InicioSeriesEl Ministerio del Tiempo (Análisis)Análisis de El Ministerio del Tiempo. Temporada 2. Capítulo 5: Un virus...

Análisis de El Ministerio del Tiempo. Temporada 2. Capítulo 5: Un virus de otro tiempo.

Hola, Angustias. ¿Cómo que no podemos volver? ¿Tú sabes qué frío hace en el Paleolítico superior, chiquilla?

Agentes del Ministerio en Altamira al enterarse de que no pueden volver al ministerio.

Bienvenidos, una semana más, a un nuevo análisis de El Ministerio del tiempo. Aquí podéis acceder al análisis de los capítulos anteriores.

Por encima del equilibrio perfecto de géneros, la química entre los personajes y lo acertado de sus tramas, el mayor mérito de El Ministerio del tiempo es el de enseñarnos etapas de nuestra extensa historia más desconocidas que la Guerra de la Independencia o la Reconquista española. En este capítulo, uno de los mejores de la serie, que ya es decir, hay unos cuantos ejemplos.

El capítulo comienza con Irene y el doctor Vargas, jefe de los servicios médicos del Ministerio, atendiendo el parto de la bailaora flamenca Carmen Amaya en 1918. Todo un guiño el papel de Elena Furiase como madre de la criatura. No en vano ella es la nieta de Lola Flores, una de las bailaoras más famosas del siglo XX. Durante el nacimiento, Irene cae enferma de gripe española, una pandemia mundial que acabó con millones de personas y cuyo nombre se debe a que, tras la Primera Guerra Mundial, nadie quería alarmar al mundo con información sobre la enfermedad. La excepción fue España, que no había participado en el conflicto y sí que alertó al mundo.

ministerio19 lascosasquenoshacenfelices
Los médicos del ministerio atienden a Irene en 1918

Susana Torres, la nueva directora del Ministerio, no piensa dejar a Irene en 1918. Por lo que hemos visto en otros capítulos, se intuye una relación entre las dos. Me ha sorprendido el nuevo papel de Torres. Tras sus maniobras conspirativas, este es el primer capítulo en el que la vemos dirigiendo el ministerio, y una cosa queda clara: no se puede dirigir guiado por los sentimientos. Pese a las advertencias de Ernesto y del doctor Vargas, Torres trae a Irene al presente para curarla con la premisa de que “ningún agente se queda atrás”. Es de esperar que, por algún fallo, todo el mundo acabe contagiándose.

Entre tanto, Amelia, Alonso y Pacino son enviados a la Sevilla de 1991. Al parecer, algunos comerciantes de la actualidad se deshacen de la comida en mal estado vendiéndola al pasado. Otra vuelta de tuerca más a este universo que los guionistas saben exprimir a la perfección. Sin embargo, antes de entrar, se activa la alerta de contagio. Todos los agentes quedan confinados en el ministerio, salvo los que se encuentran en otra época, que deben permanecer allí.

El virus va afectando progresivamente a varios miembros del ministerio: Alonso, Germán, el hombre que vigila las puertas; Velázquez, María Pita, la legendaria heroína del asedio de La Coruña en 1589 contra la armada del pirata Drake (a esto me refería con lo de los episodios no tan conocidos de nuestra historia); o uno de los enfermeros que atendían a Irene. El doctor Vargas no da abasto.

ministerio20 lascosasquenoshacenfelices
Susana Torres, una “villana” con corazoncito

Al no haber misión en este capítulo, el guión podía caer en el error de no ofrecer giros y momentos emocionantes, pero los creadores lo suplen con los recuerdos delirantes de los infectados. Así, vemos la juventud de Velázquez y como su maestro le exigía mucho; la despedida de Germán y su padre estando este en el hospital mientras escuchan un partido del Atleti por la radio; o la historia de amor entre Alonso  y Blanca.

Por otra parte, Pacino, al que no se le escapa una, se percata de que el doctor Vargas ha sacado muestras de sangre con el virus al exterior para vendérselas a una compañía farmacéutica. Sí, producirán vacunas. Pero también es posible que propaguen el virus para venderlas a precio de oro. Y él, funcionario de bajo rango que cobra una miseria, pretende sacar tajada.

Mientras Amelia y Pacino salen del Ministerio rumbo a la sede de la empresa, Ernesto hace confesar a Vargas. Por primera vez, vemos a Ernesto dudar acerca de sus superiores. No confía en una jefa que ni siquiera sabe de historia (no sabía quién era María Pita).

ministerio18 lascosasquenoshacenfelices
Una de las mejores escenas del capítulo…por lo anticlimático de la situación.

Finalmente, Pacino y Amelia consiguen eliminar el virus en el edificio de la compañía farmacéutica. En una escena genial, con luz de atardecer incluida, Pacino besa a Amelia…y esta le responde con un bofetón. ¡Así no se liga con las del XIX, Hugo Silva!

El virus ha remitido, con una baja para el Ministerio. Además, el doctor Vargas salvó la vida de Germán haciéndole una traqueotomía. Ernesto lo manda a la Córdoba del siglo XII. Un castigo…y a la vez un premio, pues podrá conocer a los mejores médicos del Medievo. Susana ha cometido un gran error como directora, y Ernesto informa a Salvador, que está como loco por volver. ¿Veremos un nuevo golpe de estado próximamente?

Fernando Vílchez
Médico residente. Intento aprender como si viviera para siempre. Intento vivir como si hoy fuera mi último día...con las cosas que me hacen feliz.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS