One Piece 919/920, viajeros en el tiempo

0

Bienvenidos una vez más, fieles adeptos de Oda, a un nuevo análisis de One Piece. En esta ocasión, de los capítulos 919 y 920 del manga. No sé si estaréis de acuerdo conmigo en esto, pero creo que Oda ha hecho una de las jugadas de guión más sorprendentes de todo One Piece incluyendo un elemento intrínseco de la ciencia-ficción que nadie esperaba encontrar en un manga como éste. Y ahí dejo la introducción, porque creo que esta revelación eclipsa todo lo demás. Comencemos.

Adoctrinamiento a niños

A través de las razonamientos que se dan una maestra y sus alumnos, Oda consigue matar dos pájaros de un tiro: en primer lugar nos explica el sistema político que existe en el país de Wano y en segundo, nos muestra el adoctrinamiento que ejercen Kaido y sus súbditos sobre la población, en gran medida sobre los pequeños, educados ya en ese sistema putrefacto.

Wano es un país aislacionista desde que Kaido (o debería decir el actual shogun. No sé, pero ambos juegan al mismo juego) se alzó gobernador-tirano, y hace creer a la gente que la grandeza de un país se haya en su aislamiento para poder proteger a su gente. Creen todos, engañados, que tener las fronteras abiertas permite a las personas e ideales malvados dominar el país y que hay muchos países que ansían lo que Wano tiene. Oden y sus nueve vainas rojas, hace veinte años, trabajaban por mor del bien tratando de establecer unas fronteras abiertas y tener pacíficas relaciones con el exterior (como dato es destacable que en la mayoría de las historias de este estilo, muy presente en One Piece, el mal es de ultra-derechas y el bien de ultra-izquierdas), pero fueron “asesinados” (supongo que ya entendéis el porqué de las comillas) por el actual shogun, Kurozumi Orochi.

La maldición de los enemigos, bendición

Eras como la luna que no conoce el amanecer. Si existiera un deseo apasionado que pueda ser cumplido entonces deberá ser el único donde nueve sombras tomen forma, unidas a través de 20 años de noches iluminadas por la luz de la luna. Sólo entonces conocerás el resplandor del amanecer. 

Eso fue lo que dijo la mujer de Oden hace 20 años frente al castillo en llamas, tras el asesinato de su marido y los vainas rojas. Profetizó el regreso de los nueve al finalizar ese espacio de tiempo, o el regreso de sus fantasmas. ¿Y cuándo acaban exactamente esos 20 años? Efectivamente, justo ahora. Ciertamente empieza a resultar un poco cansino que siempre se utilice este recurso, se cumplen los períodos profetizados en el justo momento en que los mugiwaras aparecen, y digamos que hace tiempo que dejó de ser creíble.

La madre de Momonosuke y mujer de Oden

¿Y quiénes son esos fantasmas? Las tumbas que pudimos ver en el capítulo anterior son las tumbas de los personajes que ya conocemos: Raizo, Momonosuke, Kin’emon,… Son ellos. Fueron “asesinados” hace veinte años y la profecía los ha devuelto. Pero la realidad es algo diferente.

Arriba en el cementerio terminan reuniéndose todos. Aparecen los mugiwaras desaparecidos tras el accidente con el barco y los fantasmas de los samuráis, confirmando éstos la sospecha inicial: vienen del pasado. Entonces podemos concluir que no son fantasmas aparecidos de la nada como tal, sino que los propios cuerpos, de carne y hueso, han viajado al presente desde el momento previo a su supuesto asesinato.

La historia de Oden

La mayor parte del capítulo 920 es la historia de Oden, y sería bastante innecesario repetirla de nuevo aquí cuando todos la habéis leído al completo (todo el capítulo es una narración con principio y final), pero apuntaré ciertos datos que quizás sean importantes.

Siendo hijo del shogun de Wano, fue un chico problemático y lo exiliaron a un lugar donde los criminales campaban a sus anchas, un basurero humano. Allí consiguió hacerse respetar y restableció un orden entre bandidos, que entraron de nuevo a la civilización. Oden consiguió unir a la gente de nuevo, lo admiraron grandes figuras como Shirohige o Roger, pero la putrefacta justicia lo ejecutó por criminal.

La mujer de Oden tenía el poder de viajar al futuro, y se dice que provenía de un pasado muy lejano. Cuando ella y su hija ardieron en el castillo por culpa de Kaidou, entregó a su hijo Momonosuke a los samuráis y amigos de su marido y los llevó al futuro 20 años. Y a partir de ahí es la historia que ya conocemos, más o menos.

Aliados y el plan

Los aliados contra Kaidou y el shogun de Wano son: los mugiwara, los piratas de Trafalgar Law, los dos grupos de la tribu Mink y un grupo de samuráis todavía fieles a Momonosuke. Lo que pretenden, reunir información solapadamente y tomar la cabeza del comandante dentro de dos semanas, en la noche del Fire Festival en el lugar donde reside Kaidou.

Y hasta aquí el análisis de esta semana, nos vemos en el 921, en el ínterin, sed felices.



el autor

Soy, entre otras cosas, estudiante, cinéfilo, músico y lector; escribo sobre lo que me gusta y también tengo twitter @maffdecine

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Recientemente realicé para la web el artículo Próximos grandes estrenos cinematográficos en Netflix. En él destacaba que Netflix iba a quitarse ese halo a lo…