InicioCómicsReseña de Sweet Tooth: El Regreso. Jeff Lemire expande el universo del...

Reseña de Sweet Tooth: El Regreso. Jeff Lemire expande el universo del Niño Ciervo

Jeff Lemire logró un trabajo casi redondo con la serie Sweet Tooth, ofreciendo una historia llena aventuras, amor, empatía y emoción que tiene el mérito añadido de haberse cerrado de manera bastante satisfactoria, cosa que no siempre se logra. Tan interesante es que Netflix compró los derechos para hacer una serie que también ha logrado ganarse el corazón de los espectadores. Así que hay que aprovechar que el Niño Ciervo vuelve a estar de moda y que mejor manera de hacerlo que con una nueva colección que bajo el “original” título Sweet Tooth: El regreso ECC publica en España en un tomo que contiene toda la miniserie.

sweet-tooth

No hace falta decir que el principal motivo de la vuelta de Jeff Lemire a un universo que dejó aparcado y bien cerrado es el puramente económico, aprovechando el tirón de la producción de Netflix. Ahora lo único que hay que saber es si dejando a parte esto, Sweet Tooth: El regreso merece o no la pena.

En Sweet Tooth el autor nos mostraba un mundo donde la humanidad caía presa de un virus mortal a la vez que surgía una nueva especie de híbrido humano-animales. El protagonista de la historia era Gus, un niño ciervo a través del cual íbamos conociendo ese mundo postapocalíptico y como se había llegado hasta allí.

sweet tooth
Un nuevo escenario para una nueva historia

En Sweet Tooth: El regreso nos encontramos con un mundo donde los últimos humanos luchan por sobrevivir y en el que un pequeño niño ciervo, con la misma apariencia que Gus, pero sin tener consciencia plena de quién o que es realmente parece ser la última esperanza de la humanidad. El pequeño está en manos de una turbia persona que se llama Padre (y que parece ser un sacerdote, así que el nombre de Padre tiene doble significado) que se dedica a inyectarle una medicina y que le tiene confinado en un hábitat subterráneo del que tiene prohibido salir. Pero este Gus tiene visiones de una vida anterior en la que era libre y en la que había un hombre fuerte y decidido que era su amigo y que le ayudaba siempre que podía.

Padre es un personaje bastante sinietro

Con este punto de partida Jeff Lemire nos ofrece un relato que no aporta nada nuevo a la historia original y que funciona por si sola, aunque es cierto que habiendo leído Sweet Tooth hay cosas que quedarán mucho más claras. Tampoco podemos decir que estemos ante una secuela al uso, siendo más bien una especie de “extensión” de la obra de la que parte.

Teniendo todo esto claro hay que decir que el trabajo de Jeff Lemire es tan bueno como siempre. Estamos ante uno de los mejores guionistas que hay ahora mismo y eso se nota. Además, al estar a un terreno conocido, vamos a volver a emocionarnos con las aventuras de Gus y los personajes que va a ir conociendo en este nuevo micro-cosmos subterráneo a la vez que descubrimos la solución a las preguntas que surgen de esta nueva historia.

Los recuerdos de Gus

El dibujo sigue siendo el mismo que ya conocemos, sencillo y efectivo, tal vez un poco feísta, pero con un gran dominio de la narrativa que hace que la emoción fluya de manera orgánica, algo en lo que Lemire es todo un maestro. Además, hay que celebrar que José Villarrubia, uno de los mejores coloristas del momento, haya regresado para dar vida a este peculiar universo.

Sweet Tooth: El regreso es un cómic que gustará a los fans del personaje y del autor pero que queda un poco en tierra de nadie al ofrecer una historia que ofrece bastante poco en comparación con la original. Si, esta muy bien escrita y dibujada y vuelve a emocionarnos, pero al carecer de la originalidad de la obra de la que parte, todo suena a ya visto. Otro problema es que Lemire aprovecha bien los cimientos de su predecesora para evolucionar hacia una nueva dirección, pero al ser una historia tan corta (miniserie de 6 números) todo parece ocurrir muy deprisa con lo que las relaciones entre los personajes y la resolución de la trama son algo forzadas. Tal vez podamos conocer más de este nuevo universo en el futuro y ver más aventuras de sus protagonistas, ofreciendo así un crecimiento de la historia que sin duda le vendría genial.

Con un nuevo amigo

La edición de ECC es muy buena. Se engloba dentro del sello Black Label en formato cartoné de tapa dura conteniendo los seis números de la miniserie. El tomo tiene 152 páginas a color incluyendo las portadas originales y con un precio de venta de 18,95.

Juanjo Avilés
Licenciado en periodismo, apasionado de los comics, las (buenas) series de televisión, el cine, los videojuegos y los juegos de mesa... vamos, soy un frikazo total, siempre a vuestro servicio.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS