InicioCómicsReseñas de cómicsReseña de Crossover 1. Donny Cates escribe una emotiva carta de amor...

Reseña de Crossover 1. Donny Cates escribe una emotiva carta de amor a los superhéroes

Panini publicó el pasado mes de febrero una novedad que era de las más esperadas por los lectores. Nos referimos al primer volumen de Crossover, de Donny Cates y Geoff Shaw con color de Dee Cunniffe y diseño de John J. Hill. Cates es uno de los guionistas de moda gracias a su larga etapa (ya finalizada) en la serie de Veneno, encargándose ahora para Marvel de las nuevas etapas de Thor y Hulk. Pero aun así tiene tiempo para proyectos de creación propia como este que nos ocupa y que en EEUU está publicando Image.

Los cómics de Donny Cates siempre se han caracterizado por tratar temas como la muerte, el legado o la oscuridad. Basta con leer su Veneno, su Thanos, o su God Country, obra con la que saltó a la fama (también publicada en Image y por Panini en España). Hace años el guionista estuvo hospitalizado, muy cerca de morir y cuando se recuperó quiso mostrar los sentimientos de oscuridad que tuvo en ese momento de su vida. La mala suerte quiso que volviera a pasar por el mismo trauma no hace demasiado tiempo, pero esta vez, al recuperarse, ya no quería volver a los mismos temas. Ahora le apetecía hablar de las cosas que ama, de lo que hace que merezca la pena vivir la vida. En definitiva, quería hablar de cómics. Y eso es lo que nos vamos a encontrar un Crossover, un canto de amor al mundo de los superhéroes, sobre todo a los tebeos de Image de los 90 con los que creció el escritor en su Texas natal.

El argumento de Crossover es uno que todos los fans hemos tenido alguna vez en la cabeza. De repente, sin saber muy bien ni como ni porqué, todos los personajes del mundo del cómic aparecen en el mundo real, en Denver y se ponen a pelear entre ellos como si no hubiera un mañana. Ante la peligrosidad del asunto, uno de ellos levanta un domo impenetrable alrededor de la ciudad, asilando así la batalla que se vive dentro del resto del mundo, pero atrapando en su interior a los habitantes a los que no dio tiempo a escapar e incluso a las personas normales de los universos fantásticos que se han visto atraídos a este suceso que se acabara conociendo con el nombre de Evento.

El Evento en todo su esplendor

Como es natural, este Evento tiene graves consecuencias en el mundo real. La principal es que los cómics de superhéroes y los propios supers, son percibidos como algo negativo por gran parte de la sociedad. Esto afecta de manera importante a Ellie, la protagonista de esta historia, ya que es una gran fan de los tebeos que trabaja en una de las últimas tiendas de cómics que existen y que perdió a sus padres escapando de Denver. Un grupo de fundamentalistas religiosos ataca su librería y acaba presa de las llamas, momento en el cual Ellie conoce a Ava, una niña misteriosa que viene de un universo ficticio y a la que Ellie, con la ayuda de su jefe Otto, se comprometen a ayudar a volver con su familia atrapada dentro de la cúpula.

En su viaje se van a encontrar con inesperados aliados y con la intromisión de la típica agencia gubernamental oscura y misteriosa que busca controlar a los supers. Pero lo mejor llega cuando, como en todo buen crossover que se precie, empiecen a aparecer multitud de estrellas invitadas para ayudar a nuestros protagonistas.

Ellie sobrelleva su perdida como puede

La historia que nos propone Donny Cates es ágil y divertida, con unos giros de guion muy bien medidos y con unos Cliffhanger sorprendentes al final de cada capítulo que invitan a seguir leyendo sin parar hasta acabar con los seis números de la colección original que contiene este primer volumen. Cates ejerce de narrador omnisciente, lo que hace que la historia se sienta más cercana y acierta al no dotarla de un excesivo dramatismo.  Ya hemos comentado que no quiere volver a la oscuridad que le caracterizaba antes, así que esta historia es todo diversión loca y disfrute que no se llega a tomar en serio a si misma, lo que sin duda se agradece dado su argumento. Y no hay que olvidar el fuerte elemento metatextual presente en todas sus páginas: ese cura que quiere quemar cómics, esa trama de puntos de colores que caracteriza a los personajes que vienen de otros universos o incluso la mención como personajes de famosos colegas guionistas del autor.

Atención al detalle de la camiseta

El apartado artístico corre a cargo de Geoff Shaw, que ya había colaborado con Cates en God Country. Se nota el tiempo trascurrido ya que el dibujo es mucho mejor en esta ocasión. El artista ha dejado atrás el estilo “sucio” que tenía para abrazar un dibujo mucho más limpio y claro que casa de maravilla con el tono de la historia. La narración es muy fluida y brilla tanto en las escenas de acción como en las más relajadas. Además, los personajes tienen una personalidad propia fruto tanto del diseño del dibujante como de los diálogos del guionista. Parte del éxito del dibujo está también en los estupendos colores de Dee Cunniffe, que ayudan a establecer el tono que la historia necesita y mejoran y embellecen los lápices de Shaw (mención aparte en este apartado la original idea que ya hemos comentado del uso de las tramas de color antiguas para los persones de otros universos).

Ese religioso es todo un peligro

La edición de Panini es muy buena y contiene los seis primeros números de la serie original (todavía abierta en EEUU con doce números publicados). Este volumen tiene 176 páginas encuadernas en tapa dura y contiene varios extras, como todas las portadas originales y las variantes a cargo de otros autores. También viene incluido un prologo del guionista y un agradecimiento final a los autores de los personajes invitados que viene de lujo para poder situarlos a todos. El precio final es de 20 euros.

En resumen, Crossover es una propuesta que, sin ser del todo original, si que es fresca y divertida, con unos protagonistas a los que se les coje cariño enseguida y unos giros de guion sorprendentes que logran mantener el interés del lector. Si a eso se le añaden unos invitados sorpresa de lujo y un dibujo que casa perfectamente con el tono de la historia se convierte en una obra casi de obligada lectura.

Juanjo Avilés
Juanjo Avilés
Licenciado en periodismo, apasionado de los comics, las (buenas) series de televisión, el cine, los videojuegos y los juegos de mesa... vamos, soy un frikazo total, siempre a vuestro servicio.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS