Análisis de Perry Mason. Temporada 1. Capítulo 2

0

Bienvenidos a un nuevo análisis de la serie más noir de HBO. Poco a poco vamos avanzando en la investigación y el caso del niño de los ojos cosidos (a falta de otro nombre mejor) va ganando en complejidad. Os dejo con el enlace al análisis del primer capítulo y vamos al lío.

En las trincheras

Empezamos con un flashback en el que vemos al Capitán Perry Mason en las trincheras de la Primera Guerra Mundial, quizás el conflicto más aberrante, por su desarrollo, que ha vivido la humanidad. Los fantasmas de la guerra atormentarán a Perry a lo largo de todo el episodio, mostrándonos esas aristas de su personalidad que le llevan a tomar decisiones difíciles, como la ejecución de sus compañeros para que no sucumban al gas mostaza. Del flashback saltamos a un Perry que más bien parece un vagabundo, uno de tantos veteranos americanos a los que su país dió la espalda en tantas guerras. En realidad, Perry está esperando a que le faciliten la identificación del hilo con el que cosieron los ojos de bebé, cosa que en 1932 no era nada fácil de llevar a cabo. Descubrimos a lo largo del episodio que a Perry lo echaron del ejército por conducta inapropiada. Lo llamaban El carnicero de Montfaucon (siendo este un pueblo francés de Las Ardenas) pero no sabemos exactamente por qué.

A continuación conocemos a la Hermana Alice (Tatiana Maslany), principal predicadora de la iglesia (¿secta?) a la que pertenecen Matthew y Emily, los padres del bebé muerto. No es extraño que, en una sociedad que intentaba reconstruirse tras el crack del 29, aflorasen aquellos que intentaban animar (¿aprovecharse?) a los demás. El uso de la radio, con ese permanente micrófono acosándola, unido a las peculiaridades del personaje y de la congregación en la que milita, lleva a pensar que el personaje está basado en Aimee Semple McPherson (Hermana Aimee), fundadora de la Iglesia Cuadrangular allá por 1927 y pionera en los medios de comunicación (en este caso la radio) para extender su mensaje.

Bienvenido, Paul Drake

En este episodio conocemos también al oficial de policía Paul Drake (Chris Chalk), un oficial de policía que media en los conflictos entre vecinos y que descubre los cadáveres de los secuestradores que el policía corrupto dejó en el episodio anterior, con la salvedad de que el último, el que cae de la azotea, ha desaparecido. Paul Drake fue un personaje esencial en la antigua serie de Perry Mason, siendo el investigagor que trabajaba para el abogado y que le ayudaba a exculpar a sus victimas. La diferencia fundamental entre aquel Paul Drake y éste que nos presentan es el color de su piel. Esto no tendría mayor importancia si no fuese por el contexto en el que se sitúa esta nueva serie.

Y es que un policía negro, en 1932, no lo tenía nada fácil. Puede parecer una decisión de casting tomada al amparo de lo políticamente correcto pero, en mi opinión, es bastante acertada al abrir un amplio abanico de posibilidades con respecto al personaje, volviéndolo más interesante que el original. Si el personaje de la Hermana Alice nos recuerda a la Hermana Aimee, este Paul Drake nos trae a la mente a Samuel J. Battle, el primer policía negro que entró en el cuerpo en la ciudad de New York, en 1931

Todo el mundo miente

Descubrimos en este episodio que el caso es más enrevesado de lo que parece. Matthew, el padre del bebé, es arrestado, ya que su coartada no es sólida (estaba jugando a los dados) y encima ha ocultado que es hijo de Herman Baggerly (Robert Patrick), el miembro de su congregación que contrató a E.B. Jonathan y a Mason de rebote. Baggerly sí tenía dinero para ayudar a su hijo bastardo, quien estaba agobiado por las deudas de juego. Todo parece apuntar en su contra hasta que Mason y Pete Strickland (Shea Whigham) confirman su coartada y, de paso, descubren que su mujer Emily mantenía una relación con el secuestrador que cayó de la azotea y que Perry encuentra en su casa con la cara destrozada de un disparo. Tras el funeral de su hijo, ante toda la ciudad, Emily es detenida por complicidad en el secuestro.

A lo largo del episodio podemos ver una diferencia fundamental con el Perry Mason encarnado por Raymond Burr. Si el segundo siempre sabía de la inocencia de sus clientes, aún antes de comprobarla, el Mason de Matthew Rhys está convencido de la culpabilidad de unos y otros, en especial de Emily. No descarta a nadie. Sus vivencias en la guerra y el regreso a casa, donde le esperaba la miseria, le han convertido en un cínico, en un escéptico. En la serie es E.B. Jonathan (John Lithgow) quien ejerce el papel de defensor a ultranza de sus clientes.

Ya he leído por ahí que este no es Perry Mason, que lo han cambiado, que no tiene nada que ver con el personaje original y que la percha de Matthew Rhys no es la de Raymond Burr. Puede ser pero también creo que no queda mucha gente que recuerde al personaje como era, así como muchos menos lectores de las novelas originales. Es verdad que, en lugar de Perry Mason, el personaje podría llamarse Pepito Pérez y no pasaría nada pero eso no quita que estemos ante una buena serie que parece inclinarse hacia el terreno de las novelas pulp, sin perder ese noir que señalábamos al principio. ¿No es el Perry Mason original? En este caso poco importa porque la serie es una de las mejores que ha estrenado HBO este año. La semana que viene más. Un saludo y sed felices.



el autor

Aficionado también al cine, las series de televisión, la literatura fantástica y de ciencia ficción, a la comida, la cerveza y a todas las pequeñas cosas que nos hacen felices.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Otro mes más volvemos con los estrenos más esperados de Netflix para combinar con la digestión antes de entrar en la piscina. En este mes…