Análisis de Better Call Saul. Temporada 5. Capítulo 2

4

Bienvenidos al segundo análisis de esta quinta y penúltima temporada de Better Call Saul. Nuestro querido abogado está teniendo una evolución constante, llegando casi al que conocimos en Breaking Bad. Recordemos que el ritmo de esta serie es un poco más lento a la de Walter White y Jesse Pinkman, por lo tanto, los cambios que vemos en Goodman son graduales, pero acordes a los tiempos del programa, de esta manera podemos apreciar mejor el su desarrollo.

El descuento que realizó Saul sobre sus potenciales clientes surge un fuerte efecto, dos drogadictos salen en su vehículo a hacer todo tipo de delitos, a sabiendas que el excéntrico abogado estará las 24h para ayudarlos. Pero como si de un efecto mariposa se tratara, ellos no son apresados, los problemas que causaron estos dos jóvenes traen consecuencias graves al cartel.

Tras ir a buscar la enésima dosis de cocaína, el medio de transporte que usan para llevar la mercancía a sus clientes se ve afectado, la cañería se atascó. Y para mal de males, la partida de póker que Nacho, Lalo y Gallardo alias «Ocho Loco» como lo conocimos en Breaking Bad (ahora sabemos a qué se debe ese sobre nombre) se interrumpe al recibir la llamada del problema con sus clientes.

Gallardo decide ir a dar soluciones, pero eso será lo que menos encontrará. Es sorprendido por la policía tratando de destrabar las cañerías, ante esta actitud sospechosa y estando informados de todos los altercados que se han producido por los alrededores, los oficiales se acercan a «Krazy-8», y en ese preciso momento los tubos se destraban dejando caer 10 envoltorios de cocaína.

Lo detienen y se arma un gran operativo en el lugar con la policía antinarcóticos, un dato sobresaliente ya que aun no vemos a la DEA, igual Hank está cada vez más cerca de cruzarse en el universo de Better Call Saul. Krazy-8 fue arrestado con la evidencia en la mano, mientras Lalo y Nacho van en búsqueda de la mercadería que quedaba en el lugar.

Nacho antes de todos estos problemas, tuvo uno mayor. Fue amenazado por Gus, poniendo como garantía la vida de su padre. Fring quiere saber qué planes tiene Lalo y necesita la ayuda de Ignacio, que debe ganarse su confianza.

Con el fin de ganarse la confianza de Lalo, entra en la casa donde está la cocaína, mientras los agentes de la policía antinarcóticos, estaban sobre el lugar. La tensión fue tan grande y los planos tan bien hechos que fue otra de las escenas para recordar. Finalmente, Nacho logra escapar para la sorpresa y risa de Lalo. Decididamente el sobrino de Hector es uno de los mejores personajes, con esa mezcla de humor sarcástico y perversidad. Gracias por tanto Tony Dalton. La guerra entre los Salamanca y Gus da comienzo y Lalo quiere romper todas las vías de ingreso de Fring, pero todos sabemos que el presidente de Pollos Hermanos no se quedará de brazos cruzados.

Todavía no he hablado de Saul, el protagonista de la serie está pasando por el principio del fin en su relación, donde la frialdad y la distancia hablan por sí solas. Más por desesperación que otra cosa, Goodman, invita a Kim a ver una bella casa, como era de esperarse no le interesa mucho la idea y accede solo para no hacer sentir mal a su pareja. A pesar de la insistencia del hombre por convencerla de que en un futuro cercano podrían vivir allí, la abogada no ve un horizonte más allá, por lo que esquiva las adulaciones a las que nos tiene acostumbrado Saul. Ella, a pesar de la hermosura de la casa, no está para nada convencida, se la ve incomoda con esta situación. Otra muestra más de que la relación está en una etapa crítica.

Por último, vemos a Saul orquestrándolo  en el juzgado. Howard, que aparece por primera vez en la temporada, lo invita a almorzar, seguramente querrá incluirlo nuevamente en su bufete. Después, como una bestia feroz, va en búsqueda de su presa y está dispuesto a todo con tal de lograr su cometido, como si las reglas fueran la ley de la selva.

Debe reducir la pena cuanto antes de una infinidad de criminales que tiene como clientes, pide una reunión con Suzanne (la fiscal), pero esta se niega. Como era de esperarse, usa todas sus artimañas para lograrlo, incluido pagar a una persona (que también vemos en Breaking Bad), para que corte el suministro de energía durante 20 minutos, y de esa forma poder lograr la reunión dentro de un ascensor, ya que de otro modo no le hubiera sido posible hacerlo antes.

Dado que Krazy-8 está preso, Lalo le pide a Nacho que busque un abogado para sacarlo de la cárcel para que no sigan agrandándose los problemas. En la última escena, vemos a Saul caminando feliz por el deber cumplido, muy relajado tomando un helado, pero esa tranquilidad se ve alterada al ver a Vargas en un coche. Todo termina cuando lo obligan a subir.

Conclusión

El episodio se centra mayormente en los traficantes. El descuento que Saul les hizo a los criminales termina por causarles problemas a Lalo y su banda cuando Gallardo es apresado. Y como si de la ley del karma se tratara, será Goodman el que tendrá que darle la libertad.

Siguiendo con los traficantes, estamos en el umbral de un gran conflicto entre Lalo y Gus. Tal vez, en el tercer episodio tengamos mayores detalles, pero está a las claras que habrá una gran guerra, y si nos guiamos con los hechos de Breaking Bad, ni Lalo ni Nacho aparecen.

Por último, Saul comenzó a trabajar con criminales, se está metiendo en un círculo del que no podrá salir jamás.



el autor

Periodista deportivo. Futbolista frustrado. Amante del asado y el buen vino. Dentro de lo menos importante que tiene la vida, lo mas importante son las series, cine, libros y fútbol.

4 comentarios

    • Javier Vergara el

      Buenas, muchas gracias por su corrección. El nombre verdadero es Domingo Gallardo Molina, pero en la serie lo nombran por su apellido materno. Luego por Krazy-8. Saludos

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
a tenemos las novedades del mes de abril de Planeta Cómic. A continuación os dejo la nota de prensa con el pdf. Buenas, Rozando la…