Iniciocine¿Debe el cómic incorporar los cambios de las películas?

¿Debe el cómic incorporar los cambios de las películas?

El mundo del cómic lleva experimentando una crisis de popularidad desde finales de los años 90. No creo que esta afirmación sorprenda a sus aficionados‚ al menos‚ a los que llevan tiempo siguiendo este medio. Podríamos ponernos a citar las razones‚ como la burbuja especulativa o la piratería‚ pero eso no es lo importante. Lo que nos ocupa hoy es uno de los métodos que las editoriales han utilizado para captar nuevos lectores: la excesiva similitud de los personajes con sus versiones del cine.

La lógica detrás de esta decisión resulta evidente. Aunque los tebeos con más de cincuenta años ya se hayan desgastado por la interferencia de guionistas‚ dibujantes y editores que no se molestan en conocer a sus personajes‚ las creaciones más prominentes de estas compañías siguen contando con un mundo fascinante y con un atractivo potencial enorme para el consumo de masas. Por eso‚ las versiones del celuloide tienen como objetivo sintetizar en dos horas todos esos años de cómics‚ destilar las malas historias y crear un producto original pero respetuoso con el material en el que se basa.

Desde hace tiempo‚ los logros del cine y la animación han superado con mucho a los de las propias historietas‚ que tratan de arañar unas pocas ventas a base de eventos constantes o golpes de efecto baratos. Esto no significa que no existan nuevas series de calidad‚ sino que cada vez son más difíciles de encontrar por la injerencia editorial. Dicho en plata‚ un Sandman no sería posible hoy en día.

Por eso‚ los editores hacen lo que pueden‚ y tratan de dilucidar por qué sus personajes triunfan en el cine y no en el papel que les vio nacer. Por desgracia‚ sus análisis son tremendamente superficiales‚ ya que solo prestan atención a criterios estéticos‚ y no al mimo con el que se adapta y actualiza una historia.

Por esta razón‚ recientemente hemos tenido que contemplar cómo Nick Furia era sustituido de forma poco ceremoniosa por su hijo secreto‚ y cómo Thor se corta el pelo y se deja la barba‚ como Chris Hemsworth. Muchos aficionados al cómic comprueban con horror cómo sus iconos de la infancia son sustituidas por una versión descafeinada e irreconocible. Es como si sustituyéramos la lectura de El Quijote por su resumen en Wikipedia. Esto ha causado un rechazo generalizado en los últimos años.

Sin embargo‚ ¿se trata de un fenómeno novedoso?

Es una pregunta retórica‚ claro: por supuesto que no lo es. Elementos fundamentales de Superman como Jimmy Olsen o la kryptonita provienen de los seriales radiofónicos‚ y la archiconocida Harley Quinn apareció por primera vez en la serie animada de Batman. Estas adiciones al canon de ambos personajes fueron bien recibidas por sus seguidores‚ algo sorprendente si tenemos en cuenta el hastío que han acabado causando los recientes cambios. ¿Cuál es la diferencia entre estos dos fenómenos? Precisamente‚ la clave está en esas dos palabras: adiciones y cambios.

Mientras que la kryptonita fue un añadido interesantísimo a la primitiva mitología de Superman y la villana de Batman resulta un complemento adecuado a la galería de lunáticos de Gotham‚ de nada nos sirve que nos cambien a Nick Furia por otro. Es cierto que‚ en su momento‚ se cambió el Daily Star por el Daily Planet‚ pero debemos tener en cuenta que solo habían pasado un par de años desde la creación del personaje. Después de medio siglo‚ no se puede insultar a los lectores cambiando a un querido personaje por un simple diseño sin personalidad.

Esto no significa‚ claro‚ que no se pueda añadir la versión de Nick Furia de Samuel L. Jackson‚ si no es en detrimento del original. Por ejemplo‚ el pasado como marine de John Stewart‚ incorporado después de la serie de animación de la JLA‚ no es incompatible con el personaje que había existido hasta ahora. Un Nick Furia más joven‚ con características distintivas‚ podría convivir perfectamente con el original. Sin embargo‚ el personaje ha sido ninguneado y despedido sin contemplaciones en favor del nuevo chico de oro del cine. Como este ejemplo tenemos decenas‚ cada uno más sangrante que el anterior.

En definitiva‚ nadie niega que los logros de una serie de televisión o una película puedan trasladarse al cómic. De hecho‚ sería estúpido no hacerlo‚ ya que algunos personajes originales de los medios audiovisuales pueden enriquecer enormemente las historias preexistentes. Sin embargo‚ lo único que se consigue al perder el respeto a personajes de cincuenta años es que los lectores veteranos huyan a Image‚ que está teniendo su Edad de Oro durante los últimos años‚ o a cualquier otra editorial que todavía se atreva a innovar sin ignorar todo lo que ha sucedido antes.

El cine y el cómic‚ como conclusión final‚ son dos medios distintos. Es cierto que hay elementos de la historieta que no funcionan en el celuloide‚ pero también lo es que el tebeo ofrece posibilidades impensables para el cine‚ amordazado por los presupuestos‚ los acuerdos con actores y un control creativo mayor. Ningún medio es más legítimo que otro‚ pero son completamente distintos. Por eso‚ al intentar acercarlos tan radicalmente y por sistema‚ se pierde la diversidad que acercó a gente tan dispar a un mismo medio como es el cómic. Una mala práctica que‚ por desgracia‚ no parece que vaya a finalizar a corto plazo.

Máximo Simancashttps://laautopistadepalabras.wordpress.com/
Periodista. Redactor en esta página y, antes, en el portal digital madridesnoticia. Creador de contenido para redes sociales.

5 COMENTARIOS

  1. Muy buen artículo, Máximo. Estoy de acuerdo con todo lo que dices. Siempre he defendido que cada medio tiene sus normas y sus posibilidades, y que una buena adaptación no es necesariamente un calco de la obra que la inspira. Saludos.

  2. No creo que Nick furia sea el mejor ejemplo. El de las películas esta basado en los cómics, concretamente la version ultimate. Y debido a varios cambios acaecidos en los cómics ha acabado apareciendo en el universo original.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad