Cobra Kai, la nostalgia hecha excelencia

2

Como a mi, al principio te puede interesar más bien poco la continuación directa de Karate Kid 34 años después. Repito, al principio. Porque una vez empiezas no tiene fin. Lo que parecía una serie de viejas glorias, aprovechando la nostalgia de los años 80 se ha convertido en una serie de culto, bien estructurada con retazos de la época. Y bien es cierto que Cobra Kai juega con nuestros recuerdos y bien que los meten de vez en cuando en la trama con calzador. Lo hace de tal manera que lo ves como algo lógico y nada forzado, pero lejos de la realidad, su propuesta es esa, es un avance en el tiempo de unos personajes y situaciones actuales con bases, con cimientos sólidos pero antiguos, edificados en los años 80. Los productores, listos como ellos solos, nos traen una comedia con algún tinte dramático para contarnos de forma veraz y honesta como es la vida de dos personajes de ficción que creíamos olvidados, pero que en cuanto los muestran nos damos cuenta que si nos siguen importando. Cobra Kai es una de las series más deliciosas (como dirían los americanos) que he visto en los últimos años.

El principio es el final y seguimos con paso firme

Todo empieza como acabó, con la patada de Daniel Larusso en la cara de Johnny Lawrence. Y se acabó 1984. Y empiezan nuestros personajes situados en 2018. Bien es cierto que durante la trama nos meten algunos retazos, muy cortos de la película original de 1984, pero creedme que incluso son necesarios y nos atan un poco (o un mucho) con esa nostalgia para que veamos y saboreemos la serie con mayor pasión. Porque Cobra Kai es también eso, es también una serie actual donde se abordan problemas actuales pero no de modo dramático como en Por 13 razones, que se pasa de castaño oscuro o tempoco algo baladí. El tema del bullying en la escuela se cuece en la serie. No hablamos de lo más sórdido de los barrios bajos de Detroit, pero si un bullying que se puede ver en cualquier escuela media, con diferentes tipos de clases sociales. Los más guapos y chulitos pegan e imponen su ley y las guapas y adineradas se ríen de los demás. Además, gracias a William Zabka, el actor que interpreta a Johnny Lawrence (el rubio de Karate Kid) nos damos cuenta de varias cosas que ya sabemos pero que él nos las dice en voz alta. Lawrence es un hombre rudo y chapado a la antigua, con valores más acordes a su personalidad y a otra época. Lawrence se extraña y por tanto se preocupa que ahora los niños se metan con otros en el colegio no sólo físicamente, mirándose a los ojos, sino por Internet o en RRSS. Una manera cobarde de hacer daño a los demás. Sinceramente, comparto la visión del fundador del nuevo Cobra Kai, una escuela de karate para iniciar a todos aquellos que pueden sufrir abusos en el colegio pero donde no sólo te enseñan artes marciales, sino también tu lugar en el mundo.

Porque esa es otra. Si os fijáis uno de los personajes nerd (como les llaman a los no integrados) habla de que ligará “a una chica sexy” cuando estudie, tenga un trabajo y gane dinero. Y puede ser que tenga razón, pero sin embargo su amigo del labio leporino, el Halcón le demuestra que puedes triunfar en la vida simplemente siendo tu mismo, sin complejos, sin ataduras a la servidumbre de que pensarán de ti. Si tienes confianza en ti mismo y te quitas los complejos de la sociedad mal no te va a ir, al menos no serás un nerd toda la vida, porque no te sentirás así. Si tu eres feliz contigo mismo el resto te respetará.

Aunque el lema de Cobra Kai es un poco fuerte y agresivo, Strike first, strike hard, no mercy, (golpea primero, golpea fuerte, sin piedad) realmente también vale como lección en la vida si la extrapolas en el modo correcto. No tienes que ir por la vida dando palizas a los demás, pero si puedes ir por la vida sabiendo que eres tan fuerte en mente y alma como el guapo o el listo de la clase. Realmente la serie tiene muchas lecturas y una de ellas podría ser esta. Además no sólo nos quedamos con la vida y el enfrentamiento entre Larusso y Lawrence, nos quedamos también con la conexión entre ellos y sus pupilos. Lawrence en su escuela tiene a una especie de Larusso en jóven, Miguel (Xolo Maridueña). Un buen chaval, de familia humilde que sufre acoso en el colegio. Y por otro lado Larusso tiene bajo su dojo a Robby (Tanner Buchanan) que es hijo de Lawrence y odia a su padre por haberle abandonado siendo niño. Y para meter más cizaña a todo este entramado tenemos a Sam (Mary Mouser) la hija de Larusso que es la novieta de Miguel pero que le gusta a Robby.

No adelanto más cosas, ni acontecimientos ni me quiero ir por las ramas. Ya se que Cobra Kai no es la serie más perfecta, ni la mejor hecha, pero es una de las que más me han gustado y me han apasionado no sólo de 2018 sino de los últimos años. ¿Creéis que exagero? Vedla vosotros mismos. Son 10 capítulos de una media hora cada uno. 5 horas de vuestra vida que no os arrepentiréis.

Como postdata os voy a dar unos datos que he recopilado para hacer este artículo. Datos como que la serie se estrenó el 2 de mayo en el canal de Youtube Red y a los 8 días, el 10 de mayo ya se firmó por la segunda temporada. Millones de visitas. En Rotten Tomatoes tiene un 100% de críticas positivas y un 4,7 sobre 5 entre los fans. Quizás esto no te diga nada, pero creo que es un aliciente al menos para empezar a verla.

Un saludo y sed felices



el autor

Licenciado en Publicidad y RR.PP. Creador y administrador del blog entre otras actividades lúdicas como community manager, lector de libros y cómics además de futbolero, cinéfilo y coleccionista de páginas originales. Me gusta hacer un poco de todo.

2 comentarios

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Bienvenidos al análisis del sexto episodio de Jack Ryan, la serie de Amazon Prime que se ha revelado como una de las apuestas más sólidas…