IniciocineRetro-Análisis | Deep Blue Sea (1999): Una tensa distracción submarina

Retro-Análisis | Deep Blue Sea (1999): Una tensa distracción submarina

¡Todo es mejor cuando hay tiburones de por medio! Eso es una verdad universal que mi compañera Sofía Ricarte puede corroborar, además de ser la primera ley de la Iglesia del Santo Escualo. Con esta presentación quiero añadir una cinta sobre estos bellos y letales animales en la sección de Retro-Análisis. Vamos a viajar a 1999 para hablar de Deep Blue Sea, dirigida por Renny Harlin (Máximo Riesgo, La Jungla de Cristal 2 o la Isla de las Cabezas Cortadas) y con Saffron Burrows (Troya) , Thomas Jane (El Castigador) y Samuel L. Jackson (Pulp Fiction) como protagonistas. ¡[email protected] a Aquática!

“Utilizando tiburones Mako, una de las máquinas de matar más rápidas y perfectas de la naturaleza, la doctora McAlester (Saffron Burrows) espera encontrar la clave de la regeneración de los tejidos del cerebro humano. Pero para alcanzar su meta ha violado los códigos éticos, modificando el ADN de los tiburones, haciendo que sean más inteligentes y más rápidos, convirtiéndolos en monstruos depredadores que pondrán en peligro a todo el equipo de trabajo.”

Deep Blue Sea

¿Qué hay más peligroso que un tiburón? Uno más inteligente

 La premisa de ‘Deep Blue Sea’ es sencilla: Tiburones muy malos y genéticamente muy listos cazando a humanos menos listos mientras tratan de huir (tanto los científicos como los escualos). Fin.

La trama va a girar en torno a este grupo de científicos intentando llegar a la superficie mientras son perseguidos por estos letales tiburones mako con ganas de vengarse de todos los experimentos que han sufrido. Obviamente, en aras de curar al alzheimer, aquí se saltan todos los tratados internacionales por el arco del triunfo y pasa lo que pasa.

¿Se nota mucho que el brazo es falso?

Esta cinta no trata de innovar, y no lo hace ni de lejos, ya que sigue la estructura de un ‘slasher’ pero con animales en lugar del clásico asesino en serie o el psicópata de turno. Escenas claustrofóbicas bajo el mar que logran con eficacia que sintamos la indefensión del ser humano ante la más perfecta máquina de matar del mundo acuático.

El guion se toma su tiempo para presentarnos a casi todos los personajes que habitan en ‘Aquática’, aunque he de decir que todos son clichés con piernas: Tenemos al ex-convicto que trata de escapar de su pasado, la científica de vocación al sufrir una desgracia en su familia, el afroamericano (muy ‘bro’ del barrio) como alivio cómico o el inversor rico que visita el lugar donde gasta su dinero.

‘Deep Blue Sea’ sabe en la liga que juega y no trata de ser una cosa que no es y eso se agradece. ¿Es mala? No es buena, pero tampoco es un producto lamentable que merezca ser quemado (ese tipo de reacciones se las dejo a los detractores de Joss Wheddon). Yo disfruto esta película cada vez que la veo, como gran amante de los escualos, además, en 2016 la revista ‘Wired’ la consideró la segunda mejor película de tiburones de la historia. Algo bueno habrán hecho su director y guionistas.

Yo casi me conformaba, la primera vez que vi este filme, con lo sentir vergüenza ajena y fui sorprendido gratamente por lo que vi en pantalla. ‘Deep Blue Sea’ sabe mantener la tensión durante todo el metraje y avanza de forma bastante constante sin momentos de tedio que bajen la atención del público. Tarda en arrancar, pero como casi todas las cintas de terror, que tras una escena para mostrar al villano se toma su tiempo para presentar a sus antagonistas.

Como he mencionado, todo es muy típico en esta película, pero solo con respecto a los personajes, sino también a lo que sucede en la trama. Nuestros protagonistas juegan a ser Dios y descubren que eso es peligroso y para que sintamos más miedo los dejan incomunicados y a merced de sus depredadores.

La mayor parte de los roles en ‘Deep Blue Sea’ me funcionan bien menos el interpretado por LL Cool J que me parece un alivio cómico que en ningún momento hace gracia. Las vivencias de este personaje junto a su loro me sobran desde el primer momento y roban metraje a cosas que podía haber importado más.

Adoro el personaje de Samuel L. Jackson y lo que ocurre durante el discurso más motivador del cine de tiburones de la historia.  Este actor se interpreta a sí mismo, como suele hacer en todas las cintas en las que participa y nos deja muy buenos momentos.  Además, al ser neófito en lo que se está llevando a cabo en ‘Aquática’, se mete en la piel del espectador y a través de las explicaciones que recibe y las preguntas que formula, nosotros sabemos que trabajo realiza cada miembro del equipo.

Los efectos especiales de ‘Deep Blue Sea’ no han envejecido del todo mal y los animatrónicos usados también se desenvuelven bastante bien. Por suerte Renny Harlin no tuvo los problemas que sufrió Spielberg con su tiburón cuando los mecanismos se mojaban.

Cierto es que hay momentos en los que el CGI canta un poco, como el momento tras el discurso del personaje Samuel L. Jackson, pero debemos comprender que han pasado casi 22 años por ‘Deep blue sea’ y eso le ha pasado factura.

Conclusión

Esta película es una versión del ‘Alien’ de Ridley Scott pero bajo el mar (por favor, no hagáis chistes de La Sirenita) y sabe mantener muy bien la tensión y la claustrofobia, aunque no como la cinta de 1978, esa juega en otra liga.

Personajes muy arquetípicos y reconocibles que, aunque algo planos, funcionan bien en este tipo de películas en las que vamos apostando el orden en el que morirán los protagonistas.

El personaje de LL Cool J creo que es lo peor de ‘Deep Blue Sea’ ya que su humor carece de gracia y cae en el tópico del afroamericano como alivio cómico, aunque no consigue aliviar ni hacer sonreír. Por el contrario, Samuel L. Jackson si consigue sacar mas provecho de su personaje y hacerlo recordable.

La banda sonora de Trevor Rabin (60 segundos, La búsqueda y Armageddon) no es memorable pero ese tema principal si consigue transmitir tensión y suspense. Os lo dejo aquí para que lo escuchéis y  opinéis por vosotros mismos.

Un saludo desde la Iglesia del Santo Escualo.

Juanma Martín
Amante de DC desde que ví Batman de Tim Burton en la gran pantalla. Crecí con los vídeos Beta y VHS y visitando casi a diario unos lugares extintos llamados videoclubs. Seguidor acérrimo de las tardes de sofá y series, del cine y del "buen" cine más aun. Jugador de rol desde los 14 años y jugador de videojuegos desde los 20. Muy cliché durante gran parte de mi vida.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad