InicioOpiniónOpinión: ¿Es Shazam la última esperanza para el Universo Cinematográfico de DC?

Opinión: ¿Es Shazam la última esperanza para el Universo Cinematográfico de DC?

Los problemas

Hasta sus más fervientes defensores tendrán que reconocer que, después de unos años brillantes con el Batman de Nolan, DC está empezando a flaquear en el cine. A pesar de mantener una audiencia más o menos elevada, casi todas sus películas han sido vapuleadas por la crítica. La excepción de Wonder Woman confirma la regla: se trata de filmes caóticos, sin un desarrollo lógico de unos personajes que sus directivos no entienden, y cuyos constantes reshoots han acabado convirtiéndolos en un conjunto de escenas muy resultonas pero pobremente hiladas entre sí. Estas cintas carecen, ante todo, de una identidad firme, y creo que todos sabemos por qué: porque intentan subirse al carro del éxito de Marvel Studios.

No pretendo con esto reavivar el manido y vacío debate de Marvel contra DC. Ambas me parecen editoriales con sus buenos y malos momentos, que he disfrutado por igual. Pero es innegable que, tras el éxito de Los Vengadores, Warner tomó una serie de decisiones apresuradas a la hora de formar su Liga de la Justicia. Al principio, intentó separarse radicalmente en el tono, eliminando por completo la variable del humor que, si bien resulta ya cansina en algunas producciones, aporta bastante a otras y era ideal para personajes como Superman. Después, viendo la impopularidad de esta decisión, intentó trasplantar chistes más o menos efectivos en el último minuto a proyectos que estaban en marcha, lo que contribuyó a diluir aún más la identidad de estos.

Las prisas por alcanzar a la competencia, en definitiva, han acabado perjudicando a Warner. Por poner un ejemplo más, si hubieran esperado hasta hacer una película de Flash y Aquaman, no hubieran tenido que introducirlos en la película de la Liga y se podría haber trabajado mucho más la interacción entre los miembros, que se queda coja, por no hablar del ridículo villano. Decisiones como esta han hecho que muchos seamos críticos con su cine… ¿pero existe un rayo (nunca mejor dicho) de esperanza? ¿Salvará Shazam a este Universo DC?

La película

El Capitán Marvel es un personaje difícil de adaptar: hay que diferenciarlo de Superman, el héroe por el que DC le acusó de plagio, y explorar bien un mundo puramente fantástico en un género que, por lo menos en el cine, sigue centrándose principalmente en la ciencia ficción. Una historia tan ingenua como su origen, en el que un niño es transformado en el campeón de la Tierra por un antiguo mago, requiere además de un cuidado y un cariño inmensos para venderla a audiencias modernas. Por si esto fuera poco, se trata de un superhéroe que no ha triunfado demasiado en el medio que le vio nacer y que no cuenta con una gran popularidad, a pesar de que llegó a superar en ventas al boy scout durante los años cuarenta.

Sin embargo, hay motivos para la esperanza: desde un principio se dijo que esta película sería la más independiente del Universo DC, lo que ocasionó malentendidos respecto a su continuidad. Ahora se sabe que, aunque formará parte del canon, mantendrá una identidad diferenciada, lo que podría prevenir las interferencias excesivas del estudio que tanto daño han hecho a estas producciones. Es cierto que ha habido abandono de miembros del equipo como el popular Dwayne Johnson, que iba a interpretar al villano Black Adam, ha hecho saltar las alarmas, pero este ha sido sustituido por Mark Strong, que interpretará al más clásico Doctor Sivana. Este actor, garantía de calidad incluso en películas mediocres o malas, siempre es bienvenido en esta clase de productos. Además, Zachary Levi da el pego como Capitán Marvel, por lo que hemos podido ver en las fotografías filtradas.

Pero es otra la razón por la que deberíamos sentirnos esperanzados, y el origen de este artículo: las declaraciones de los responsables de la película en las que se habla de darle un tono más ligero, basándose en otras producciones de temática similar como Big. Aunque esperamos que la comedia no se mantenga durante todo el metraje, esta es la decisión adecuada para una historia como esta, que no pretende ser adulta ni trascendente, y que quizás por ello no acabe convertida en un batiburrillo pretencioso como El hombre de acero. El director, David F. Sandberg, es más conocido por películas de terror, por lo que quizás no sea la elección adecuada, pero confiamos en el buen hacer de Hery Gayden, el joven guionista que se encarga de la película.

Por último, cabe añadir un detalle que podría parecer anecdótico pero que resulta especialmente relevante al tratar estos temas: el Capitán Marvel, conocido ahora como Shazam, fue el primer superhéroe en ser adaptado al cine, para un serial de los años cuarenta. Este personaje es la base para este género en el celuloide, lo que nos hace pensar que tiene un gran potencial para triunfar en la gran pantalla, algo que los cineastas de hace ochenta años supieron ver. Eso sí, con el potencial no basta: hay que saber explotarlo.

Conclusión

Ahora se les presenta a los amigos de DC Films la oportunidad de cautivar a una audiencia muy importante: la infancia. El elemento paródico del género que el personaje presentaba desde sus inicios, además, puede llevar al cine a unos adultos que ya se han criado con las películas de superhéroes. Esta conjunción de públicos no es ni mucho menos necesaria para todas estas películas, pero es fundamental para un personaje como el Capitán Marvel, si es que quiere sobrevivir al Siglo XXI. Esperemos que dejen a un lado los complejos y nos proporcionen la aventura desenfadada que este superhéroe siempre ha merecido.

Máximo Simancashttps://laautopistadepalabras.wordpress.com/
Periodista. Redactor en esta página y, antes, en el portal digital madridesnoticia. Creador de contenido para redes sociales.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS