Análisis de Fear the walking dead. Temporada 4. Capítulo 7

2

Este fin de semana pasado hubo estreno en la cuarta temporada de Fear the walking dead, con la emisión del séptimo episodio: “The Wrong Side of Where You Are Now“. Si aún no lo has visto, aviso que vienen unos spoilers.

Puedes ver aquí las críticas de todos los capítulos de la serie

La última de los Clark acaba con los Buitres

De entrada os digo que no es el capítulo donde muere John Dorie, transportado rápidamente por Morgan, Althea, Charlie y Naomi, a la enfermería que esta última montó en el diamante de béisbol. Es insoportable ver a un personaje tan definido y determinado como Althea, en compañía de tanto indeseable: un Morgan que insiste en ser el mensajero de la paz, salvando a aquellas personas que no lo merecen y provocando con esto la muerte de otros que si merecían vivir; la chica que mató a Nick Clark a sangre fría, que definitivamente se merecía recibir una cucharada de su propia medicina en manos de Luciana; y Naomi, la aparente líder de los Buitres que provocaron la muerte y diáspora de los supervivientes del estadio (siguen sin contarnos que pasó con Madison). Este caballero convence a Althea de que abandone su neutralidad y los ayude a llevar a Dorie a un lugar donde pueda recibir asistencia médica. Y puesto que Naomi tiene estudios en enfermería (¿Será cierto? Yo me sospecho que esta es otra de sus mentiras, pues es más fácil que aceptes en tu comunidad a alguien con conocimientos médicos que a una simple psicópata sin habilidades), es la más indicada para ser salvada por Morgan, y ya que Charlie anda por allí también, que venga, a subirse en el blindado SWAT, mientras Alicia, Luciana y Víctor se quedan en el campo de batalla en pleno tiroteo con los buitres, con vehículos siendo explotados por Alicia y su lanza granadas. Los últimos supervivientes del estadio de béisbol terminan el conflicto con los buitres matándolos a todos, incluyendo a Ennis, quien recibe una misericordiosa estocada de parte de Alicia.

Alicia Clark no muestra piedad por ninguno de los Buitres

Morgan continúa contaminando Fear the walking dead con sus monsergas

Este capítulo rápidamente se siente como una patada en los bajos. Os lo digo porque mientras van camino al estadio, aparece la pregunta recurrente que todos los villanos de FTWD le hacen a los buenos, y Charlie le pregunta a Morgan: “¿Por qué me has salvado?”. ¿Sabrán los guionistas que esta pregunta sólo revela a la luz de miles de soles, el carácter de un psicópata? La falta de empatía es evidente, sólo alguien desprovisto de toda empatía es incapaz de entender por qué los seres humanos se ayudan entre sí, aún cuando quien necesita ayuda no lo sepa ni crea merecerlo. Pero lo insólito es que Morgan responda. Y su respuesta es vacía, incluso tonta: “Porque esto debe parar en algún momento”. Anda, que lo que quiero ver es zombis en cantidades industriales aniquilando a la humanidad, y no a pacifistas pontificando sobre dilemas éticos. El mensaje pareciera estar dirigido a Trump… ¿o es que estoy divagando demasiado?

¿A quién va dirigido el título del capítulo? ¿A Morgan? ¿A Naomi y Charlie? ¿Al trío del que forma parte Alicia? Yo preferiría decididamente que se refiriera a Morgan.

La herida de Dorie parece ser mortal

Una cadena de eventos desafortunados indica el probable fin de Madison

El resto del capítulo se desarrolla en los recuerdos de Charlie. Ella declara ser la culpable del desastre en el último refugio de Madison y su familia. La causa es totalmente ajena a la comunidad del estadio, es más, era algo favorable para los Clark y compañía: dos de los líderes de los buitres habían peleado entre sí, resultando de esto que uno de ellos, Mel, sufriera un accidente. Charlie acude al estadio a pedir la ayuda de Madison. El aún vivo Nick se opone a prestar su ayuda a la pequeña traidora (Nick era más real y humano que Madison o Morgan), pero su madre lo convence de que deben prestar su ayuda incluso a aquellos que hacía pocas horas estaban esperando que murieran de hambre. ¡Cuánto comportamiento anti natura! Una vez rescatado Mel, considera que es su deber advertirles que Ennis, el otro líder de los buitres, está planificando su ruina, a través de la liberación de todos los muertos vivientes que han encerrado en diferentes lugares.

A continuación ocurre algo que hace crecer la confusión y que hace menos entendible cómo Naomi terminó en las filas de los buitres: Mel no la conoce. Punto a favor de Naomi, pues se cae la conclusión de que era la líder de los buitres. Charlie no es su hija. Otro punto a favor de Naomi, pues parece ser que la historia de su hija convertida en zombi es cierta. Pero Mel la inquieta y vuelve a advertirle que el estadio no es seguro. Así que Naomi trata de convencer a Madison de abandonar el estadio. No lo logra. Madison, como el sheriff Little Bill Daggett en Los Imperdonables, que se obsesiona con terminar el techo de su casa, se obsesiona con levantar una gran barrera de madera. Luego de su charla con Naomi, decide expulsar a Mel del estadio, dejando que se lleve un vehículo lleno de provisiones, el mismo que Alicia había surtido en el capítulo anterior, sólo por si acaso. Mas noche, Charlie convence a Nick y Alicia de que vayan a buscarlo. Estos salen, lo encuentran y regresan al estadio, pero antes de que puedan entrar, son rodeados por una gran cantidad de camiones de los buitres, los cuales abren sus compuertas y dejan salir una horda de zombis que se dirigen obedientemente al estadio. La amenaza que Mel le hizo ver a Madison es cierta: Ennis a recolectado a todos los zombis encerrados por los buitres en diferentes lugares de los alrededores, los ha subido en camiones y los ha conducido hasta las puertas mismas del estadio. Amén a esto, uno de los buitres esparce un líquido combustible en los alrededores del estadio y luego le prende fuego, marcando una línea que deberá ser cruzada por los zombis en su camino al estadio. Víctor y Madison se percatan de que los muertos caminantes también están empapados en la misma sustancia combustible, por lo que cuando crucen la línea de fuego se convertirán en teas zombi.

La pequeña y malvada Charlie

Regreso a lo que quedó del diamante de béisbol

Cercados por los zombis, Alicia y Nick ya no pueden ingresar al estadio. Mientras Madison y Víctor preparan un plan de rescate, Alicia se despide de su madre por el radio transmisor. Esta despedida parece poner fuera de si a Madison, quien se queda en actitud de desafío. En el próximo capítulo quizá la veamos tomar una decisión extrema con tal de rescatar a sus hijos.

El episodio termina volviendo al presente, con Althea entrando al estadio derribando puertas con el vehículo blindado. Cuando se disipa la nube de polvo, se dan cuenta que el interior del estadio está lleno de zombis quemados, deambulando por todos lados. Al parecer, estos fueron los causantes del incendio en el diamante. El vehículo SWAT rápidamente es rodeado por un mar de zombis desfigurados por el fuego.

Y así, se acerca el final de la primera parte de la cuarta temporada. Existe la expectativa de conocer el fin o destino de Madison. ¿Logró escapar? ¿Morirá también y saldrá de la serie, para dar lugar a Naomi en el protagónico de la serie? ¿O Charlie o Naomi la mataron? ¿Cómo termina Naomi en el bando equivocado de los buitres? Todo eso se sabrá en el último capítulo. Hasta entonces, sólo podemos especular.

el autor

Agrónomo y docente de profesión, buscando siempre oportunidades que signifiquen el establecimiento de nuevos puentes neuronales y nuevas amistades. Un saludo desde América.

2 comentarios

    • Vinicio Miranda el

      La serie necesita más interacción hombres/zombis. Por supuesto que una básica interacción de matar/comer, sin tantos dilemas morales… Lo normal, por lo que podemos ver, es que el ser humano cuando se encuentra en situaciones extremas no se la piensa tanto con tal de salir adelante.Tanta reflexión en un mundo infernal bota el ritmo. Comparto tu opinión.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
El formato de los cómics, a pesar del éxito cinematográfico de sus adaptaciones, se asemeja más al de una serie de televisión. Desde que Stan…