016)

En general la película pretende tener identidad propia pero ofreciendo a su vez la experiencia del film original, dotando al monstruo con un trasfondo de “grandeza” o divinidad.

 Hideaki Anno y Godzilla

Hideaki Anno tiene una mente extraña. Un escritor que se realimenta de sus propias ideas. Una de las formas más originales de escribir es plasmar en tu obra vivencias o sentimientos personales a través de metáforas y simbolismos. Ya lo hizo con su obra maestra, Neon Genesis Evangelion, pero ahora con Shin Godzilla da la sensación de que la ha construido sobre los cimientos de dicha obra. Me explico, la película tiene una gran cantidad de detalles que pueden recordar a Evangelion. Detalles como: abrir la película mostrando al monstruo, las filas de tanques intentando destruir un objetivo imparable, los efectos de sonido y la propia forma del aliento atómico tan similares a la forma de atacar de los ángeles, dos piezas la propia banda sonora que recuerdan demasiado a Evangelion, dar a Godzilla una presencia casi divina en toda la película, el constante enigma de la frase “Haz lo que quieras” utilizada en una nota de suicidio, el propio fotograma final… ¿Que ha sido Shin Godzilla para Hideaki Anno? ¿Un experimento, un regalo para los fans o simplemente su sello de identidad como director? Sin duda la idea está sumamente trabajada, pero tiende demasiado a parecerse a su mayor obra.

Lo que sí es seguro es que Hideaki Anno está preparando algo grande. Tras Evangelion 3.33 se quedó sin fuerzas para dirigir nada, ahora gracias a Shin Godzilla se ve nuevamente con ganas para darle por fin a Evangelion el final que tanto estábamos esperando.

Conclusión

Hideaki Anno ha resucitado al verdadero Godzilla. Su identidad es la misma que la idea original de 1954 pero llevada hasta al extremo. Una entidad biologicamente superior a cualquier ser existente sobre la faz de la tierra, que esconde los secretos sobre la vida y plantea dudas sobre su verdadero origen. Hideaki Anno a conseguido dotar a Godzilla justo con el enfoque que buscaba Toho en 1954. Estamos sin duda ante la mayor representación del monstruo creada hasta la fecha.

Si bien la producción no es del todo original, hay que reconocer que los efectos especiales están muy bien trabajados, y eso en una película de Godzilla es una pieza clave. Por lo demás sabemos que solo en japón ha recaudado más de 40 millones de Yenes, por lo tanto es de esperar una segunda parte igual de grande.

Un saludo, gracias por leer y que seáis felices.

Ex colaborador de la webhttps://www.lascosasquenoshacenfelices.com
Ex colaborador de Las cosas que nos hacen felices al que agradecemos su tiempo y su aportación. Muchas gracias.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad