InicioCómicsLiga de la justicia: La guerra de la Trinidad, crossover masivo en...

Liga de la justicia: La guerra de la Trinidad, crossover masivo en el que nada es lo que parece.

Hace siglos que Pandora recorre el mundo, condenada a observar los estragos que causó cuando abrió su famosa Caja. Pero ¿qué contiene dicho artefacto? Superman es el primero en averiguarlo, y las consecuencias afectarán a todas las Ligas de la Justicia y a algunos de sus aliados, que se sumirán en un conflicto conocido como la Guerra de la Trinidad cuyas consecuencias a corto plazo ni siquiera imaginan.

La guerra de la Trinidad fue uno de los grandes crossovers durante The new 52, en la que se entremezclaron la serie de La liga de la justicia a cargo de Geoff Johns, La liga de la justicia de América y La liga de la justicia oscura de Jeff Lemire. Las grandes colecciones de DC juntas en una historia que engloba a todos los personajes de la editorial y que cuenta con un final anticlimático, en el sentido de que su desenlace se continúa en Maldad Eterna, ya reseñado en esta insigne web.

LA ¿GUERRA DE LA TRINIDAD?

Los verdaderos protagonistas de La Guerra de la Trinidad

Antes de nada, sin desmerecer a la calidad del cómic, aclaro que el título es algo tramposo. Muchos, entre los que me incluyo, pensarán que este tomo es el reflejo DC de la Civil War de Marvel. Una guerra fratricida entre la Trinidad superheroica: Superman, Wonder Woman y Batman. Lo que encontramos en las viñetas es bien distinto. Más que una guerra, es una búsqueda del tesoro efectuada con métodos diferentes.

De hecho, el título más correcto de este cómic hubiera sido La guerra de la Trinidad…del Pecado. Y es que Pandora, The Question y El fantasma errante son los verdaderos protagonistas de esta historia. Tres seres desesperados por restituir su mortalidad tras ser castigados por el Consejo de Magos. Especial dedicación tienen Pandora, con su propia serie guionizada por Ray Fawkes en la que destaca la primera entrega, y El fantasma errante, que también es el eje central del curioso episodio del “Cielo” a cargo de J. M. De Matteis.

En este sentido, los principales personajes de DC pierden peso en la trama, exceptuando, por supuesto, a Superman, Batman y Wonder Woman. Los tres hacen gala de sus diferencias de caracteres para acometer la búsqueda de la Caja de Pandora. Superman lo hace desbordado por la situación, como corresponde al superhéroe más poderoso pero más noble y bonachón de todos. Batman intenta actuar movido por la lógica, mientras que Wonder Woman es dirigida por su orgullo y belicosidad. Mención especial para esas armas contra la misma Liga de la Justicia que tiene Batman, tan importantes para la secuela de esta Guerra de la Trinidad. Wonder Woman es la única que no tiene debilidades. Como bien dice el Hombre Murciélago, solo Superman puede detenerla.

LA SOCIEDAD SECRETA

Impresionante viñeta de Ivan Reis

Aunque el tomo engloba a prácticamente todos los personajes de la editorial (hasta Constantine tiene su minuto de gloria), no es una trama que se caracterice por la abundancia de batallas fratricidas entre los héroes. La espectacularidad se reserva para los compases finales en los que se revela quién es el misterioso líder de La sociedad secreta, el enemigo en la sombra que ha estado moviendo los hilos.

Tanto Ivan Reis como Doug Mankhe y el español Mikel Janin cumplen a la perfección con su cometido. El dibujo es sencillamente espectacular.

En definitiva, La guerra de la Trinidad es la madre de todos los crossovers que Geoff Johns orquestó durante The new 52. Es entretenido, coherente con los personajes y da protagonismo a una trinidad distinta a la que pensamos. Eso sí, no esperéis un final satisfactorio, básicamente porque no es un final. La historia de La Guerra de la Trinidad se continúa en Maldad Eterna, un tomo mucho más conseguido que este.

ECC ha publicado una edición integral del crossover, en el que, aparte de los capítulos que corresponden a la citada guerra, tenemos varios tie-ins importantes para la trama, así como bocetos y portadas alternativas.

Fernando Vílchez
Médico residente. Intento aprender como si viviera para siempre. Intento vivir como si hoy fuera mi último día...con las cosas que me hacen feliz.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS