Reseña de Taxi – Integral, de Alfonso Font

0

La editorial Planeta Cómic nos trae un integral que recopila los tres tomos de Taxi, obra del español Alfonso Font que fue publicada en la revista Cimoc entre 1987 y 1991. Los tres tomos son, por orden de publicación, El laberinto del dragón, Un crucero al infierno y La fosa del diablo y ya fueron publicados anteriormente de forma individual.

Taxi cuenta la historia de una reportera de investigación apodada “Taxi” (por su anterior empleo como taxista) que trabaja para una ficticia agencia periodística, la Control Press, en la Barcelona de finales de los 80 y principios de los 90 del siglo pasado. En su afán por descubrir la verdad y hacer justicia, Taxi recorrerá los bajos fondos de la ciudad, viajará a lugares exóticos, descubrirá conspiraciones internacionales y luchará contra agentes secretos, mafiosos, terroristas y flora y fauna de todo pelaje.

Un dibujo de sobresaliente, un guión de notable

El autor y su gato (imagen de su ficha en Tebeosfera)

El integral de Taxi se publicó el pasado mes de noviembre y debe ser una de las obras más reseñadas del año en las webs que tratamos sobre cómics. No hay medio que se precie que no haya hecho una reseña de este cómic. Si en algo coincidimos todos, sin excepción, es en nuestra valoración del dibujo. El dibujo de Alfonso Font es maravilloso, de sobresaliente. Hay quien lo emparenta con la archiconocida “línea clara”, un término que acabamos usando para casi todo, pero yo diría que va más allá. Está claramente emparentado con el dibujo de la BD franco-belga pero lejos, muy lejos, de la estaticidad y el hieratismo que podemos asociar con autores clásicos como Edgar P. Jacobs (Blake y Mortimer) o más modernos como William Vance (XIII). De asociarlo con algún dibujante de esa línea, estaría más cerca de Philippe Francq (Largo Winch) principalmente por el gran trabajo de investigación y documentación que ambos realizan para crear sus escenarios. Alfonso Font retrata una Barcelona (y otros parajes) totalmente reconocible, con sus calles, su puerto, sus Ramblas, sus parques, con un nivel de detallismo tal que nos hace detener la mirada en cada viñeta para disfrutarlas con más detalle. Al mismo tiempo, su dinamismo en las figuras y en las escenas de acción es mucho mejor que el de sus colegas franco-belgas. Si Taxi se hubiese publicado en Francia en vez de en España, Font estaría ahora mismo en los altares del cómic, con un reconocimiento a nivel nacional que en este país se hace impensable.

Donde hay más discrepancias de opiniones es en cuanto al guión, que algunos han llegado a calificar de inverosimil. Un profesor mio decía que, si situabas cualquier historia en New York o Chicago, la gente se la tragaba pero que si hacías género negro en España resultaba más difícil, aludiendo a los logros de Manuel Vázquez Montalbán. Afortunadamente, eso es algo que ya hemos superado. Numerosas series de televisión, películas y libros han contado excelentes historias, de diversos géneros, ubicadas en nuestro país y lo han hecho de forma creíble. Taxi no es una excepción. Quizás su autor cierra algunas tramas de forma algo precipitada pero la historia, hoy en día, nos resulta creíble por cuanto lo que cuenta, conspiraciones al más alto nivel, terrorismo internacional, tráfico de drogas, racismo e intolerancia, está a la orden del día en todos los periódicos; y encima está muy bien narrada. Apenas hay un momento de respiro en Taxi. Todo fluye de forma rápida y sobre todo entretenida, que es de lo que se trata.

Hay que destacar también como Font se adelantó en décadas a nuestro tiempo, creando a una protagonista que, en aquella época, se alejaba de los estereotipos. Taxi es una chica joven, independiente, con recursos para salir por si misma de cualquier peligro, que trata de tu a tu a su jefe y amigo, el carismático Nelson Tort. Destaca también como la historia se adentra en la aventura pura y dura y huye por completo de relaciones amorosas y escarceos sexuales. Podría haber optado por escenas donde la protagonista anda ligera de ropa sin venir a cuento, tan solo para aumentar las ventas pero no es el caso. En palabras de Alfonso Font para Bilbao24horas.com:

Quise tratar temas de actualidad valiéndome de un personaje que no fuera un héroe musculoso, ni un detective, ni nada parecido, pensé en un free lance pero femenino porque así me alejaba de los estereotipos que decía. Y ¿qué mejor que una Agencia de Prensa para temas de actualidad?

Ojala se recuperen pronto más obras de Alfonso Font para el gran público, obras como Clarke & Kubrick, Espacialistas Ltd o Prisionero de las estrellas. Se trata de uno de los mejores autores que ha tenido este país y que, al igual que muchos otros, no ha tenido el reconocimiento que se merece fuera de los círculos especializados. Este Taxi – Integral es una gran obra, apta para todos los públicos ávidos de aventuras y una ocasión fantástica para que todos aquellos que no lo conozcan lo descubran por primera vez, para mostrar que hay vida más allá de Mortadelo. Un saludo y sed felices.



el autor

Toda la vida leyendo cómics. Aficionado también al cine, las series de televisión, la literatura fantástica y de ciencia ficción, a la comida, la cerveza y a todas las pequeñas cosas que nos hacen felices.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Bienvenidos, auténticos creyentes, a La Tapa del Obseso, la sección de Raúl Sánchez. En cada nuevo estreno de una película, en cada lanzamiento de un…