InicioVideojuegosCríticas de videojuegosThe Binding of Isaac: Afterbirth †, un indie con miles de horas...

The Binding of Isaac: Afterbirth †, un indie con miles de horas de juego

A raíz del último DLC de la joya de la corona del estudio Nicalis, The Binding of Isaac: Afterbirth †, queremos aprovechar para presentaros este magnífico videojuego.

A modo de introducción

Para quien no lo conozca, The Binding of Isaac es un videojuego estilo roguelike y rpg con gráficos 16 bits. Comienzas en una sala principal y te mueves a través de las salas circundantes buscando el camino hacia el jefe del nivel para vencerlo y seguir avanzando. La jugabilidad es sencilla pero sus mecánicas son complejas. Los niveles son generados de forma procedural y los objetos que poseas o recojas durante tu aventura, e incluso tu propia habilidad, cambiarán el ritmo de la misma. Cuanto más dinero tienes más probabilidades tienes de que aparezca una sala especial de ‘arcade’, si en el segundo nivel haces un pacto con el diablo es muy posible que en el siguiente vuelva a aparecer, si obtienes un objeto de un conjunto de objetos especial como el de Super Meat Boy, aumentará las probabilidades de que aparezcan más objetos de dicho conjunto… Todos los elementos interfieren en la jugabilidad, haciendo que cada recorrido sea distinto. The Binding of Isaac es un juego prácticamente infinito.

La estética y la historia son grotescas cuanto menos. Encarnamos a Isaac, un chico que huye desnudo de su psicótica madre a través de un mugriento sótano. Usando sus propias lagrimas como defensa tendrá que hacer frente a multitud de insectos como moscas, gusanos y arañas a parte de otras sobrenaturales criaturas. Abundan elementos repugnantes como una larguísima lista de fluidos y desechos corporales así como continuas referencias al antiguo testamento tanto en los personajes, como en los objetos, como en los propios jefes. Aun con todo esto, The Binding of Isaac no consigue asquear al jugador, los gráficos y la historia le dotan de humor un tanto sarcástico y la jugabilidad junto a las mecánicas hace que disfrutes enormemente aun por lo difícil que pueda llegar a ser. Porque sí, además de todo esto, The Binding of Isaac es un juego difícil.

Afterbirth †

Lo que conocemos actualmente como The Binding of Isaac comenzó en su primer DLC: The Binding of Isaac: Rebirth. En este DLC introdujo una enorme cantidad de contenido nuevo. El siguiente DLC, The Binding of Isaac: Afterbirth, nos ofreció aun más jefes y un modo de juego totalmente nuevo. En cambio, Afterbirth †, no parece ser un cambio significativo.

Hasta donde sabemos, Afterbirth  solo ha añadido un nuevo personaje, el modo Greed que se introdujo en Afterbirth ‘solo’ ha aumentado su dificultad, el nuevo nivel llamado Void es un reciclaje de todos los niveles anteriores y el nuevo jefe final deja muchisimo que desear. Al igual que el nivel Void, Delirium es sencillamente un reciclaje de todos los jefes anteriores, y ni siquiera sigue un patrón de ataque original (ni mucho menos espectacular). De hecho me pregunto por qué Dios no es el jefe final de este DLC. Pero como siempre ocurre en las ‘actualizaciones’ de The Binding of Isaac, al menos tendremos nuevos objetos, nuevas salas y nuevos enemigos. También hay que añadir que a día de hoy no se han descubierto todos los secretos que tiene Afterbirth †, por lo tanto es muy probable que se descubra mucho más contenido.

Dicho esto me voy a permitir comparar Afterbirth  con el reciente mod gratuito Antibirth. Al estudio Nicalis se le debería caer la cara de vergüenza solo por lo brutal que es este mod. Un mod completamente independiente y gratuito que ha ofrecido muchísimo más contenido que el nuevo DLC oficial. Tres niveles completamente distintos que introducen nuevos enemigos, nuevas mecánicas y un puzzle que nos llevará hasta otro nuevo nivel donde nos enfrentaremos a un jefe a la altura de Hush o Mega Satan. A parte de esto, tendremos dos personajes nuevos (técnicamente tres) que nos darán una nueva forma de jugar.

Parece que en Afterbirth † la originalidad no ha sido el fuerte de Nicalis, pero como ya he dicho aun queda mucho contenido por descubrir. Al igual que ocurrió con el personaje The Lost, es posible que haya otro personaje oculto y con el, el final de The Binding of Isaac.

Ahora bien, Afterbirth  tiene una nueva opción que abre un inmenso mar de posibilidades. The Binding os Isaac, aun siendo un videojuego alejado de la popularidad de los triple A, tiene tras de sí una de las comunidades más apasionadas del videojuego moderno. Tal es el amor que sienten sus jugadores que el propio estudio Nicalis ha dejado en sus manos el futuro de The Binding of Isaac, introduciendo la posibilidad de crear mods con nuevos niveles, personajes, objetos y jefes finales a gusto del consumidor. Con esto podemos decir que The Binding of Isaac se ha convertido en un videojuego inmortal.

Conclusión

The Binding of Isaac es un juegazo. Simple y llanamente. Un juego sencillo, divertido y difícil con contenido para miles de horas. Los que hayan comenzado Afterbirth † habiendo conseguido el 1001% de Afterbirth (sí, 1001%) no les resultará nada del otro mundo, pero los que comiencen desde cero se verán atrapados por su inmensidad y aunque al principio sea un poco frustrante es precisamente eso, junto al afán por descubrir todos los secretos, lo que te animará a seguir jugando. Y además una vez desbloqueado absolutamente todo, te esperan una gran cantidad de mods creados por la comunidad. Posiblemente uno de los mejores videojuegos de la década que tardará muchísimo en envejecer.

Un saludo, gracias por leer y que seáis felices.

Ex colaborador de la web
Ex colaborador de la webhttps://www.lascosasquenoshacenfelices.com
Ex colaborador de Las cosas que nos hacen felices al que agradecemos su tiempo y su aportación. Muchas gracias.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS