Análisis de Capa y Puñal (Cloak and Dagger) Temporada 1. Capítulo 4

0

Call/Response

Este es el título del cuarto capítulo de esta nueva serie para adolescentes de Marvel. En el nuevo capítulo de la serie, vemos a Tyrone y Tandy intercambiando sus impresiones al respecto de sus recién descubiertos poderes. Ambos confirman que lo que están experimentando es complementario: Tyrone puede ver los miedos de las personas, mientras que Tandy visualiza sus esperanzas. Alternativamente a la charla que ellos tienen en el templo abandonado, el capítulo nos va develando cómo afrontan en lo individual sus nuevas circunstancias. Tyrone se involucra más con Evita, su compañera de estudios, pero es extraño que a pesar de que se besan, no parece ser que Tyrone pueda ver los miedos de su novia. ¿Acaso ella es un ser superior que no tiene miedos? Mientras que Tandy regresa a casa con su madre, (Melissa) tratando de recuperar su vida normal. Lo de la detective queda zanjado con una sencilla explicación por parte de Tandy, y por primera vez hace un uso conciente de su habilidad para ver las esperanzas de las personas. Para despejar las dudas que tiene acerca del nuevo novio de su madre, lo toca como al pasar, y efectivamente puede ver que él tiene la ilusión de tener una relación seria con su madre, lo cual la tranquiliza y hace que comience a ser menos grosera con él.

Otros hilos narrativos que no conducirán a ningún lado

Tandy aconseja a Tyrone averiguar realmente quién es el detective que asesinó a su hermano, infiltrándose en la estación de policía. Para poder justificar su presencia en aquel lugar, le aconseja que invente una historia y se haga pasar por una víctima. Tyrone sigue su consejo: finge que le han robado su bicicleta. Toma fotografías de la cadena con que sujetaba su bicicleta, cortada por él mismo con unas tenazas, y con estas pruebas se presenta en la comisaría. Su treta funciona y lo hacen pasar al interior de la estación, pero una vez allí, mientras el policía que lo atiende va por una boleta para registrar el robo, Tyrone siente que su cabeza va a explotar con los ruidos de la estación: teléfonos sonando, operadoras contestando, policías interrogando a personas… Sin poder soportarlo sale corriendo de la estación, llamando la atención del policía que lo estaba atendiendo. Tyrone regresa a su casa y allí se encuentra con su padre. Dado que en la mañana el muchacho se había mostrado grosero con sus padres, éste lo había estado esperando. Y casualmente, el padre (Otis) descubre que las tenazas no están con las demás herramientas. Le pregunta a Tyrone si sabe algo sobre eso y él lo niega. Le arrebata entonces el bolsón escolar y por supuesto, las encuentra allí. Enfadado, lo pide que lo acompañe.

Tandy, por su parte, comienza a ayudar al abogado y novio de su madre, en la demanda que ella interpuso hace 8 años contra Roxxon, para obtener alguna indemnización por la muerte de su esposo. Mientras que el abogado se concentra en acumular papeles, Tandy ofrece buscar pistas en las redes sociales, algo que demuestre que los representantes de Roxxon están despilfarrando el dinero de la compañía.

Otis lleva a su hijo Tyrone a una casa desconocida, en cuyo jardín se encuentran unos tipos a los que al parecer no ha visto en mucho tiempo; Otis se planta frente a ellos y comienza a cantar algo sobre ser un Spy Boy, al principio es enfrentado por un anciano que parece ser el líder de aquel grupo de personas, pero finalmente se reconcilian y se abrazan. Tyrone se queda asombrado de ver aquella faceta desconocida de Otis. Resulta que Otis y el hermano mayor de Tyrone formaron parte de aquel grupo de activistas, quienes cada año marchan en el carnaval de New Orleans. Otis fue un Spy Boy, y el hermano de Tyrone (Billy) estaba siendo entrenado para ser uno. El anciano le explica que un Spy Boy es una persona veloz que viaja desprotegido, tratando de buscar problemas, para que los miembros del grupo puedan estar alertas y prevenidos contra lo que puede venir.

Tandy le propone a Tyrone que averigüen hasta donde pueden tocarse sin causarse daño. Hacen una pequeña prueba, y la misma no resulta bien: Ambos salen repelidos brutalmente. Se recuestan en el piso del templo abandonado y se confiesan que no le han a contado a nadie acerca de los extraños acontecimientos que les están pasando, por qué, ¿Quién lo creería? Casualmente, ambos concuerdan que los únicos que podrían entenderlos son las dos personas que están muertas: Billy y el padre de Tandy.

Tandy trata de tranquilizar a su madre respecto a las intenciones del abogado, pues aunque es casado, si tiene un interés real por Melissa. Pero su madre le dice que ya terminó con el y que Tandy tenía razón.

Tyrone se interesa por lo que hace el grupo al que Otis lo ha presentado y desea involucrarse.

Tandy va a la oficina del abogado a darle su apoyo, pero antes de que pueda acercarse más, presencia cómo una mujer entra a la oficina de él, presuntamente a hacer una entrega de agua embotellada. Pero repentinamente la mujer desenfunda un arma y mata al abogado, prendiendo fuego a la oficina. Luego se marcha tranquilamente. Un sicario de Roxxo, seguramente.

Así finaliza otro capítulo sin un avance real

La charla de Tyrone y Tandy, que ocupa todo el episodio, termina mal. Ella le dice que desea morir y el lo interpreta como un deseo de suicidarse. Entonces comienza a cuestionarla y ambos se recriminan por no apreciar lo que tienen en la vida. Finalmente, ella le cuenta su visión y le dice que vio como él se suicidaba, una y otra vez. Ambos se mandan al infierno.

Al día siguiente, ella va al muelle, se ata unas cadenas y sogas y se tira al agua. Pero logra liberarse con una daga de luz. Decide ir a la oficina del abogado asesinado. Ha descubierto que las dagas cortan cualquier cosa. Así que con una de ellas abre la caja fuerte y extrae los archivos que el abogado estaba acumulando para demandar a Roxxon. Tyrone, mientras tanto, vuelve a la estación de policía, pero esta vez sin ardides. Resueltamente pregunta por el detective Connors. En el próximo capítulo veremos el resultado de esta entrevista.



el autor

Ex colaborador de Las cosas que nos hacen felices al que agradecemos su tiempo y su aportación. Muchas gracias.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Cómic a cómic se va haciendo el hueco en la industria española. Fernando Llor, autor del Ojos Grises -que reseñamos aquí- y del notable Espíritu…