IniciocineCrítica de SAS: El ascenso del Cisne Negro (2021): Una sosa jungla...

Crítica de SAS: El ascenso del Cisne Negro (2021): Una sosa jungla de cristal en tren sin el pulso de McTiernan y el carisma de un McClane

Viernes de Netflix. Miro a ver si hay algún estreno y encuentro que liberan SAS: El ascenso del Cisne Negro, cuya sinopsis reza que es una Jungla de Cristal pero en el tren que pasa por el Eurotunel. Pues play y al lío que me puse. Y ahora os traigo mi valoración. Vamos a ello.

Dirección y reparto.

Una película en la que hay acción en un lugar cerrado y con uno enfrentándose a todos, necesita de dos cosas, un director con pulso en la acción y un actor con carisma y fuerza física e interpretativa. Ya os digo que en lo primero podemos llegar al cinco poque queremos premiar al realizador por intentarlo, aunque apenas lo consigue. Pero quien suspende con cero patatero es el actor Sam Heughan que no acaba de transmitir de ninguna de las maneras.

Dirige SAS: El ascenso del Cisne Negro, , destaca en su curriculum series de acción como Banshee, Agentes de SHIELD o Luke Cage. El reparto es bastante interesante la verdad. Sam Heughan es cierto que no me sonaba, pero es nada más y nada menos que el protagonista de la serie Outlander. Por lo que me cuentan de esa serie el carisma del actor reside en sus dorsales y abdominales… en fin. Luego tenemos a Ruby Rose especializada en papeles de villana y tipa dura. Y como no, el gran Tom Wilkinson, que aunque sale poco se come la pantalla. En papeles más secundarios tenemos a Andy Serkis (Gollum para los amigos) y a un Tom Hopper intérprete que a los seguidores de Black Sails y Umbrella Academy debería de sonarles.

SAS: El ascenso del Cisne Negro

El Cisne Negro mola.

Los primeros minutos son ciertamente espectaculares. Una misión de un grupo mercenario pagado por el gobierno ingles para echar a un poblado georgiano donde tiene que pasar el gasoducto si o si. Recurren a mercenarios porque la vía legal ya ha sido más que probada al parecer. Pero el poblado les recibe a tiros y el Cisne Negro es implacable. En este punto cabe destacar a tres personajes: El jefe, William Lewis (el siempre imponente Tom Wilkinson) y sus hijos el un poco inepto Oliver Lewis y por supuesto Grace Lewis (Ruby Rose), quien está llamada a heredar el mando cuando su padre se retire. El exterminio de la zona es aprobada por George Clements, un Sargento inglés que lo observa todo.

SAS: El ascenso del Cisne Negro

Pero un video de un georgiano muestra la brutalidad del asalto y el gobierno de God Save The Queen no puede tolerarlo y ordena la captura de la familia Lewis. En el asalto el padre muere. Hasta aquí la introducción larga de la película y lo mejor de la misma si me apuráis. Porque lo que sucede a partir de entonces es cierto que ya no me va a funcionar tan bien.

Una cadena de sucesos nada creíbles.

A partir de aquí que es lo que debría más de molar (esa Jungla de Cristal que nos han vendido) asistimos a una cadena de malas decisiones del guionista que acaba por sacarme de la película. Por un lado tenemos a nuestro protagonista, Tom Buckingham, que coge el Eurostar, que es el tren que comunica Londres con Paris. Pero es que vaya casualidad que ese mismo tren es el que decide secuestrar el Cisne Negro en venganza a la muerte de su padre. Casualidad porque precisamente Tom es el agente que lideró el asalto a la casa de los Lewis.

Después tenemos más escenas irrisorias como esa mujer de que acompaña a Tom que cuando puede huir de asesinos sanguinarios (han disparado a sangre fría delante de ella) decide quedarse para ayudar porque es médica. Y la que se lleva la palma, la charlita en lo alto del tren del héroe con la niña… ¿En serio? Y por último el tema de los agentes del SAS y lo fáciles que son de sobornar… Y recordemos que todo ello aderezado de un actor menos inexpresivo que una rama.

Luego está el tema de que la acción es anodina y simple. Mucho mejor la escena del poblado y el asalto a la casa que todo lo que acontece en el Eurotunel.

SAS: El ascenso del Cisne Negro

Consideraciones finales.

La película pese a lo expuesto en párrafos anteriores me ha entretenido. Son dos horas de tiros y el realizador no lo hace mal. El asalto al poblado me ha parecido lo mejor. Hay un tema que subyace de fondo en la película y que en cierta forma se agradece, aunque el resultado no es del todo satisfactorio. Y es cuando al principio nos hablan de la psicopatía. Seres calculadores, fríos, siendo lo mejor en lo suyo pero incapaces de amar. Estas cualidades la vemos en nuestro protagonista Buckingham y en Grace, la villana. Ella de hecho, en el enfrentamiento final se lo comenta. Y es cierto que Tom tiene que lidiar con ello. Es un aspecto ciertamente original para darle un desarrollo más al héroe que podría haberse utilizado mejor.

En definitiva son dos horas de película que a poco que apagues el cerebro pasarás un rato entretenido. Y luego al día siguiente SAS, El ascenso del Cisne Negro pasará a formar parte de ese contenedor enorme de películas que posee Netflix y de la que nadie se acordará.

Un saludo y sed felices.

Carlos María Porras Castañoshttps://despojosdelahistoria.wordpress.com/
Community manager, Historiador y documentalista, apasionado del cine, las series, la lectura y el fútbol... en definitiva de las cosas que nos hacen felices.

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad