Crítica de Rambo: Last Blood

2

Reconozco que no soy fan de esta saga. Solo me gusta la primera (y mucho) pero el devenir de la misma me parece lamentable. La segunda me parece al menos entretenida, pero la tercera y cuarta… ufff. Así que como comprenderéis no di precisamente saltos de alegría cuando se estrenó la quinta parte del veterano de Vietnam. Pero finalmente ha caído en mis manos y os traigo mis valoraciones. De momento os digo ya que me parece mejor que las infumables (para mí) tercera y cuarta. Para la película, Stallone confía la dirección en Adrian Grunberg quien trabajase con Mel Gibson en Apocalypto como ayudante de dirección y que en 2012 daría el salto a la dirección con una casquería para Gibson titulada en España Vacaciones en el infierno. Ya os digo yo que Grunberg tiene que pulir muchas cosas para ser un director reconocido en el género, no vale con llevarlo todo al sadismo.

Un héroe para el pueblo: Introducción.

Rambo vive en un rancho en Arizona con su ahijada y la abuela de la joven. La primera escena ya nos muestra un hombre en contínua redención. Hay una tempestad y acude como voluntario a ayudar pese a poner su vida en riesgo. Posteriormente vemos que en el rancho lleva una vida apacible. Se ha convertido en un «padre». Bajo su tutela tiene a una joven que nunca entendió como pudo su padre abandonarla por lo que desoyendo los consejos de John Rambo, va a México a buscar respuestas. Mientras, John sigue con su ocio; un entramado de túneles bajo el rancho. ¿Cuál es el objetivo de toda esa obra? Menudo ingeniero tenemos.

Trata de blancas en México: Nudo.

Hasta aquí llevamos media hora de una película de hora y media de duración. No ha pasado nada o sea que se hace complicado su visionado hasta que la ahijada de John se nos cuela en México. No lo vi venir y es que la película es un remake de Venganza de Liam Neeson. La joven cae en las garras de los mexicanos (jajajaja) hermanos Martínez, interpretados por Óscar Jaenada y Sergio Peris-Mencheta, ambos españoles, ejem. Hay que decir que los chavales cumplen, que leí en su día que eran papeles de vergüenza. Con lo que tienen en el guion y la historia bastante hacen. Cuando John se entera de que ha desaparecido su ahijada no tarda en dar con la red de tratas y sale trasquilado nuestro pobre protagonista.  Aquí aparece su ángel de la guarda, una periodista freelance que ya perdió a su hermana con dicha red. Un personaje interpretado por Paz Vega. Gracias a ella nuestro héroe rescata a su ahijada pero con fatales consecuencias. ¿Resultado? Habrá venganza.

Para esto hemos venido: Desenlace.

Ya llevamos poco más de una hora. Uno ha esperado demasiado. Y es que estás viendo Rambo. Hasta la segunda parte de la película, Historia de un matrimonio tiene más acción. Dudaba por un momento si estaba viendo Rambo o un biopic de un pensador. Cierto es que no te aburres del todo en el segundo acto como sí pasaba en el primero. Pues lo que decía, para lo que viene a continuación es para lo que habíamos venido. Antes hemos visto a John y ahora damos paso a Rambo. Lleva la pelea a su rancho donde el entramado de túneles cobra significado. Asistimos a unos veinte minutos de placer culpable. Mutilaciones, cercenamientos, cacería salvaje, en definitiva casquería a cascoporro.

Valoración final.

Con una trama genérica, la película como despedida de un personaje icónico es clamorosamente errónea. Es Rambo porque te dicen que es él. Pero es un personaje que podría apellidarse de cualquier otra manera. Como película en sí distrae sobre todo en su traca final. Eso y el gustazo de volver a ver a Stallone emplear el arco.

Hay que echarle ganas para verla pero su duración de 90 minutos tampoco haces que te lo pienses demasiado a poco que seas fan. Decía que me ha gustado más que la tres y la cuatro pero es que para mí eso no tiene mérito. Rambo: Last Blood es una mala película con la que puedes echar una tarde de domingo si no eres muy exigente con el género. Triste despedida para un icono de 37 años cinematográficos. Para colmo y pese a que Brian Tyler compone una cumplidora banda sonora, no suena el It´s a long road de Dan Hill en los créditos finales. ¿En qué estabais pensando?

Un saludo y sed felices.



el autor

Community manager, Historiador y documentalista, apasionado del cine, las series, la lectura y el fútbol... en definitiva de las cosas que nos hacen felices.

2 comentarios

  1. Buenas, a mi me decepcionó bastante, no hay acción hasta el final y eso que es una película de acción y no ves lo que has venido a ver, acción. Por lo demás como dices la trama es muy genérica y la hemos visto en cantidad de películas de acción y western. En resumen muy decepcionante, no coincido contigo en lo de la 4, la 3 si me pareció floja, pero la 4 me gusto bastante más porque sin ser una gran cosa era mucho más disfrutable y veías mucha más acción. Por otro lado, a mi sí me gusto la de Vacaciones en el Infierno.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
En el 2016, el polémico y reconocido director de cine italiano Paolo Sorrentino nos trajo The Young Pope, una controvertida y conmovedora historia sobre un…