Crítica de Géminis: Un gran espectáculo visual que flaquea en todo lo demás

0

La nueva película del prolífico director Ang Lee nos llega como un punto de referencia en lo que se refiere al avance de los efectos digitales, con ni más ni menos que Will Smith interpretando dos papeles: por un lado, Henry Brogan, un asesino gubernamental sin parangón a punto de retirarse tras haber desarrollado una conciencia tardía y por el otro, Junior, un clon de Brogan de 23 años creado por un proyecto secreto dentro del gobierno estadounidense al que envían para que dé finiquito a su versión original. Como podéis ver, tenemos entre manos todo un tecno-thriller de ciencia ficción con una premisa bastante interesante y, más que eso, los medios técnicos para llevarlo a cabo. 

Como podréis intuir por la premisa, estamos ante una película de acción con tintes de espionaje en la que en bueno de Ang Lee despliega todo un arsenal técnico que lleva perfeccionado desde hace años, recordemos que cuando el cine de superhéroes era aún un embrión de lo que es hoy en día, Lee ya estaba engarrafado en aquella película del Increíble Hulk que no gustó a muchos, pero cuya calidad técnica resultaba innegable. A lo largo de los años ha ido puliendo sus habilidades con otros filmes como la visualmente impactante Vida de  o la reciente Billy Lynn en la que experimentaba con el tema de los frames por segundo, un novedoso recurso que también se ha traído a Géminis. Y ahora quizá os estéis preguntando ¿pero por qué tanto análisis técnico? Pues porque sinceramente, se me hace difícil analizar esta producción sin hacer hincapié en que, irónicamente, es una película con dos aspectos muy diferenciados que al igual que sus protagonistas chocan entre sí: un apartado visual impresionante y un guion más bien mediocre que impide que llegue a las cotas de grandeza que se podía esperar. 

Empecemos desgranando el aspecto técnico, he de decir sin tapujos que la tecnología de rejuvenecimiento facial que emplea este filme es la más avanzada que la industria del cine nos ha regalado hasta la fecha, sin lugar a dudas. A diferencia de otras producciones en las que los actores rejuvenecidos apenas aparecen o en las que pasan bastante tiempo en pantalla, pero no llegan a convencer del todo (Capitana Marvel me viene a la cabeza) en esta ocasión el doble digital de Will Smith no solo es parte integral de la trama sino que realmente llega a ser muy convincente la mayoría ocasiones, soportando primeros planos y escena a plena luz del día, con la dificultad añadida de tener que hacerle la réplica a su versión madura. Los que recuerden aquella Tron Legacy con un Jeff bridges rejuvenecido interpretando al personaje de Clu se darán cuenta con el primer vistazo de lo lejos que ha llegado la técnica en relativamente poco tiempo. Otros aspectos a destacar de una cinematografía preciosista son unas localizaciones muy bien elegidas (estamos ante una de estas películas trotamundos a lo Misión imposible), un uso interesante de planos en primera persona, así como una implementación del efecto 3D de lo más potente desde el Avatar de Cameron. Los diferentes elementos en pantalla y el efecto de profundidad de fondo se hacen evidentes en cuanto nos ponemos las gafas y, aunque sigue siendo una pena que la necesaria opacidad causada por el tiente de las lentes nos roben algo de los vibrantes colores, en cómputo general estamos hablando de un efecto que en mi opinión representa un plus a la hora de disfrutar de la cinta gracias al gran cuidado con el que se ha implementado. El efecto de 60 frames por segundo que Lee introduce a lo largo de todo el metraje es otro cantar, llegando a ser desorientador en ciertos momentos 

A pesar de toda esta pericia técnica, y de contar con un buen pulso narrativo y escenas de acción solventes, hay que reconocer que Géminis cojea muchísimo de una de sus patas, el guionNos encontramos ante una historia con elementos trilladísimos dentro del género del espionaje, las agencias secretas y demás, algo que se usa como muleta para ahorrase muchas de las típicas escenas expositivas que vemos en otras producciones parecidas, pero que a la vez la hace parecer un producto algo derivativo. La sensación es la de estar viendo un spin-off de las últimas entregas de la saga Misión Imposible con una premisa algo diferente. Los personajes, a excepción de los varios Wills, son unidimensionales y bastante prescindibles, destacando a una Mary Elizabeth Winstead que hace lo que puede como la sidekick incondicional de turno y lamentando a un Clive Owen con un papel bastante solvente pero criminalmente desaprovechado. Pero lo más decepcionante es que estamos ante una película cuya premisa es una invitación directa a la reflexión, a examinar a través de los dos personajes principales las consecuencias psicológicas y éticas de la clonación y lo que ello implica para los involucrados. En Géminis no hay tiempo para eso, no hay tiempo para casi nada de hecho, los personajes no tienen el espacio necesario para respirar y desarrollarse, y las implicaciones de la experimentación genética se limitan a las posibles aplicaciones militares de iniciativas parecidas. En su favor hay que decir que muy pocas películas de acción consiguen aunar la disquisición filosófica y las escenas de acción, y desde luego no estamos ante una nueva Matrix. 

Con todo hay que reconocer que estamos ante una película de acción solvente y una de las mejores producciones de Smith desde sus tiempos de Yo Robot y Soy Leyenda. Una cinta que hará las delicias de los entusiastas de los efectos visuales y que ofrece una experiencia única en cines, donde creo que merece la pena el precio de admisión. A nivel de guión estamos ante un producto bastante mediocre que cubre todas las bases pero que no llega a tener la chispa de otras películas de acción recientes, negándose a explorar las partes más interesantes de su propia mitología, algo que le hace más daño de lo que en un primer momento se pudiera imaginar. En conclusión, si os gusta la acción y el espectáculo merece la pena su visionado, pero no vayáis esperando un producto revolucionario. 



el autor

Graduado en Estudios Ingleses por la Universidad Autónoma de Madrid. Aficionado a la literatura, el arte, el cine y el mundo de los videojuegos, con una especial predilección por el género de ciencia ficción en todos los medios.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Para los fans de Spider-Man, hoy es un brand new day. Según informa Variety, Sony Pictures y Marvel han anunciado que el hombre araña se…