InicioSeriesAnálisis de Riverdale. Temporada 5. Episodio 13

Análisis de Riverdale. Temporada 5. Episodio 13

Como todas las semanas, analizamos el nuevo episodio de Riverdale, en este caso decimotercero de la quinta temporada o, si lo prefieren, capítulo 89 del listado total. La serie, que tiene como showrunner a Roberto Aguirre-Sacasa, se emite por The CW y puede ser vista en España por Movistar+.

Bienvenidos a un nuevo análisis de Riverdale. Después de haber conocido el pasado de Hiram en la gran entrega de la semana anterior, volvemos a la fragmentación habitual y aun cuando siempre haya alguna objeción (o no sería Riverdale), no es un mal episodio. Al igual que la ópera prima de Quentin Tarantino, lleva por título Reservoir Dogs, pero el sentido es más literal.

Tenemos visiones de guerra, traumas del pasado (humanos y caninos) y mucho homenaje, entrecruzándose por allí cine slasher, El Bar Coyote, Jesucristo Superstar o El Regreso . Suena a mucho, pero a no olvidar que es Riverdale, así que mejor pasemos a analizar este nuevo episodio advirtiendo que SE VIENEN SPOILERS DE LA TRAMA y recordando que pueden leer aquí nuestros análisis anteriores.

Secuelas de Guerra

Por primera vez desde aquel episodio 4 en que diéramos el salto temporal de siete años, volvemos al campo de batalla de esa guerra indeterminada a la que las pesadillas de Archie nos llevan. Una escena bélica razonablemente lograda dentro de las limitaciones técnicas (esto no es cine, desde ya) nos muestra el momento en que Archie salva la vida a Eric mientras este pierde su pierna.

Archie no es, de todas formas, el único acuciado por los fantasmas de la guerra: Eric despierta en plena noche y le confunde con un enemigo. Aun cuando, con ayuda del tío Frank, logran controlarlo, yo no tendría un tipo así en mi casa; no sé ustedes…

Frank sugiere que Eric necesita asistencia profesional y Archie le responde que viene pidiéndola sin respuesta oficial. Es una subtrama interesante, pero sorprende que aparezca tan tarde: los traumas de Archie, por lo menos a ese nivel, son algo nuevo para nosotros.

Por otra parte, el tío Frank (¿fue indultado finalmente?) ha ido a un refugio para perros y se vino con una nueva mascota, lo cual reaviva en Archie recuerdos de Vegas (nos enteramos que murió mientras él estuvo en el extranjero), pero también de Bingo, perro que, según dice, el regimiento había adoptado como propio: ya veremos que no es tan así…

Cazadora Cazada

Ya les había anticipado que la idea de Betty de hacerse pasar por camionera para salir a la carretera a la caza del secuestrador (o asesino) de Polly no parecía buena. Se la ve, eso sí, trabajando muy bien en dupla con Tabitha mientras se comunican por radio a la pesquisa de los camiones. Pero Betty hace tonterías: se presenta en plena noche a uno de los camioneros haciéndose pasar por prostituta, resultando que el sujeto es agente encubierto del FBI y quiere arrestarla por ejercicio de prostitución en la vía pública. Ella muestra su propia placa y en ese momento se presenta uno de los dos principales tóxicos de esta temporada, es decir su ex pareja Glen, quien le recrimina por estar actuando para una fuerza a la que ya no pertenece y le retira, en consecuencia, su identificación y su arma.

No entiendo para qué se camufló Betty como camionera: si iba a hacerse pasar por prostituta, ¿no era mejor salir a la carretera con botas altas y ligera de ropas? Está bien: el asunto era perseguir camioneros pero ninguno de ellos será tan estúpido de no advertir que su camión está siendo seguido por otro. El plan de Betty, o sea, ni siquiera tenía sentido y se entiende su fracaso. Ojo, tampoco es que Glen demuestre mucha inteligencia: se le ve más interesado en arrestar chicas de compañía que en atrapar al asesino y la propia Betty se lo dice. Madre mía, si estos son los agentes del FBI…

Betty evita ser arrestada pero su pesquisa ha terminado por no conducir (literalmente) a nada. Tabitha tiene una mejor idea: invertir la estrategia y atraer camioneros como abejas a la miel en lugar de salir tras ellos. Lo que deberían haber hecho desde un principio, bah…

El hecho es que tanto Pop´s como el Whyte Wyrm se convierten en una especie de Bar Coyote, con un grupo de muchachas que bailan sobre la barra y se hacen llamar Las Zorras Salvajes. No hace falta decir que Betty y Tabitha son parte del staff, completándose el cuarteto con Cheryl (impensable otra cosa) y Veronica. Lo que me pregunto es cómo lograrán recomponer la imagen familiar de Pop´s después de eso.

La Loba y el Lobo

Mientras Betty está a la caza de camioneros, Veronica lo está de potenciales clientes e inversores para su negocio de joyas. La cosa no parece ir bien hasta que mete mano Reggie, quien está en plan de redención tras cesar su vínculo con Hiram.

Haciendo gala de sus habilidades ya mostradas en el episodio anterior, utiliza su talento de persuasión para, teléfono mediante, conseguirle a Veronica inversores de Wall Street.

Más aún: le da nombres de inversores de SoDale, el faraónico proyecto del cual Hiram, según él, jamás ha construido nada y viene dilatándolo para utilizar el dinero en su búsqueda de paladio.

Sorprende que Reggie sepa más sobre los negocios turbios de Hiram que su propia hija: es cierto que en los últimos tiempos ha sido más allegado que ella, como también que la relación Hiram-Veronica dista de ser buena, pero llama la atención que ella nunca se haya enterado de nada siendo que el proyecto SoDale viene de la segunda temporada y han existido momentos de tregua y hasta de colaboración entre ambos.

Por otra parte, lo de Reggie no termina de verse muy ético: aun con todo lo que podamos endilgar a Hiram, viene de alentarlo para alejarse del mundo del crimen y acercarse a su padre. Digamos que Reggie no fue muy agradecido: al menos podría haber esperado algo más para traicionarle…

Lo cierto es que se mantuvo leal a su antigua amiga y ambos parecen funcionar muy bien como sociedad cuando le arrebatan inversores a Hiram. No sé ustedes, pero yo detecto un brillo especial cuando Veronica lo mira obnubilada y le dice que es un genio. Pregunto: ¿qué está pasando entre esos dos?

Cheryl Superstar

En un claro homenaje a Amanda Seyfried como Caperucita Roja, Cheryl recorre los bosques farol en mano y se encuentra con Kevin, quien anda como alma en pena tras su ruptura con Fangs.

Al otro día en el colegio, ella busca darle ánimos pero, sobre todo, sumarlo al culto que están erigiendo los Blossom y del cual ella es pastora: es genial cuando le dice que no se sintió tan bien desde que organizó el juego de las llaves.

Él se muestra respetuoso pero desinteresado (recordemos que ya pasó por la experiencia de La Granja), lo cual no impide que Cheryl, que viene de una experiencia parecida con Toni, le consuele y aconseje ir a ver a Fangs para pedir disculpas y tratar de recomponer las cosas.

No sale bien: el pobre Kevin lo encuentra en pareja con Moose Mason y nada puede ser más devastador que ver juntos a sus ex novios. Desolado, vuelve a Cheryl: ella insiste en darle ánimos para seguir adelante y, una vez más, lo invita a su iglesia. No se sabe bien por qué esta vez él cambia de idea, pero parece no recordar lo que vivió con La Granja.

El momento místico termina con ambos haciendo a dúo Everything´s Alright, la canción que en la obra Jesucristo Superstar cantan María Magdalena y Jesús (omitida la parte de Judas): es una bella interpretación la de Madelaine Petsch (Cheryl), en tanto que Casey Scott (Kevin) cumple con dignidad dentro de sus limitaciones vocales. No sé ustedes, pero yo noto una luz especial cuando se tocan las manos o se miran a los ojos. Pregunto: ¿qué está pasando entre esos dos?

Coyote Pop´s

He comparado tanto a Hiram con el coyote de la famosa serie animada que podría pensarse que el subtítulo remite a él, pero no: me refiero a la reconversión de Pop´s y del Wyrm en trampa para camioneros merced al número de las Zorras Salvajes que, bailando sobre la barra, interpretan Nothing´s but a Good Time, de Poison. Claro homenaje (explícito, de hecho) al Bar Coyote: quizás hubiera sido más completo si hubieran escogido alguna de las canciones que se interpretan en el filme, pero habría dejado de ser homenaje para ser burda imitación. Así está bien.

¿En qué consiste el plan? Primero que nada en crear una base de datos con los asistentes pero, además y mientras ellas emboban con su baile a los camioneros, Kevin se dedica a inspeccionar los camiones estacionados fuera del local a la búsqueda de elementos que se puedan relacionar con las chicas desaparecidas. La trampa no da todo el resultado que esperaban y el hallazgo de marcas de sangre en uno de los vehículos termina correspondiéndose con una vaca.

Pero cuando ya todo ha terminado, un tardío y decepcionado camionero arriba al lugar y otra vez hay sangre, esta vez en la puerta.

Aun cuando las cuatro habían acordado no subirse a ningún camión, Betty se apea al mismo tras enviar mensaje a Tabitha para ponerla al tanto.

El conductor no puede ser más obvio: en un momento comenta lo divino de ver el momento en que una vida se apaga. Cuando, deteniéndose en medio de la noche, anuncia que baja para orinar, sobreviene una escena slasher reminiscente de tantas que hemos visto. Intenta atacar a Betty con un cuchillo, pero ella le deja inconsciente y luego, de manera estúpida, le da la espalda para dar aviso por teléfono a Tabitha.

Al mejor estilo Halloween, él ya no está en el suelo cuando se da la vuelta: no parece un fallo, sino otro homenaje slasher, pues así suele ocurrir en ese tipo de filmes.

Caemos entonces a La Matanza de Texas: el tipo ha ido por una motosierra y hasta corta el techo del habitáculo en que Betty se ha encerrado.

Finalmente, ella lo vuelve a dejar inconsciente tras arrojarle una llave inglesa al rostro y me quedo pensando que la subtrama se resolvió de modo demasiado simple.

Tabitha llega y plantea entregarlo, pero Betty prefiere mantenerlo cautivo en algún lugar oculto a los efectos de sonsacarle información sobre el paradero de su hermana.

Perros de la Guerra

No solo Archie y Eric lucen aterrados y traumados por el pasado; también el perro que ha traído Frank: muestra, de hecho, heridas en las orejas y se ha puesto violento al cruzarse, en la calle, con otro perro. Frank confiesa entonces que en el refugio le dijeron que había sido usado para peleas ilegales y, en efecto, terminan dando con un depósito en el que se mantienen en cautiverio a animales destinados a tal fin.

Archie golpea al dueño del lugar hasta casi desfigurarlo y los perros son llevados un refugio para adopción que han montado en lo que antes era el gimnasio de box.

Han decidido llamar Bingo a la nueva mascota y nos enteramos que ese nombre no correspondía, en realidad, a ningún perro del regimiento sino a un soldado al que Archie no pudo salvar en el frente.

Aun cuando se le consuela con que no puede pretender salvar a todo el mundo, está lleno de culpas, así como decepcionado y asqueado de ver que Riverdale, tal como ha quedado demostrado con el asunto de los perros, es un lugar lleno de maldad.

Bingo (el original) es algo así como su soldado Ryan, pero uno al que ni siquiera logró salvar y que, como tal, persigue a Archie en pesadillas y visiones nocturnas.

Un llamado telefónico parece tener que ver con la asistencia psicológica que fue solicitada para Eric, pero Archie afirma que él también la necesita.

Balance del Episodio

No sé si lo notaron, pero fue todo muy canino: el perro rescatado por el tío Frank, el recuerdo de Vegas, los perros cautivos para peleas, la loba (y el lobo) de Wall Street, la referencia al coyote, las zorras salvajes y la imagen de Cheryl como Caperucita que, inevitablemente remite a la historia del lobo.

