IniciocomicsReseña del Karnak de Warren Ellis: Todo tiene un punto débil

Reseña del Karnak de Warren Ellis: Todo tiene un punto débil

Toda mente consciente debe cuestionar sus decisiones. Al fin y al cabo, la introspección es la verdadera fuente de la consciencia“.

Karnak

Yo creo que el mundo, en toda su belleza, complejidad y amor, te tiene aterrorizado“.

Russoff

Soy el Magister Karnak, de la Torre de la Sabiduría. Un maestro. Dedico tiempo y atención para enseñar a la gente de este mundo una verdad definitiva y vital. Les enseño que no son nada. Y tú. Tú cambias a la gente con … ¿un gesto? ¿un pensamiento? Otorgas poderes fantásticos a cosas que no son nada con una palabra. ¿Y por qué lo haces? Porque ellos lo quieren. Me repugnas. Traicionas la naturaleza misma del universo. No puedes darles algo simplemente porque lo quieren …”

Karnak

Introducción: ¿Quién es Karnak?

El pasado mes de mayo de 2017, Panini Cómics publicó la serie limitada Karnak, dibujada por Gerardo Zaffino y por Roland Boschi, siendo el aclamado guionista Warren Ellis el escritor de la misma. Pero, ¿quién es Karnak?

Karnak es un personaje creado por Stan Lee y Jack Kirby en The Fantastic Four #45. Pertenece a la Familia Real de los humanos mutados del Universo Marvel conocidos como Los Inhumanos, donde ejercía el cargo de consejero real.

Hijo de la bióloga marina Azur y del sacerdote filósofo ManderKarnak tiene la peculiaridad de no haber sido sometido de niño a Las Nieblas Terrigenas, el mutagénico natural que proporciona a Los Inhumanos sus poderes.

Lo impredecible de dichas mutaciones y la transformación que había tenido su primer hijo, Tritón, al contacto con las mismas, les hizo desistir de repetir el ritual con su segundo hijo.

Karnak se entrenó en La Torre de la Sabiduría con su padre, hasta que alcanzó la suficiente disciplina física y mental como para convertirse en un letal luchador cuerpo a cuerpo, con la habilidad extrasensorial de percibir los puntos débiles de todo tipo de estructuras, planteamientos y seres vivos.

En esta serie limitada abandona sus obligaciones reales, ocupando el puesto de su padre como Magister de La Torre del Saber.

¿Por qué dedicarle un cómic a Karnak?

El salto de Los Inhumanos al llamado Universo Cinematográfico de Marvel ha propiciado varias cabeceras y eventos relacionados con los mismos.
Momento propicio para proyectos como esta serie de seis cómics, propuesta a Warren Ellis por Nick Lowe, editor tanto de Spider Man como de y Los Inhumanos. Total libertad creativa para Ellis ya que hablamos de un personaje secundario de un grupo secundario.

Los dibujantes de Karnak

Voy a comentar la parte que más de ha gustado de este cómic, el dibujo. Pese a sus retrasos y el inesperado cambio de dibujante -de Gerardo Zaffino a Roland Boschi, a partir de su tercer número- el cómic mantiene ese aspecto sombrío, a la par que dinámico y espectacular, que Ellis parece imprimir a su historia, sin que se note demasiado el paso de un dibujante a otro. Al menos en mi caso. No se me ha hecho pesada la historia, leyéndome los seis cómics de un tirón. Imagino que la labor del colorista, Dan Brown, ha tenido mucho que ver en eso.

No me olvido de las espectaculares portadas de David Aja, que contribuyen a hacer visualmente muy atractiva y vanguardista esta colección.

El argumento y la forma de pensar de Karnak

Aquí es donde esta serie limitada me produce sentimientos encontrados. Su argumento se podría enfocar desde tres puntos de vista. El del que no sabe nada ni de Los Inhumanos en general ni de Karnak en particular. Pero le gustan los cómics y busca un producto que combine acción con un argumento medianamente sofisticado, que incite a pensar. Esas personas no se verán decepcionadas con este cómic.

Otro punto de vista podría ser el del habitual lector de Los Inhumanos, que puede que discrepara del enfoque dado a Karnak por Ellis. El tercer punto de vista sería el mío. Nunca me han atraído mucho Los Inhumanos pero algo he leído sobre ellos, por lo que tengo una cierta idea de como son los personajes. De entre ellos, Karnak es uno de los que me parece más interesante y también tengo algunas obras de Ellis entre mis favoritas. De ahí que le diera una oportunidad a este proyecto.

Imagino que, dadas las habilidades de Karnak, Ellis no le ha sido difícil encuadrarlo como un nihilista. El Nihilismo se ha expresado a veces como una visión pesimista radical del mundo, fruto del sentir de la finitud de todo lo que forma parte de la realidad. ¿Qué mejor forma de pensar para alguien con la habilidad de ver la debilidad en todo y que, además, ya ha experimentado la muerte?

Podríamos describirlo como un nihilista activo, en tanto que toma a discípulos en La Torre de la Sabiduría para que, por medio, de la introspección y el entrenamiento físico, destruyan el sistema de valores que ya llevan incorporado y abracen otro, supuestamente más auténtico.

Su continuo mensaje en el cómic, No somos nada, parece perseguir la destrucción del ego, del yo. Tomar conciencia de que no somos tan especiales para, a continuación, redescubrirnos en comunión con el todo. Lo cual parece una tarea complicada, en una sociedad obsesionada con el culto al cuerpo y a la imagen, elevada a la enésima potencia con las Redes Sociales, donde se nos quiere convencer de que tenemos derecho a todo y podemos adquirirlo todo.

Pero si, además, aparece un inhumano, que tiene la habilidad de conceder a cada persona lo que desea por el mero de hecho de desearlo, pues se puede comprender que Karnak se preocupe. Lo que no se puede comprender es la forma en que afronta el problema.

Para empezar, Ellis adopta la forma de escribir conocida como descompressive storytelling. Una única trama, alargada hasta ocupar 5 o 6 números, para luego ser recopilada. Lo que se cuenta, cabría perfectamente en un especial o novela gráfica de 48 páginas.

Luego está la forma en que retrata a Karnak. No conozco a fondo al personaje pero no creo que sea tan arisco y paranoico. En ocasiones parece rozar la sociopatía. Me da la impresión de que Ellis se va un poco de rosca.

El que tengas un carácter introspectivo y una mente analítica no implica necesariamente que no puedas apreciar la belleza de todo y todos los que te rodean ni que tengas que ser un cabrón, que aniquila todo lo que se pone en su camino, porque no coincide con tu forma de pensar. ¿Es ético lo que le hace a su adversario al final de la historia para anular sus habilidades? ¿Se puede llamar Magister después de hacer eso? No me vale que no había otra manera. Se me ocurre muchas pero es algo que dejo que cada uno piense después de leer el cómic.

En fin, lo dicho, un trabajo algo decepcionante para mí pero que hará las delicias de quienes busquen algo más rompedor dentro del comic mainstream.

Nos leemos en otros posts de Las cosas que nos hacen felices.

 

 

 

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Adrián De La Fuente Lucena
Friki del Cómic en particular y de la Cultura Pop en General. Colaborador de Las Cosas que nos hacen felices. Licenciado en Filosofía, Máster en Gestión Cultural y en Filosofía Contemporánea. Diplomatura en desarrollo WordPress, Social Media Manager, Community Manager, Content Manager y Bloguero de una Institución Cultural Universitaria y miembro fundador del blog de Cultura Pop DYNAMIC CULTURE (www.dynamicculture.es). Cursos de S.E.O., Analítica Web, Community Manager y Marketing de Contenidos. Siempre aprendiendo y tratando de encontrar mi lugar en la vida, intentando disfrutar con lo que hago para que merezca la pena.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS