La extraña desaparición de Agatha Christie

4

Seguramente conozcas a la gran dama del misterio Agatha Christie, o alguna de sus obras más famosas, como Asesinato en el Orient Express o Muerte en el Nilo. Creadora de detectives inolvidables como Hércules Poirot o Miss Marple, su vida estuvo llena de aventuras, viajes exóticos y … misterios sin resolver. ¿Sabías que la famosa autora desapareció sin dejar rastro?

Agatha Christie nacía en 1890 en el seno de una familia inglesa de clase media alta, su infancia fue un poco solitaria, ya que fue educada en casa por sus padres. Además, su madre era una excelente cuentacuentos, y esto la llevó a ser una ávida lectora (aprendió sola a leer a los 5 años) y a desarrollar mucho su imaginación, y desde bien pequeña ya escribía poemas. Era una niña muy tímida, y aunque tuvo una formación esmerada en canto y piano, no tocaba para extraños. Estudió unos años en París, y cuando regresó, a sus 20 años, se embarcó en un viaje que le cambiaría la vida.

Viajó con su madre a El Cairo, y allí se movió en los ambientes glamurosos que posteriormente describiría en sus novelas. Eran las épocas felices del post-imperialismo británico en Egipto, y podemos imaginarla en exclusivas fiestas en hoteles opulentos, surcando el Nilo en fastuosos barcos de vapor y visitando las pirámides a lomos de camellos al amanecer. Allí encontró la inspiración para escribir su primera novela, que… ¡sorpresa! Fue rechazada por los editores. (¿no os recuerda a J.K. Rowling?). Afortunadamente, la decepción no le duró mucho, ya que conoció a un apuesto aviador británico, Archie Christie, se enamoraron, regresaron a Inglaterra y se casaron el mismo año que empezó la Primera Guerra Mundial.

Durante la Gran Guerra, él luchaba en el frente de Francia y ella era voluntaria en la farmacia de un hospital de la Cruz Roja en Inglaterra, donde aprendió mucho sobre toxicología, venenos y los síntomas que producían, conocimientos que usó con maestría en sus novelas. Cuando acabó la guerra, la pareja se estableció en Londres, y tuvieron una hija. La vida era dulce para Agatha, y en 1920, publicó su primera novela, “El misterioso caso de Styles”. En ella presenta a su gran detective Hércules Poirot, y fue un gran éxito. Le siguieron más novelas, y su popularidad crecía a nivel mundial. Sin embargo, como ya se sabe…cuanto más alto vuelas, más dura será la caída.

Agatha Christie

Para Agatha, 1926 (cuando ella tenía 36 años) fue su annus horribilis. Su madre, a la que estaba muy unida, murió, sumiéndola en una profunda depresión. No sólo esto, si no que su marido le pidió el divorcio, ya que se había enamorado de la secretaria de un amigo suyo. Tras muchas idas y venidas, finalmente, el 3 de diciembre él le dijo que quería iniciar una nueva vida con su amante, empezando por aquel fin de semana. Pensaba abandonarlas a ella y a su hija.

Y aquello fue la gota que colmó el vaso. Sólo sabemos algunos hechos de lo que sucedió a continuación. Esa noche, a las diez menos cuarto, Agatha dejó una nota a su secretaria diciendo que pasaría la noche en Yorkshire, subió a la habitación de su hija para comprobar que dormía plácidamente, se despidió de su perro y salió de su hogar, cerrando la puerta tras de sí.

Al día siguiente, encontraron su coche a unos 70 km de su casa, abandonado en la cuneta de un camino rural. En el interior, había algunas de sus pertenencias, pero ni rastro de ella. El mundo se estremeció. ¿Qué fue de la mayor escritora de misterio? Los periódicos apuntaban a todo tipo de teorías… ¿La habían secuestrado por la fuerza? ¿O algo peor? ¿Asesinato? ¿Suicidio? Cerca del coche había un pequeño lago… ¿Se habría ahogado por accidente? ¿Se trataba de alguna estrategia publicitaria? ¿Estaba su marido implicado en la desaparición? Desde luego tenía mucho que ganar…

Agatha Christie

Se movilizaron más de mil policías en la búsqueda, y quince mil voluntarios colaboraron en los rastreos de la zona. Se ofrecieron suculentas recompensas por cualquier pista que ayudara a encontrarla, y hasta el mismísimo Arthur Conan Doyle (creador de Sherlock Holmes) se hizo con un guante de la escritora para que una médium intentara encontrarla. La médium le dijo que Agatha seguía viva, pero no supo localizarla.

Al undécimo día tras su desaparición, la encontraron a 370 km de su hogar. Estaba alojada en un hotel-balneario en Harrogate, Yorkshire, una ciudad turística en aquel tiempo. No estaba muerta… ¿estaba de parranda? Al parecer, había perdido la memoria por completo, no sabía quién era ni que hacía allí. De hecho, no reconoció a su esposo cuando fue a por ella. O eso nos quería hacer creer… Cuando “se recuperó”, la versión oficial fue que sufrió una crisis nerviosa, estuvo ausente de sí misma y no se reconoció en los periódicos. Lo cierto es que jamás reveló a nadie lo que sucedió aquellos días grises, y se convirtió en un tabú durante toda su vida.

Agatha Christie

Personalmente, creo que salió de su casa con la intención de abandonar… la vida. Afortunadamente, no llevó a cabo su supuesto objetivo, lo que le brindó muchos años más de aventuras. De hecho, tras divorciarse de su marido dos años después, empezó a vivir una vida plena como la mujer libre e independiente (y rica) que era. Viajó por todo el mundo, siguió cosechando éxitos con sus novelas, obras de teatro, cuentos… Además, descubrió que le encantaban los yacimientos arqueológicos, y en uno de ellos, conoció al joven arqueólogo Max Mallowan, de 25 años. A pesar de la diferencia de edad y del escándalo que conllevaba en aquellos tiempos, se enamoraron y se casaron en 1930, siendo un matrimonio feliz que duró hasta la muerte de la autora en 1976. “Cásate con un arqueólogo, cuanto más envejezcas más atractiva te encontrará” dijo la siempre genial Agatha.

Como sabéis, este fin de semana se estrena la adaptación cinematográfica de su aclamada novela “Muerte en el Nilo”, de mano del director y protagonista de la cinta Kenneth Branagh, quien encarna al famoso detective Hércules Poirot. A él se une un elenco de primer nivel, que cuenta con grandes estrellas como Gal Gadot (Wonderwoman), Armie Hammer (La Red Social) y Annette Bening (American Beauty), entre otros. Quizá es un buen momento para acercarnos a su obra (aquí tenéis unas sugerencias), y adentrarnos en su enigmático mundo de pasiones ocultas, secretos y apariencias.

 

4 COMENTARIOS

  1. Hola Amelia, muy interesante el artículo, no sé a que te dedicas, cuales son tus aficiones, ni que temas tocaràs en este blog, pero la info aportada es de calidad y diferente. Muchas gracias.

    Un saludo y a disfrutar de las cosas que nos hacen felices!!

  2. Hola Amelia,
    Muchas gracias por hacer un artículo de una de mis escritoras favoritas. De hecho empecé en el mundo de la lectura gracias a sus obras de bolsillo¡¡
    Sobre la desaparición de la escritora se ha dicho mucho. Recuerdo una película, Agatha de 1979, protagonizada por Vanessa Redgrave, Timothy Dalton y Dustin Huffman. Y otra más reciente que nos cuenta como la escritora en esos días participó en la resolución de un crimen real, Agatha Christie y la verdad del crimen de 2018.
    Sea lo que fuera que sucediera lo que tenemos claro es que nunca podrán quitarle el título de la Reina del misterio.
    Saludos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí