Inicio cine Reseña Basura: Ghoulies

Reseña Basura: Ghoulies

Bienvenidos, amantes del cine basura. Hay películas que te marcan, que dejan una impronta imposible de borrar que determinará el camino cultural de tu provenir. En mis años mozos, gustaba de ver El Padrino y leer El Señor de Los Anillos. Pero hubo una aciago día en la que todo se torció. Ha habido películas que han marcado mi gusto por los aberrantes bajos fondos del cine, la televisión y la literatura. Pero si tuviera que dar un punto exacto en el que todo se torció sería, y lo recuerdo con exactitud, un 12 de diciembre hace ya un número indeterminado de años, a las 2 y cuarto de la madrugada, cuando Antena 3 decidió echar mano de esta obra maestra de 1985, y reproducirla a la (poca) audiencia, que buscaba calor fílmico en esa cruda noche de invierno de levante. Hoy os traigo una reseña basura muy especial, la de mi iniciación en las reseñas basuras: La reseña de los Ghoulies. Si con esta entrada os he iniciado a algunos, os aconsejo que le echéis un vistazo al resto de peliculones de mi sección, en este enlace de aquí.

¿Pero que cojo…?

En 1984 se estrenaba en el mundo Los Gremlins (En este misma web podéis ver un pequeña reseña de la película y su aportación a la serie Stranger Things) una película que unía unos efectos especiales que despuntaban en aquella época, el terror dosificado, el humor, y las aventuras que toda la familia pedía. Los Gremlins se convirtieron en un clásico. Pasarían cinco años antes de volver a ver a estos seres en pantalla. Un tiempo más que prudencial, que no supo respetar Luca Bercovici, el director de Ghoulies. Con una diferencia abismal de presupuesto, (11000000$ de la película de Chris Columbus, frente a 1000000$ de los Ghoulies) y de guión, Ghoulies pasó a ser un clásico para otro tipo de espectadores. 

Los Gremlins, pero mal. Muy mal

Pero, ¿De que va esto de los Ghoulies? Bien, vayamos por partes. La premisa es muy sencilla: Jonathan Graves es un ocioso joven, sin oficio ni beneficio cuyo tío, un reputado satanista (parece ser que una profesión que levantaba pasiones allá por los 80’s) le lega una impresionante mansión a su muerte. Jonathan, un sobrino orgulloso, juicioso y muy muy sensato, decide celebrar su adquisición con una fiesta salvaje, que culmina con un ritual de los de su tío. Lo que parecía una pequeña travesura de niño rico, acaba siendo una terrible maldición: los Ghoulies han venido, y esta vez para quedarse.

¿Que son los Ghoulies y que quieren de nosotros?

Bien, oficialmente, y esto lo sé por que venía en la parte del VHS en el que vi la película por tercera vez, los Ghoulies son algo así como pequeños amiguitos del demonio que quieren abrir un portal hacía el infierno para que este venga a hacernos una amigable visita, y de paso, supongo, destruir el mundo. En la película, no obstante, tienen dos funciones reales: en primer lugar ser, supuestemante, servidores de aquel que los haya invocado, en este caso el ocioso señorito Graves; en segundo lugar, y este es su mayor aporte al film, ser adorablemente repugnantes (como el Miky Mouse pasado de coca que te da un amable feriante después de haberte dejado 54 euros en su puesto) y aparecer en los lugares mas sorprendentes y escatológicos, dando sustos, un tanto sobre-actuados, a los personajes.

¿Tiene un minuto para hablar de Sharknado?

Lo cierto es que los Ghoulies son protagonistas de su propia película solo porque el espectador les acaba cogiendo una suerte de cariño lastimero y un poco de asco, que les obliga a convencerse de que, en realidad, si que aportan algo a la trama y tienen peso en el argumento. Es la mayor suspensión de la incredulidad desde que alguien intento colarnos que Nicolas Cage sabía actuar (Lo siento por Adonai, colaborador de la web, y gran fan de Nic)

Vale, pero ¿Qué pasa en la peli?

A ver, cosas pasan. Muchas. Todo el rato. Hay maratonianas sesiones de limpieza domestica, hay sustos cómicos, hay (no tan) épicas discusiones de pareja, hay gente yendo y viniendo de aquí para allá, asustándose por cosas random sin que llegues a tener tiempo de acordarte de sus nombres, y hay vergonzantes sesiones de espiritismo y magia negra que harían girar la cara al mismísimo Sandro Rey. Pero lo que es acción real, de esa que está justificada argumentalmente y que hace avanzar la trama… De esa nada en toda película. Eso sí, los bichos esos aparecen de cuando en cuando para recordarte por qué la película se llama así.

https://www.youtube.com/watch?v=sjfOTMpr2i8

Al final, el prota, corrupto por pasarse media peli saltándose el insti para charlar con los muertos, decide resucitar o invocar o darle un zumbido de estos del messenger a tu tío muerto, el que le dejó la casa. La reunión familiar inter dimensional no acaba de funcionar, debido sobre todo al odio inexplicable entre tío y sobrino. Ya me explicarás por que dejas tu mansión encantada y tus sobrenaturales poderes a un chiquillo que ni siquiera te cae bien. El caso es que acaban a hostias, y la película se acaba. Así, más por aburrimiento que por una razón argumental.

Estoy viendo que no voy a volver a trabajar nunca

Os recomiendo mucho, porque te ríes lo que no está escrito. Anda que no. Y si te quedas con las ganas de más, hay dos o tres secuelas. Os las iré trayendo, con cuenta gotas, claro, que lo bueno si breve, dos veces bueno. Hasta entonces.. sed felices.

Sofia Ricarte
En mis ratos libres soy la Chica Ardilla

2 COMENTARIOS

  1. Privilegiados todos por conocer la pelicula que lo empezo todo !!
    Que tiempos aquellos , cuando por las madrugadas las televisones emitian obras de este calibre. No como ahora , con los adivinos, echadores de cartas y demas fauna chupoptera.
    Gran reseña!
    Salut!! \m/

    • Gracias por tu comentario!!
      La verdad es que es una de las cosas que mas extraño de tener tele. Las obras de arte infravaloradas a altas horas de la madrugada. Que bonito era ser insomne en los ominosos 2000, cuando ghoulies y megatiburones se hacían con el control de las ondas nocturnas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

El cómic de la semana: Superman El hombre de acero 1

Bienvenidos un sábado más a la sección de los amantes del cómic. Bienvenidos a “El cómic de la semana”. Hoy destacamos Superman El hombre de acero...

Análisis de Falcon y El Soldado de Invierno. Temporada 1. Episodio 5: La verdad

Bienvenidos, true believers, al análisis del penúltimo episodio de Falcon y El Soldado de Invierno, donde todas las piezas se situan para el jaque...

Análisis de Invincible (Invencible). Temporada 1. Capítulo 6

[email protected] a este sexto capítulo de Invincible (Invencible), la serie de animación que nos tiene enganchados a todos y que no hace más que...

Análisis de Supergirl. Temporada 6. Episodio 2

[email protected] a este nuevo análisis de un episodio de la sexta temporada de Supergirl de CW. Este segundo capítulo que huele tanto a primero...

De amor y monstruos: un apocalipsis agradable y divertido

De amor y monstruos es una de esas películas distribuidas por Netflix que tuvieron un estreno limitado y muy discreto el año pasado, por...

Análisis de The Nevers. Temporada 1. Episodio 1

De la mano del prolífico Joss Whedon y a través de HBO nos llega The Nevers, interesante propuesta en formato steampunk que intriga e...

CW y su falta de respeto a SUPERGIRL y a DC [Vídeo de YOUTUBE]

Estrenadas ya las últimas temporadas de Batwoman, Supergirl y The Flash de CW me doy cuenta que el Arrowverso se está desmoronando y que...

ÚLTIMOS COMENTARIOS

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad