InicioseriesAnálisis de M.O.D.O.K. Temporada 1. Episodio 1

Análisis de M.O.D.O.K. Temporada 1. Episodio 1

Disney+ sigue estrenando series ambientadas en el Universo Marvel y ahora le toca el turno a M.O.D.O.K., una de las series que quedaron en el aire cuando Marvel Television fue absorbida por Marvel Studios aunque en este caso la producción de animación para adultos centrada en este curioso supervillano siguió adelante para ofrecer un acercamiento como no habíamos visto nunca en las series de superhéroes.

Lo primero que hay que señalar es que es una producción original de Hulu, por lo que tiene mucha más manga ancha que otras series Marvel para tratar según qué temas. Además, está realizada por el estudio Stoopid Buddy Stoodios (responsables por ejemplo de Robot Chicken) con la técnica de animación stop-motion, algo que le da un tono muy diferente respecto del resto de producciones Disney. Por último, es una serie cómica para adultos, con muy mala baba y un uso de lenguaje soez y violencia desenfrenada que definitivamente alejan a M.O.D.O.K. tanto de las series de animales parlantes como de héroes intrépidos, acercándose más a propuestas como Matrimonio con Hijos.

M.O.D.O.K. Organismo Móvil Diseñado Solo para Matar

M.O.D.O.K. es una sitcom gamberra donde el villano deberá conjugar su labor al frente de A.I.M. con su vida familiar, una vida familiar que nunca habríamos sospechado que un personaje así podría llegar a tener. El primer acierto de la serie es la elección del protagonista. Ya que vamos a hacer una comedia sobre un supervillano, pocos habrá en el Universo Marvel que tengan un aspecto más ridículo que M.O.D.O.K., básicamente una cabeza gigante con minipiernas y minibrazos sobre una silla voladora. Y encima sus secuaces de A.I.M. tiene un uniforme amarillo chillón con unos cascos gigantes que les hacen parecer apicultores más que villanos. Todo un cuadro vamos.

También juega a su favor la duración de los episodios, unos 25-30 minutos. Tiempo más que suficiente para echarse unas risas con sus gags y locas situaciones sin que lleguen a cansar y que hacen a esta serie ideal para ver cuando tienes un rato muerto o para esperarse a que esté toda completa (se emite un capítulo a la semana) y darse un maratón sin que nos lleve toda la tarde.

En este primer episodio M.O.D.O.K. empieza enfrentándose a Iron Man en un intento de destruir Wall Street, y aunque es totalmente derrotado, él y sus esbirros se dan por contentos por haber conseguido llevarse la bota de la armadura del superhéroe. Ya vemos que su nivel de autoexigencia no es demasiado elevado, algo que lleva por la calle de la amargura a Mónica Rappaccini, su segunda al mando y una mujer que esperaba mucho más del mítico M.O.D.O.K.

Frente a Iron Man

El problema surge cuando el contable de la organización avisa de que están en números rojos y camino a la bancarrota más pronto que tarde. Pero en ese momento llega Austin Van Der Sleet, un magnate tecnológico que le ofrece salvar I.M.A si le vende una participación mayoritaria de la compañía. Es muy divertido ver cómo Austin va camelándose a un M.O.D.O.K. que se las prometía muy felices hasta que ve el resultado de su decisión de vender I.M.A. El cuartel general acaba convertido en un émulo de las oficinas de Google o Microsoft con las típicas cosas para que los empleados estén felices. ¡Incluso una guardería donde antes había una cámara de tortura! Y por otro lado, los esbirros más fieles a M.O.D.O.K., que, además, son los más ineptos, acaban en la calle.

M.O.D.O.K. y Austin Van Der Sleet, empleado y jefe

Por si esto fuera poco, nuestro protagonista tiene problemas en casa. Su mujer Jodie, una empresaria dueña de un negocio de autoayuda, empieza a tener mucho éxito, lo que pone en peligro la dinámica familiar. Además, tiene dos niños a los que hay que dar de comer aparte: Ben (12 años) y Melissa (17). Esta última es el gran hallazgo de la serie ya que es un versión joven y femenina del propio M.O.D.O.K. con toda su mala baba. Atención a su diálogo sobre el bullyng, divertidísimo y totalmente inesperado en una serie Disney.

M.O.D.O.K. y sus hijos

Pero no todo está perdido. Austin aún no ha firmado los contratos definitivos para la adquisición de I.M.A así que a nuestro cabezón favorito se le ocurre un plan para que no lo haga. Consiste en reducirse hasta niveles microscópicos gracias a unas “Gominolas Pym” para meterse en el cuerpo de Austin controlarlo y hacer que destruya los documentos. Pero todo sale mal y acaba en el cuerpo de alguien que estaba reunido con su objetivo… ¡Jodie! La mujer iba a firmar un lucrativo acuerdo de patrocinio que se va al traste por las locuras de su esposo, que al menos acaba logrando que vuelvan a contratar a sus esbirros fabricando una nueva supertablet para su nuevo y ya definitivo jefe.

El capítulo acaba con una cena en pareja entre Jodie y M.O.D.O.K. en la que esta le echa en cara lo egoísta que ha sido toda la vida y lo poco que ha creído en ella, así que, ante la incredulidad de su marido, le acaba pidiendo el divorcio.

Una cena en pareja que acaba mal

Un gran cierre que abre los caminos en los que la serie se va a desenvolver en los siguientes capítulos, con M.O.D.O.K. lidiando por un lado con su nueva situación en la que había sido su empresa, y por otro, con el “drama” familiar que va a empezar a vivir.

Valoración del episodio

Esta serie tampoco es que invente nada nuevo. Dentro de la animación para adultos hay otras mil veces más extremas y desmedidas. Pero no por ello se debe hacer de menos a M.O.D.O.K. un producto totalmente consciente de lo que se trae entre manos y que juega sus bazas de manera muy satisfactoria.

M.O.D.O.K. funciona como una serie divertida con un gran ritmo narrativo y buena dosificación de los gags, de tal manera que siempre estamos con una sonrisa en la boca. La serie abraza lo ridículo desde su fundamento, ya que su protagonista es, justamente, uno de los villanos más ridículos de Marvel y eso lo hace divertido. Es de alabar cómo se busca el exceso, sin llegar nunca a caer en lo absurdo por lo absurdo, hilvanando muy bien las situaciones y pasando de lo personal a lo profesional de manera orgánica.

También es de ayuda todo el elenco de secundarios, desde ese Austin Van Der Sleet que parece salido de Google, hasta los esbirros (me encanta el manco), pasando por los hijos y Jodie, contrapunto perfecto a las locuras de M.O.D.O.K.

En resumen, M.O.D.O.K. ofrece violencia y mucho sinsentido divertido unida a animación con stop-motion y un humor bestia con toques de la temática de Marvel que nos aleja de lo establecido por el UCM. Una rara propuesta dentro del catalogo Disney que sin duda gustará a los fans de las comedias absurdas y de la animación más gamberra.

Juanjo Avilés
Licenciado en periodismo, apasionado de los comics, las (buenas) series de televisión, el cine, los videojuegos y los juegos de mesa... vamos, soy un frikazo total, siempre a vuestro servicio.

2 COMENTARIOS

  1. Veo que se está hablando muy poco de esta serie; no sé si será porque no pertenece al MCU o por la animación. Yo, desde luego, me he reído mucho. Un saludo.

    • Qué tal Manuel? gracias por comentar como siempre. Creo que se habla poco de esta serie porque juega en otra liga distinta de las grandes producciones del MCU. De todas maneras, como tu dices, es bastante divertida y para reirse un rato cumple más que de sobra.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad