El vecino: el superhéroe español de Netflix

0

Aunque muchos crean que el tebeo español nace y muere con la Escuela Bruguera y con personajes míticos como Rompetechos, lo cierto es que también hemos tocado temas tan ajenos a nosotros como los superhéroes. Una de las obras más recientes que trata este subgénero en nuestro país es El vecino de Santiago García y Pepo López, que no he tenido ocasión de leer todavía pero de la que podéis saber más en este enlace. Netflix, en su apuesta por productos patrios como Paquita Salas o La cárcel de papel, ha adaptado este cómic y nos ha dado una serie de diez capítulos, la última de su catálogo durante el 2019. ¿Merecen la pena las aventuras de este particular superhéroe? Acompañemos a Javier López, más conocido como Titán, en El vecino, con nada menos que Nacho Vigalondo como uno de sus creativos.

El Guardián del Cosmos

Javi sería una de las últimas personas a las que poder confiarle un gran poder como el de Titán. Siempre se escaquea en su trabajo, trata de promocionar su patético negocio de camisetas desmotivadoras en cada conversación y parece incapaz de comprometerse con nada. Sin embargo, cuando va a una cabaña alejada de la mano de Dios con su novia Lola, un alienígena que acaba de caer a nuestro planeta le otorga sus poderes antes de morir, en forma de pastillas. Durante los días siguientes, su pareja acaba dejándole por su inmadurez y le despiden del trabajo. Cual quinceañero Peter Parker, se plantea cómo usar sus poderes para lucrarse…

…pero, entonces, entra en escena José Ramón, el otro gran protagonista de la serie. Este estudiante de oposiciones que acaba de llegar a Madrid se encontrará con él cuando, por casualidad, aterrice en su ventana. Intentará guiarle por el camino del bien y explicarle cómo convertirse en un superhéroe mientras su exnovia, periodista, tratará de localizar al nuevo justiciero que está causando furor en las redes sociales.

Las kryptonitas de la serie

La serie tiene muchos problemas, tantos que pueden echar para atrás a bastantes espectadores. Para empezar, los creadores parecen tan empecinados en contar su propia versión del Superman de Donner que la necesidad de introducir elementos paródicos se impone en demasiadas ocasiones a la coherencia argumental. Por ejemplo, mantener la identidad secreta de Titán frente a Lola le causa muchos problemas al protagonista y no le reporta ningún beneficio: no hay ninguna anciana tía al borde del infarto ni ningún estricto papá kryptoniano que justifiquen este comportamiento. Simplemente, su amigo opositor ha leído demasiados cómics y se empeña en que debe mantener este secreto, lo que destroza completamente la suspensión de incredulidad… y que estemos hablando de suspensión de incredulidad en una serie donde Jorge Sanz interpreta al guardián del universo da una idea bastante clara de la gravedad del asunto.

Por otro lado, si se consumen los diez capítulos en un corto período de tiempo, algunas de las escenas y situaciones pueden resultar algo redundantes, por lo que este formato daña a una serie que debería haber tenido cinco o seis episodios a lo sumo, aunque su corta duración hace que se pasen bastante rápido. Otro de sus problemas es la escasa sutileza con la que se presentan los mensajes que pretende hacer llegar al público: por ejemplo, una reflexión bastante acertada sobre la proliferación de las casas de apuestas no viene acompañada de una visión en primera persona de lo que es la ludopatía, sino de un burdo discurso político introducido con calzador. Una lástima, pues el tema daba para mucho más.

El villano eres tú

A pesar de estos defectos, gracias al formato de capítulos de media hora, El vecino consigue ser bastante disfrutable. La comedia costumbrista en el edificio donde vive el superhéroe, que bebe de clásicos como 13 Rue del Percebe o Aquí no hay quien viva, puede llegar a provocar una carcajada en más de una ocasión, con personajes bastante cómicos como el traficante o las ancianas que conviven con nuestros protagonistas. Otros secundarios de mayor importancia, como Lola, su amiga o el sufrido dueño del bar, también consiguen que nos encariñemos con el tiempo.

Pero los indiscutibles protagonistas de esta serie son Javier y José Ramón, que se encuentran superados por la situación en la que se encuentran y, por ello, son los que mayores cambios experimentan. En el caso del estudiante de oposiciones, que también sufre algunos reveses bastante importantes, esta evolución consiste en un mayor cinismo frente a lo bonachón y cándido que podía resultar en los primeros episodios. Básicamente, ha espabilado, pero se trata de un personaje bastante agradable que siempre está allí para sacar a nuestro protagonista de aprietos y al que Adrián Pino encarna a la perfección.

Sin embargo, el que más cambia es Javi, interpretado por Quim Gutiérrez. Comienza como el típico pícaro tan querido por la ficción española añeja y contemporánea (recordemos Qué vida más triste, por ejemplo) pero, conforme lo va perdiendo todo por culpa de su egoísmo, comprobamos cómo su buen corazón acaba abriéndose paso. No hay un gran supervillano que le obligue a madurar, sino que irá tropezándose y levantándose para reparar los problemas cotidianos que ha provocado su inmadurez, con más o menos éxito. La mayor virtud de El vecino se encuentra probablemente en este particular viaje del héroe que no precisa de grandes obstáculos sino de las pequeñas trabas con las que la vida nos disuade de que seamos mejores personas.

Conclusión

El vecino no es una serie perfecta, ni de lejos, y el elemento más importante que me permite recomendarla pese a sus defectos es la duración de sus episodios frente a los pesados capítulos de una hora que solemos ver en las plataformas como Netflix. Sin embargo, es un producto más que decente con el que echarse unas risas, y el trabajo de sus responsables con los protagonistas hace que queramos saber más de estos falibles pero entrañables personajes. Su moraleja sobre la responsabilidad, que se manifiesta en situaciones que todos reconocemos, la convierte en una historia de héroes que no por ser cotidianos son menos súper.



el autor

Periodista recién graduado. Redactor en esta página y en el portal digital madridesnoticia. Creador de contenido para redes sociales. He publicado siete libros de ciencia ficción y fantasía en formato ebook, y cuento con un blog donde expongo mis proyectos. Si pinchas en esta casita tan maja, podrás verlo.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Queridos y queridas, qué mejor forma de terminar la semana que con una selección de lo más destacado de la semana en cine y televisión.…