Y a propósito de canes, ¿soy el único que se puso triste al enterarse de la muerte de Vegas?  Es cierto que por la edad y el tiempo transcurrido, era difícil pensar que siguiera vivo, pero ese animalito tan icónico de los cómics de Archie terminó teniendo un ruedo muy breve en la serie y siento que ni siquiera nos dejaron despedirlo.  Hasta siempre, querido Vegas: estarás en el cielo de los perros…

rph royalty — riverdalecentral: Vegas waiting by the door for...

Las trampas, ya sea para atraer camioneros o inversores, fueron una constante del episodio y en ellas siempre hay un juego de lobo y cordero, con roles difuminados.

La subtrama de Betty persiguiendo a los camioneros fue, sin dudas, la más débil y, al final, terminó haciendo lo que debió desde el principio.

 

Como agente (o ex agente) del FBI, la rubia sigue sin convercer y, por momentos, Tabitha pareciera tener mejores ideas que ella. Así y todo, creo que esa sociedad puede dar buenos frutos y Erinn Westbrook se sigue afirmando actoralmente en un personaje cada vez más interesante.

Las sociedades en dupla, de hecho, están a la orden del día y si bien no da impresión de que lo de Betty y Tabitha acabe en tensión sexual (aunque en Riverdale nunca hay que aventurar nada), sí me parece estar pescando algún guiño cómplice entre Veronica y Reggie. No sea cosa que, esperando que ella se divorcie, Archie se termine quedando con las manos vacías.

¿Y qué pasa con Cheryl y Kevin ahora que, además, están hermanados por el culto? ¿Será posible que tengan su lapso heterosexual entre tanto revuelo de parejas distanciadas? Y ya que hablamos del culto, es un gran interrogante en qué acabará eso: de momento luce bastante inocente, pero se me ocurre que es calma previa a la tempestad.

La pelirroja (y ya van varias veces) fue la estrella del episodio: paseando por los bosques cual Caperucita, oficiando como sacerdotisa de la nueva iglesia, haciendo de consejera sentimental, bailando sobre la barra o haciendo una hermosa interpretación sobre Jesucristo Superstar. Y el mensaje de esa canción, que anima a cerrar los ojos y relajarse para disfrutar del momento, encaja a la perfección con Kevin y con un Archie que sigue desperdiciando momentos por querer salvar al mundo.

Solo espero que no sean ciertos los rumores de que Madelaine Petsch no estaría en la siguiente temporada por estarse llenando su agenda de compromisos cinematográficos.  Sería una gran pérdida…

La gran pregunta es, desde luego, qué pasa con Jughead. La última vez que le vimos fue dos episodios atrás subiendo a un camión y estremece pensar que el camionero pueda ser el mismo que el que han atrapado. Es llamativa su ausencia absoluta en esta entrega: no es solo que no lo hayamos visto; tampoco tuvo parlamento en off al inicio y ni siquiera se mencionó su nombre. Por lo pronto, el avance del próximo episodio muestra que volveremos a saber de él aunque, según se ve, en algún flashback de los días de Stonewall; también vemos a Archie cada vez más acuciado por las visiones de pesadilla y a Betty en plan psicópata.

Sin el brillo de la entrega anterior, vimos un episodio potable. Es bueno que hayan recordado que los homenajes y los musicales son puntos fuertes de una serie que se vuelve interesante cuando nos da a entender que la cosa no va del todo en serio. La factura técnica también ha estado en buen nivel, no solo por las escenas bélicas, sino por la fotografía e iluminación que se han lucido especialmente en escenas nocturnas.

Veremos qué nos depara la próxima entrega. Les espero entonces y mientras tanto les dejo con Everything´s Alright, en su versión completa de Jesucristo Superstar. Sean felices…

 

Rodolfo Del Bene
Soy profesor de historia graduado en la Universidad Nacional de La Plata. Entusiasta del cine, los cómics, la literatura, las series, la ciencia ficción y demás cosas que ayuden a mantener mi cerebro lo suficientemente alienado y trastornado.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS