Inicio cine Retro-análisis Especial Semana Santa: Ben-Hur

Retro-análisis Especial Semana Santa: Ben-Hur

Bienvenidos a un nuevo retro-análisis muy especial. Nos hemos puesto un capirote, como corresponde a estas fechas, y nos hemos lanzado a ver (por enésima vez) una de las mejores películas de la historia del cine, una de esas que nunca te cansas de ver: Ben-Hur. Vamos al lío pero antes os dejo la banda sonora de Miklós Rózsa para que os ambiente la lectura, una auténtica obra de arte que marcó un hito en la historia.

Una odisea mítica

Por si hay algún despistado o algún tierno infante milenial, Ben-Hur es una de esas películas que año si y año también se programan en alguna cadena en Semana Santa. Cuenta la historia de Judá Ben-Hur (un ya mítico Charlton Heston) acaudalado aristócrata y comerciante, principe de los judios, allá por el año 28 D.C. Su viejo amigo Messala ha regresado a Jerusalem y pretende aprovecharse de su amistad para que Judá delate a los que conspiran para derrocar a Roma en la provincia.

Por un accidente fortuito, Judá es enviado a galeras y su madre y su hermana hechas prisioneras por Messala. Tras varios años como galeote, Judá Ben-Hur salva la vida del consul Quinto Arrio, quien lo adopta como hijo y lo lleva a Roma con él. Judá compité en el circo como aúriga pero sueña con regresar a Judea y saber que ha sido de su familia.

De regreso a su país y convencido de su muerte, Judá y Messala se enfrentan en la arena del circo, donde Messala pierde la vida. Judá sigue lleno de odio hacia aquellos que permitieron la mezquindad de su antiguo amigo y no será hasta su último encuentro con Jesús (con quien se ha topado a lo largo de su vida) cuando abrazará el perdón, obteniendo el último milagro del hijo de Dios y la redención por sus pecados.

Como véis, no se puede ser más épico. Un aristocrata caido en desgracia, prisionero en galeras, que consigue ser adoptado por un romano e incluso que le otorguen la ciudadanía. Una épica que se sustenta no sólo en la historia sino en todo un entramado artístico que convierten a Ben-Hur en un peliculón.

Con nuestros ojos

No entraré a desglosar los aspectos que subyacen en la realización de Ben-Hur. Podéis verlos en la Wikipedia y en otros artículos de internet: un presupuesto astronómico para la época, reescrituras de guion casi hasta el infinito, miles de extras,… y una escena para la historia, la de la carerra de cuádrigas (en la que se basó George Lucas para sus vainas de La amenaza fantasma).

Uno se siente un poco tonto cuando escribe acerca de películas como Ben-Hur. Normalmente tendemos a pensar que todo el mundo la ha visto. También da mucho reparo repetir cosas que llevan años ahí, siendo consciente de que no se puede aportar nada nuevo. Así que lo único que queda es ir a lo personal, el por qué Ben-Hur es para mi una de las más grandes películas de todos los tiempos y por qué no me canso de verla a pesar de de sus más de 200 minutos.

Una de mis frustraciones cinematográficas es no haber podido ver Ben-Hur en una pantalla de cine porque, por muchas veces que la vea en la televisión, sigue impresionándome. Así que asumo que en pantalla grande debe de ser la hostia. Los decorados son impresionantes, el vestuario, la banda sonora, los miles de extras que necesitaron en aquella época,… Recordad: no había ordenadores. La sensación de grandiosidad, de poderío, lo impregna todo. Aun hoy en día me sigo preguntando cómo narices rodaron todo eso en aquella época, en especial la carrera de cuádrigas.

Puede que a los ojos de alguien más acostumbrado al lenguaje cinematográfico actual, las actuaciones y los diálogos resulten algo acartonadas y teatrales. Sin embargo, eso contribuye a acentuar la carga dramática de la historia, una historia que no deja de ser un auténtico dramón. Las desventuras de Judá Ben-Hur adquieren tintes de epopeya y es imposible no conmoverse ante las injusticias que sufre.

Un villano para la historia

Otro de los puntos fuertes de Ben-Hur es su villano, uno de los más grandes de la historia del cine. Messala, el antiguo amigo de Judá, el que le salvó la vida cuando era jovén, el que siempre fue tratado como uno más de la casa de Hur, deviene en un ser malvado y mezquino, un auténtico hijo de puta que hasta en su lecho de muerte busca hacer daño al que fue su amigo, en una escena verdaderamente memorable. No hay redención posible para Messala. Una injusticia que Stephen Boyd no ganara el Oscar, aunque si se llevó un Globo de Oro.

¿Es Messala un amante despechado, como insinuó Gore Vidal, uno de los escritores que le metireron mano al guión? Me inclino a pensar que si, que hay mucho más de lo que se muestra en la relación entre Judá y Messala. Esas miradas, esos abrazos, esos apretones,… Es sabido que los romanos y los griegos no le hacían ascos a nada y que incluso veían las relaciones homosexuales como algo obligado.

Redimido por la fe

¿Por qué es Ben-Hur, una historia de amor homosexual encubierta, un dramón de los que hacen época, con sus batallas navales, sus galeotes puteados y sus carreras sanguinarias, una película propia de Semana Santa? Pues porque aparte de estar ambientada en la época en la que Jesús empezó a predicar y murió crucificado, Judá Ben-Hur y Jesucristo (siempre visto de espaldas, realzando el efecto dramático de su figura) cruzaron sus caminos en un par de ocasiones, siendo eso fundamental en el destino de Ben-Hur.

Se cruzan por primera vez cuando Ben-hur va camino de galeras. Jesús le da agua y con su simple presencia se impone a uno de los guardias, momento en el que Judá se convencé de que sobrevivirá a su destino cuando ya daba su vida por perdida. Se vuelven a cruzar cuando Baltasar (si, uno de los Reyes Magos) le habla de él y de sus enzeñanzas. Incluso Esther, la enamorada de Judá, asiste al Sermón de la Montaña cuando Judá aun se muestra escéptico.

Y se vuelven a cruzar cuando Judá busca un milagro para su madre y su hermana, enfermas de lepra, y ve que Jesús es condenado injustamente y obligado a cargar con la cruz camino del Gólgota, momento en que es Judá quien le ofrece agua. “¿Para ver esta injusticia me buscaste, Baltasar?”, son las palabras cargadas de pena que Judá Ben-Hur pronuncia cuando Jesús es crucificado, unas palabras que señalan como Judá ha dejado atrás su rabia y su odio, consiguiendo de Jesús un último milagro.

Terminamos. Es complicado hacerle justicia a una película como Ben-Hur. Llenar el post acerca de las virtudes técnicas y de los récords que batió en su día es algo intrascendente. Lo verdaderamente importante es que Ben-Hur, más de 60 años después, ha aguantado el paso del tiempo como pocas películas han hecho. Es una historia que sigue cautivando a quien la descubre y a quien la descubrió hace años, una obra maestra que merece ser vista por lo menos una vez al año, y si es posible junto a Los 10 Mandamientos. Pero ese es otro post. Un saludo y sed felices.

Pedro Pérez S.
Aficionado también al cine, las series de televisión, la literatura fantástica y de ciencia ficción, a la comida, la cerveza y a todas las pequeñas cosas que nos hacen felices.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Segundo tráiler de Fast & Furious 9 | Coches voladores, imanes y hermanos enfrentados

¿Fast & Furious 9? Si, ya van nueve entregas de esta saga que adelanta por la derecha a la palabra espectacular. Percusiones de infarto,...

Analizamos la Pesadilla de Bruce Wayne en el Snyder Cut de la Liga de la Justicia

El Snyder Cut ha reivindicado finalmente a la Liga de la Justicia en la aprobación de los fans y también generado muchas interpretaciones en...

Reseña Contrapaso (2021) de Teresa Valero: El valor de la verdad en tiempos oscuros

Podríamos contar con los dedos de una mano que país no tiene algún capítulo de su historia escrito con sangre. Ya sea vertida contra...

Espectacular nuevo tráiler de ‘El Ejército de los Muertos’ de Zack Snyder y Netflix

Volvemos a tener noticias del amigo Zack Snyder y su nueva andadura en Netflix de la mano de su 'Ejercito de los muertos'. Ya...

De yakuza a amo de casa, un divertido anime con un formato diferente

De yakuza a amo de casa es la serie de anime que Netflix estrenó el día 9 dentro de sus novedades para el mes...

Reseña de Sueños pesados, lo escalofriante de lo desconocido

Buenas queridos lectores, y bienvenidos a esta nueva entrada donde analizaremos Sueños Pesados de Alberto Breccia, autor nacido en Uruguay que desarrolló toda su...

Crítica de Cowboy de asfalto, de Netflix

Cowboy de asfalto, pese a su estreno limitado el año pasado, ha llegado recientemente a Netflix. Nos encontramos ante un producto más lento e...

ÚLTIMOS COMENTARIOS

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad