IniciocomicsReseña de "Yo, vampiro" (DC - ECC ediciones)

Reseña de “Yo, vampiro” (DC – ECC ediciones)

Bienvenidos, auténticos creyentes, a La Tapa del Obseso.

Vamos a hablar hoy deYo, Vampiro“, cómic de DC creado por Joshua Hale Fialkov y Andrea Sorrentino y que ha sido publicado por ECC en España. La contraportada nos habla de la transformación del protagonista, Andrew Bennett, en vampiro en el siglo dieciséis y de la principal motivación de éste: la destrucción de su antigua amante, Mary,  una vampira que quiere destruir a la humanidad. A pesar de su inmenso poder tendrá que aliarse con figuras destacadas del mundo de DC como la Liga de la Justicia Oscura o Batman…aunque la malvada vampira que quiere acabar con todo no será sino el principio de todos los problemas.

yo-vampiro-las-cosas-que-nos-hacen-felices

El dibujo de “Yo, vampiro”

Lo primero a destacar es el dibujo de “Yo, vampiro”. En la tradicional forma de trabajar del cómic estadounidense del siglo XXI hay todo un baile de dibujantes, lo cual suele llevar a que las historias no tengan unidad o continuidad visual. Así, algo como el tono o la forma de narrar suele dar tumbos o volantazos, resultando en una experiencia parecida a la de ir de copiloto con tu suegro que se ha tomado dos pacharanes de más e insiste en ir por la carretera con más curvas cerradas. En este caso no es así: hay un esfuerzo por mantener en el mismo tono y trazo todos los números de la historia. La narración no es exactamente igual, cosa imposible, pero sí se mantiene en los mismos márgenes sin estridencias.

Hay, como era de esperar, mucho color rojo y negro en “Yo, vampiro”. Las caras aparecen entre sombras normalmente y es normal que no veamos los ojos con claridad. Las escenas con batallas multitudinarias se aprovechan para mostrarse con viñetas de mayor tamaño y las conversaciones íntimas en viñetas rectangulares, en una decisión de narración más o menos convencional y efectivas sin grandes complicaciones. El tono es correcto y es lo que uno más o menos espera de una historia de peleas de vampiros.

La historia de “Yo, vampiro”

La historia  de “Yo, vampiro” es más o menos convencional al respecto con las ya conocidas referencias modernas sobre vampiros, pero sobre todo hay aires más que evidentes a Vampiro La Mascarada y las Crónicas Vampíricas de Anne Rice. El protagonista no es un Lestat, claro, pero su principal enemiga inicial, como hemos dicho su amante, está claramente inspirada en la reina de los condenados de Anne Rice. Luego la cosa toma otros derroteros y como la serie es de DC aparecen Batman o la Liga de la Justicia Oscura, aportando no sólo una lógica superhéroica a la historia sino también al tono. Tampoco es que termine siendo un cómic de superhéroes al uso, pero el meter a estos personajes en la historia nos lleva a acercarnos a los ritmos, narrativas y lógicas argumentales del género.

Pero la historia de “Yo, vampiro” no tiene demasiado del habitual discurso existencialista o gótico de Anne Rice ni hay grandes preguntas filosóficas ni reflexiones profundas sobre el plan de dios para el mundo. Hay un gran mal, hay varios giros de guion, hay un montón de gente abiertamente malvada y debe ser destruida. Eso es todo. Tampoco pasa nada por tener un planteamiento de las cosas sencillo sin viajes en el tiempo y constantes introspecciones, la verdad. Más aún cuando el cómic tampoco es una carrera atropellada de golpes y acumulación de explosiones. Los autores parten de algo simple y lo desarrollan de manera eficiente y divertida, sin mucho más.

Conclusiones

Nadie debería esperar grandes novedades sobre las historias de vampiros o de superhéroes en el cómic, pero sí un trabajo razonablemente bien hecho. No es una historia inolvidable pero sí una lectura agradable con la que pasar el rato. No tiene momentos de los de recordar durante años pero se agradece el buen oficio de los creadores del cómic. Parece que todo de lo que uno reseña o recomienda deba estar en los altares de su género o de su época, y hay una cantidad enorme de libros, cómics o videojuegos que simplemente están bien hechos sin grandes alardes, sin grandes pretensiones y teniendo sus cosas menos buenas te hacen pasar un rato agradable y ya está. “Yo, vampiro” es uno de estos casos.

Sed felices.

Raúl Sánchez
Arriba es abajo, y negro es blanco. Respiro regularmente. Mi supervivencia de momento parece relativamente segura, por lo que un sentimiento de considerable satisfacción invade mi cuerpo con sobrepeso. Espero que tal regularidad respiratoria se mantenga cuando duerma esta noche. Si esto no pasa tienen vds. mi permiso para vender mis órganos a carnicerías de Ulan Bator.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Entrevista a CARLES MIRALLES editor de YERMO EDICIONES y ARECHI MANGA

Presentamos la entrevista que hemos hecho a Carles Miralles, el editor de Yermo ediciones y Arechi Manga. Yermo ediciones y Arechi Manga. Si te gustan los...
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad