InicioanimeOpinión: Reseña de Jaco el patrullero galáctico

Opinión: Reseña de Jaco el patrullero galáctico

“Soy científico pero mi especialidad no es el espacio. Tampoco me interesaba demasiado. Sin embargo, un día conocí a un extraterrestre.” Esta es la frase que da comienzo a Jaco, el patrullero galáctico, una obra espacial, y en cierto modo también especial. No se puede ignorar el nombre de la portada, aunque su estilo de dibujo ya nos da una clara pista de quien es el creador y artífice de esta obra: Akira Toriyama

La historia comienza con un peculiar extraterrestre subido a su nave espacial, aunque ligeramente distraído. Tanto es así, que en un giro (nunca mejor dicho) de los acontecimientos acaba chocando contra la luna y aterrizando en nuestro planeta Tierra. Obviamente no cae en España, y como en el desierto de Nevada parecen haber cubierto el cupo de OVNIS que son capaces de recibir, este curioso vehículo y su tripulante acaban aterrizando en una pequeña isla desconocida, cerca de lo que se conoce como Ciudad del Este. Esta isla está habitada única y exclusivamente por Tokunoshin Ômori, un abuelete de 67 años, quien visita periódicamente la tumba de su difunta esposa, y dedica sus horas muertas a reparar una especie de máquina que no termina de funcionar del todo.

Una vez la nave cae, el alienígena logra salir de su interior y presentarse ante el atónito señor. De esta manera, este simpático personaje se nos presenta como “¡¡Un miembro superélite de la patrulla galáctica!!”. Entre posturitas y poses de acción, el morador del espacio le contará a Ômori como su nave ha sido averiada tras el accidente, y también el motivo por el que ha sido destinado a la tierra: El radar de su base identificó un objeto volador que se dirigía a la Tierra y es bastante posible que en su interior se encuentre un ser extremadamente poderoso y despiadado, que acabará con la vida de todos los que lo habitan.

Jaco el patrullero galáctico tiene una historia sencilla, sin mucha vuelta de hoja, con sus intrigas obviamente, pero sin complicaciones. Además, si hay algo que realmente aprecio de la obra de Toriyama es como trata la rutina y la cultura japonesa como un ciclo vital. Todo es natural y fluido, todos los personajes son educados y honestos, no existe una maldad profunda en ellos, si no más bien un conflicto de intereses, que en muchos casos acaba con un desenlace amistoso. Es un autor muy agradable de leer, porque te transporta a un mundo inocente, donde te sientes cómodo y libre de viajar y soñar.

La personalidad de sus personajes, se puede dibujar con tanta sencillez como sus contornos. Ômori es un viejo cascarrabias pero con un gran corazón y Jaco un extraterrestre tontorrón y muy orgulloso. No necesita mucho más para que nos encariñemos con ellos. Los secundarios por su parte, tampoco están exentos de carisma, y casi todos cuentan con un rol trascendental para el desarrollo de la obra.

 

Pero hablemos seriamente de algo que me tiene francamente preocupado. Y es que cuando se trata de Akira Toriyama, poca gente logra ver más allá del subtítulo: El autor de Dragon Ball. Me parece realmente triste que alguien tan grande como Akira Toriyama, un auténtico referente en la industria del manga, sea reconocido únicamente por crear a Goku y a Vegeta. El japonés cuenta con otras obras geniales como esta, que en la mayoría de los casos son olvidadas o desconocidas. Yo no soy ningún experto en Toriyama, no he leído todas sus obras, pero como otros tantos de vosotros, soy consciente del universo que este hombre ha sido capaz de crear de la nada. Su estilo de dibujo es tan característico, que varias compañías de videojuegos lo contrataron para realizar el diseño de personajes. Y no estamos hablando de juegos pequeños, si no auténticas obras maestras del JRPG como Dragon Quest, Chronno Trigger o Blue Dragon.

Me ha gustado esta obra, y quiero que se la reconozca por sus méritos propios. Cuando se trata de grandes maestros, reducir su éxito a una sola serie me parece ridículo. Tolkien no escribió solo el Señor de los Anillos, ni Studio Ghibli hizo solo El viaje de Chihiro. Intentemos ver un poco más allá y ser algo más críticos. Ni todo lo que hace Toriyama es genial, ni todo lo que no sea Dragon Ball es basura.

Como conclusión Jaco el patrullero galáctico me resulta una obra muy correcta. Sincera, honesta, divertida e ideal para todos los públicos. Pues cuenta con toda la experiencia de un maestro del manga, pero con la inocencia del niño que todavía habita la piel de Toriyama-sensei.

Ex colaborador de la webhttps://www.lascosasquenoshacenfelices.com
Ex colaborador de Las cosas que nos hacen felices al que agradecemos su tiempo y su aportación. Muchas gracias.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Análisis de Titans (Titanes). Temporada 3. Capítulo 9

Bienvenidos, seguidores de Titanes (Titans) a otro capítulo más de esta serie de HBO Max que tan buenos momentos nos está dejando. En este...