Inicio series Análisis de American Gods. Temporada 3. Capítulo 6

Análisis de American Gods. Temporada 3. Capítulo 6

Bienvenidos, señores de las inundaciones, reyes del sol, una semana más, al mundo en el que Dioses y Hombres juegan a las cartas y beben vodka en compañía. Hemos vuelto a reunirnos alrededor de nuestra vieja mesa de madera, y a brindar con el hidromiel más puro, por el retorno de los análisis semanales de American Gods. El episodio de hoy viene de la batuta de Mark Tinker, y la pluma de Aric Avelino. Y sin más, acompañadme a este análisis del sexto capítulo de la tercera temporada de American Gods. Vamos a revisitar La Conciencia del Rey.

Para no perderos por el camino, os dejo por aquí los análisis hasta ahora.

El Amor es una Locura

Odin y Tyr disfrutan de sus vicios en el Nuevo Mundo. El Señor de la Guerra y el Padre de Todos han llegado a la tierra donde guerra y dinero parecen no tener fin. Pero no solo de oro y sangre vive el hombre, o el Dios. Y hasta el Padre de Todos ama, o cree hacerlo.

En otra época, Miércoles trata de embaucar a Demeter, dando vueltas por el centro de salud mental, ayudando a una pareja de trabajadores obviamente enamorados, y siendo descarado y obvio en cuanto a sus intenciones… tanto como es posible serlo para él. Demeter trata con torpes intentos de volverlo realmente loco. Pero Demeter, eterna e inteligente, ya debería saber que los limites de la locura de Odín están un poco más lejos que los del resto. Así que me pregunto ¿Qué le pasa a Demeter? ¿Solo se hace la dura? ¿O realmente le ha afectado la vejez a la diosa del sustento?

La buena y pobre Demeter

El teatro y las sombras son lo único entre lo que Miércoles se mueve bien, con fluidez, así que trata de usarlo para acercarse a Demeter. Pero lo cierto es que 250 años son muchos años de generar sentimientos, tanto buenos como malos. Y aunque a veces es mejor tarde que nunca, hay veces que es demasiado tarde. Y es que ni 250 hacen cambiar a un hombre, o aun Dios, y Ofnir no puede dejar de ser el mismo, y no puede escuchar lo que necesitan las personas a su al rededor. A veces, hay que saber parar y llorar. Y, a veces, hay que saber decir adios.

Lo viejo y lo nuevo

Laura y Shadow se reencuentran de nuevo. Sin mentiras, sin sombras, sin muerte. A Laura le ha sentado bien estar muerta, y tiene un objetivo. Un objetivo que, además, es razonable; puesto que Odin ha ido sembrando el caso y su muerte parece una solución lógica a muchos problemas. A Shadow, por su parte, no le convence que Laura quiera matar a un Dios. Pero, seamos sinceros, ¿Es suficiente el hecho de que sea su padre como para justificar la lealtad que le profesa? La familia no basta con ser, sino que debe demostrar serlo. Y Odin, Padre de Todos, solo ha sido una molestia para Shadow, al que ve como una pieza de su interminable partida.

Sin nada entre ellos, en todos los sentidos

Shadow sigue deseando ser Mike, un amable vecino de Lakeside que está colado por su vecina/casera. Ni la aparición de su difunta ex mujer con intenciones homicidas va a hacer que cambie de idea. Y es que los sueños tienen ese poder, nos dejan con la sensación de que nada importa, de que podemos cambiarlo todo. Hasta las situaciones incómodas. Pero Lakeside no es el pueblecito de ensueño que era desde la desaparición de Allison, y ya, ni la sospechosamente amable Ann Marie, dueña de todo, es capaz de recuperar la cordura. Aunque eso no hace que Shadow siga intentando mucho ser normal, pese a que la realidad, por desconcertante que sea, siga viniendo a visitarlo. Y la realidad a veces se presenta en forma de pasado, o de un presente en el que se descubre algo por adecuado para seguir con el cortejo. En cualquier caso. nada se presenta tranquilo para Shadow.

Shadow tratando de ser feliz

Sin la ayuda de Shadow, Laura necesita seguir sus propias pistas. O más bien las de Salim, que sigue penando por amor, y por que es incapaz de encontrar su propio camino sin el genio. Aún así, es capaz de encontrar un pista sobre el paradero de Odin, aunque lo que van a encontrar, es a un viejo amigo común, con otra cara, pero las mismas intenciones.

Dioses Nuevos, Soluciones Antiguas

Technical Boy sigue roto. Y es que cuando la Diosa del amor y la emoción, juega con la lógica más pura y pragmática, se encuentran dos realidades que rara vez pueden coexistir. Y mucho menos en la tecnología más primitiva, como Technical Boy. Sabe que necesita algo para arreglarse. El problema es que no sabe que es ese algo. 

Nuestro pequeño tocapelotas está en apuros

Pero vuelve a las oficinas centrales, dónde el Sr. Mundo ya estaba empezando a ponerse nervioso, hasta adoptar una apariencia mucho mas acorde a sus necesidades en ese momento… las de aterrorizar a sus acólitos. Danny Trejo es siempre un invitado de excepción en este aspecto. Aunque es más importante saber que, ni siquiera el señor Mundo, es capaz de entender que le ocurre al más antiguo de sus hijos. Al más esencial para sus planes. Pero que sea el más esencial no significa que sea imprescindible, y ya conocemos al Sr. Mundo. Siempre tiene un As bajo la manga… o al otro lado del teléfono.

La Opinión de Sofía

Como siempre, lo bueno por delante. Me he reconectado mucho con la serie en este episodio, en una temporada que sigue tratando a personajes como personas, para deleite de todos. Me ha encantado el momento en el que Hank considera que Odin es un imbécil… comparte opinión con la que escribe. Y que crea que Ofnir es Tyr es divertidísimo, la verdad. También he de alabar profundamente a Danny Trejo. Que hayan elegido a este actor para el momento más íntimo de un personaje como el Sr. Mundo, por muy fingida que sea esta intimidad, me ha sorprendido muchísimo, pero me ha dejado con la boca abierta. Ha sido una de las escenas que más me ha conmovido en mucho tiempo en esta serie. 

american gods
Qué gran aportación

Como contraparte negativa, he de decir que me ha costado pasar por la historia de Odin, que cada vez ocupa más parte de la trama; y que sigue pareciéndome cada vez más alejada de la idea de la serie. Sinceramente, ha llegado un punto en el que toda la parte de Odín me distrae de todo lo demás, que me interesa muchísimo.

Si esto sigue así o no, lo sabremos la semana que viene. Hasta entonces… sed felices.

Sofia Ricarte
En mis ratos libres soy la Chica Ardilla

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Segundo tráiler de Fast & Furious 9 | Coches voladores, imanes y hermanos enfrentados

¿Fast & Furious 9? Si, ya van nueve entregas de esta saga que adelanta por la derecha a la palabra espectacular. Percusiones de infarto,...

Analizamos la Pesadilla de Bruce Wayne en el Snyder Cut de la Liga de la Justicia

El Snyder Cut ha reivindicado finalmente a la Liga de la Justicia en la aprobación de los fans y también generado muchas interpretaciones en...

Reseña Contrapaso (2021) de Teresa Valero: El valor de la verdad en tiempos oscuros

Podríamos contar con los dedos de una mano que país no tiene algún capítulo de su historia escrito con sangre. Ya sea vertida contra...

Espectacular nuevo tráiler de ‘El Ejército de los Muertos’ de Zack Snyder y Netflix

Volvemos a tener noticias del amigo Zack Snyder y su nueva andadura en Netflix de la mano de su 'Ejercito de los muertos'. Ya...

De yakuza a amo de casa, un divertido anime con un formato diferente

De yakuza a amo de casa es la serie de anime que Netflix estrenó el día 9 dentro de sus novedades para el mes...

Reseña de Sueños pesados, lo escalofriante de lo desconocido

Buenas queridos lectores, y bienvenidos a esta nueva entrada donde analizaremos Sueños Pesados de Alberto Breccia, autor nacido en Uruguay que desarrolló toda su...

Crítica de Cowboy de asfalto, de Netflix

Cowboy de asfalto, pese a su estreno limitado el año pasado, ha llegado recientemente a Netflix. Nos encontramos ante un producto más lento e...

ÚLTIMOS COMENTARIOS

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad