InicioVideojuegosNoticias y novedades de videojuegosQué debes saber antes de empezar Dark Souls III (primera parte)

Qué debes saber antes de empezar Dark Souls III (primera parte)

¡Alabado sea el sol! se acerca Dark Souls III y para los amantes de esta franquicia que no se han enterado del todo bien o aun siguen con dudas sobre la historia de las dos entregas anteriores, he decido resumir dichas historias en dos artículos, siendo en este la historia de Dark Souls I y en el siguiente la de Dark Souls II. Por cierto, aquí podéis leer un análisis de la primera entrega.

Varias cosas que decir antes de empezar: No, ni Demon’s Souls ni Bloodborne, solo Dark Souls. No soy omnisciente y solo resumiré las partes más importantes de la historia, así que si se me escapa algo, por favor compártelo en los comentarios. No va a haber sitio para las historias secundarias, no esperes ni a Artorias ni a Solaire, solo lo más importante de cara a Dark Souls III. Y por último, si no has jugado a las dos primeras entregas, no sigas leyendo, te puedes perder una gran experiencia. 

Y ahora sí, vamos allá.

Dark Souls I:

Un mundo oscuro, envuelto en niebla, lleno riscos grises, arboles gigantescos y dragones eternos se ve alterado por la aparición de la llama original, y con ella el comienzo del ciclo de la vida y la muerte así como la luz y la oscuridad. Una guerra entre “dioses” y dragones da comienzo a la era del fuego, pero ahora la llama se está apagando, avecinando una era de oscuridad. La humanidad está maldita, y como no, nosotros sufrimos dicha maldición, pero también tenemos el destino acabar con ella. O eso nos hacen creer.

El abismo y las serpientes primigenias:

Empezamos con un tema un tanto denso, lo sé.

El abismo es el estado original de todas las cosas, donde no había ni vida ni muerte, y por supuesto no existía la llama. Los dragones eran seres de piedra sin vida que no pertenecían a ningún ciclo (porque claro, aun no había ciclo), así que estrictamente eran inmortales, pero con la aparición de la llama comenzaron a “vivir”. Los dragones que sobrevivieron a la guerra fueron afectados por dicho ciclo, mutando y convirtiéndose en seres mortales e incluso débiles a la maldición de los no-muertos. A parte de la propia aparición de la llama, Seath el Descamado traicionó a sus hermanos dragones robando el origen de su inmortalidad: El Cristal Primordial. La razón de ello se puede interpretar como que Seath nació después de la aparición de la llama y al no ser inmortal como el resto de dragones (puesto que ya pertenecía al ciclo), fue rechazado provocando el odio dentro de el, el posterior deseo de venganza y la búsqueda de lo que no poseía.

Por otra parte, las serpientes primigenias eran la forma más arcaica de los dragones. Seres imperfectos que vivían en el abismo antes que cualquier cosa, el origen de estas es desconocido. Estas serpientes a lo largo de la trama de Dark Souls han manipulado a numerosos personajes para que cumplieran sus metas, como Frampt que buscaba forzar la era de luz, convenciendo al propio Gwyn (y a nosotros más adelante) para que se sacrificara en la llama original o como Khaathe que anhelaba el abismo, que convenció a los reyes de Nuevo Londo para que utilizaran el arte de manipular la humanidad y a los habitantes de Oolacile para que despertaran al Furtivo Pigmeo. También hay que añadir un dato muy importante que aparece en Dark Souls II y posiblemente el único dato que hay respecto a las serpientes en la segunda entrega, y es que estas son las guardianas del tiempo. Repito, es un dato a tener muy en cuenta más adelante.

Una serpiente primordial, criatura cuanto menos tenebrosa
Una serpiente primordial, criatura cuanto menos tenebrosa

El ciclo de la luz y la oscuridad:

Lo principal que hay que comprender en toda la franquicia es que, como he dicho, la llama original es un ciclo de vida y muerte, luz y oscuridad. Es decir, es inevitable que se acabe apagando y que de las cenizas vuelva a surgir otra llama. Esto hay que tenerlo muy en cuenta para las siguientes entregas. Esta llama se alimenta de las almas de los dioses, seres superiores que nunca han aparecido durante la entrega. No, Gwyn, Nito, La Bruja de Izalith y el Furtivo Pigmeo no son dioses, son seres humanoides que encontraron las almas y obtuvieron su poder. Eso deja claro que cuando extraemos las almas de la llama, esta deja de tener un sustento y comienza a apagarse.

Al final del juego, tras matar a todos los jefes y conseguir sus almas, tenemos la opción de, o bien revivirla e inmolarnos en ella, comenzando una nueva era de luz, como intentó hacer Gwyn, o bien marcharnos y dejar que la oscuridad consuma el mundo, como intentó hacer Manus. ¿Cual de ambos finales es el bueno o el malo? Bien, muchas personas dirán rápidamente que no hay final bueno o malo, que la luz es la era de los dioses y la oscuridad la era de los humanos. En parte esa afirmación es correcta. El estado natural del ser humano, sin la intervención de la llama, es el estado de hueco donde no seríamos más que zombis sin consciencia. Así que sí, la oscuridad pertenece al hombre, pero todo sería muy aburrido hasta que volviese a nacer la llama. Por otro lado, la era de la luz trae consigo las almas, entre ellas el alma oscura que dota a los humanos de consciencia (o humanidad) pero a su vez trae a los “dioses” que inevitablemente intentarán imponer su supremacía. ¿Que es preferible una era donde no ocurre nada en absoluto o donde reina el caos y el sufrimiento? Ningún final importa realmente ya que la llama volverá a nacer algún día. O eso creemos.

Gwyn las cosas felices
Gwyn, Señor de la Ceniza, jefe final del juego

La maldición de los no-muertos:

Bien, ¿Quien es Manus? ¿Qué es el alma oscura? ¿Qué es la humanidad? ¿Qué es el estado de hueco? y por supuesto, ¿Qué es la maldición de los no-muertos? Vayamos por partes.

Todos los seres humanos están vivos. Aunque puede ser una afirmación de aplastante lógica propia de nuestro querido presidente, no todo el mundo la comprende. No falto a la inteligencia de quien no lo entienda, este tema puede ser un poco lioso. Como he dicho, todos los seres humanos están vivos y poseen alma y humanidad, pero no todos los seres humanos son no-muertos. Aun hay dudas de en que punto de tu vida te conviertes en no-muerto, pero la suposición más lógica es al poseer la maldición y morir por primera vez. La maldición te hace inmortal, pero cada vez que mueres, tu cuerpo y tu mente se pudren un poco más. Cuando te conviertes en no-muerto, sigues teniendo alma y humanidad, pero estarás a un paso más cerca de convertirte en hueco. Cuando un no-muerto muere un gran número de veces acaba perdiendo su humanidad (pero no su alma) y con ella su consciencia, entrando en el estado de hueco y atacando a todo ser que le rodee buscando esa humanidad perdida. ¿Un no-muerto puede recuperar su humanidad para no convertirse en hueco? Sí ¿Un no-muerto puede volver a ser humano? No ¿Un hueco puede volver a ser no-muerto? No.

La humanidad nace del alma que le da el nombre a la franquicia: El alma oscura. Esta alma podría decirse que es el “mal necesario”, la cuarta gran alma que compone la llama original y que le da sentido al ciclo. El Furtivo Pigmeo encontró dicha alma, y al igual que Gwyn con sus amigos y seguidores, la fragmentó en muchísimos pedazos y la repartió entre todos los seres huecos, dotándolos de consciencia. Cada pedazo del alma oscura es una humanidad y todos los seres humanos poseen una. Más adelante, tras sufrir torturas, experimentos y volverse loco, el Furtivo Pigmeo se convirtió en Manus, una criatura que puede manipular la oscuridad y que quiso extender el abismo por el mundo.

¿Si el Furtivo Pigmeo creó la humanidad que le da sentido a la vida de los humanos, de donde apareció la maldición de los no-muertos? Realmente no tiene un origen claro, algunos dicen que la maldición reside en la propia humanidad de forma natural y otros que fue el propio Manus quien la creó intencionadamente con ayuda de las serpientes primigenias para que algún día el no-muerto elegido derrotase a los dioses para comenzar esa deseada era de oscuridad.

manus las cosas felices
Manus, El Padre del Abismo

Para terminar tengo que decir que debemos tener muy en cuenta varios eventos importantes de cara a Dark Souls II (profundizaré en ellos en el siguiente artículo): La llama del caos que destruyó Izalith y creó a los demonios, la búsqueda de Seath por encontrar el secreto de la inmortalidad y el deseo de Manus por expandir el abismo.

Y en agradecimiento por haber llegado hasta aquí os dejo un link a un canal de YouTube que explica muy bien el Lore de Dark Souls I al igual que enseña como investigarlo en profundidad y un vídeo bastante curioso donde resumen con humor la historia de la primera entrega:

Un saludo, gracias por leer y que las llamas os guíen.

Ex colaborador de la webhttps://www.lascosasquenoshacenfelices.com
Ex colaborador de Las cosas que nos hacen felices al que agradecemos su tiempo y su aportación. Muchas gracias.

4 COMENTARIOS

  1. Muy buen post, la verdad.

    La verdad es que la saga tuvo éxito principalmente por la mecánica de juego y el diseño tan bien trabajado. Casi que el argumento la gente lo pasaba de largo. Y es más interesante de lo que se ha atendido en general.

    Después de jugarme a dos de ellos muchas cosas que has escrito no las sabía. Muy buen trabajo.

    Saludos.

    • Muchas gracias Raul, la verdad es que sí, Dark Souls consiguió fama a causa de su dificultad (mucha, pero justa debo añadir), pero su historia es muy interesante y llena de misterios que provoca muchas “conspiraciones” y especulaciones, y eso es lo curioso la verdad. De hecho al creador le encanta que especulen sobre la historia general de Dark Souls y da por valida la mayoría de teorías.
      Si te apetece rejugarlo y atender a la historia, te recomiendo que prestes mucha atención a objetos, lugares y conversaciones principalmente.
      Saludos :).

  2. Muy buen post. Estoy deseoso por leer la segunda parte, ya que Dark Souls 2 no me causó tanto enganche como el primero y he olvidado cosas de la historia.
    Buen trabajo, un saludo!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS