Análisis de Star Trek Discovery. Temporada 2. Capítulo 3

12

Bienvenidos trekkies una semana más a un nuevo capítulo de nuestra serie favorita. Bienvenidos a Star Trek Discovery. Hoy continuamos la temporada 2 con el capítulo 3 titulado: Punto de luz.

El terror llama a tu puerta: Vuelve ASH

Lo sabía, lo llevaba advirtiendo en los primeros capítulos y todas mis pesadillas se volvieron realidad. Ash vuelve y a lo grande. Por dios que coñazo de personaje. Y eso ya me fastidia el capítulo.

Y sigo repitiendo lo de todas las semanas: No sigáis leyendo si no habéis visto el capítulo porque os vais a enterar de muchos spóilers.

De pronto pongo el capítulo y veo al tal Ash con una barba indigna y con los Klingons. ¿Pero esto que es? ¿Qué está pasando aquí? Pero tranquilos que eso lo trataré al final del artículo porque ahora me voy a centrar en otro tema, en Michael y Spock.

Y empezamos con el enigma de las 7 explosiones en la galaxia, que se va tratando como fondo en todos los capítulos. Solo que ahora sabemos que está conectado con Spock puesto que las dibujó en su tableta mucho antes que se produjeran. ¿Y que pasa ahora? Que la madre humana de Spock (el padre es Sarek, un vulcano y Spock es por tanto medio humano) se teletransporta a la Discovery para encontrarse con la única persona en la que confía, su hija adoptiva Michael. ¿Por qué le llaman Michael? ¿Nos les gustaba un nombre de mujer para una mujer? Ese es otro misterio aún sin resolver. Pero atención al detalle. La madre de la prota, Amanda Grayson le da a Michael un… un pendrive del futuro para que lo desencripte y vean que ha pasado realmente con Spock. ¿Y sabéis que hacen? Van directamente al capitán Pike, que si, que es majete y tal, pero van para que les de permiso para que lo desencripte. Y a todo esto, parece que la posesión de ese pendrive no es del todo legal. Qué es robado vamos. En definitiva, otra gilipollez más que no venía a cuento.

Pike y sus “consejeras”

Y como acusan al buenales de Spock de un doble asesinato para escapar de un centro psiquiátrico, Pike que le tiene en mucha estima y haciendo caso a la madre del prófugo y su hermana, les ayuda. Atención a este dato. Pike en ningún momento duda, mantiene una especie de sonrisa picarona como diciendo que sabe que Spock es totalmente inocente (sin pruebas a favor y en contra) y ayuda a una persona acusada de un doble asesinato gracias en parte a sus dos consejeras, la madre y la hermana del fugitivo. Si tuviera una tercera voz sería el padre, seguro. Total y en definitiva, Pike demuestra ser un capitán cuanto menos imbécil, porque sí, los espectadores sabemos que Spock es inocente, porque estamos fuera de la serie, pero si fuéramos parte de la tripulación por lo menos tendríamos nuestras dudas.

Y antes de cambiar de trama, investigando y hablando madre e hija se dan cuenta que Spock vio al ángel rojo (y aquí hago referencia al capítulo 2), cuando era niño. Por tanto parece que finalmente ese ser o lo que sea no es el propio Spock embutido en un traje futurista o rompetiempos, sino otra cosa que aún no hemos visto. Espero que toda esta trama tenga un desarrollo digno y sobretodo una resolución acorde con la serie. Y lo estoy diciendo en serio. Sólo faltaba que después de todos los capítulos donde se está tratando este tema (y los que quedan) todo esto acabara como el rosario de la Aurora.

¿Os acordáis de la alférez Tilly? Pues os comento dos anécdotas rápidas. La primera es que con bastantes kilos de más gana una carrera a gente mucho más en forma. ¿Qué tampoco es tan raro? ¿Qué es posible? Pero es que encima les da una ventaja final porque se queda hablando con su “fantasma” para luego remontar. Mirad, yo no digo que no pueda ganar, pero es que se supone que los demás cadetes están entrenando como ella o más, para ser oficiales. Además para una actividad física como una media maratón (ojo, media maratón nada más y nada menos) los kilos de más importan y es más, y si encima te paras antes de la meta para hablar con una colega y dejas que te pasen todos los demás ¿como es posible que Tilly gane? Pues yo os lo digo, hace un sprint tipo Usain Bolt. Otra ridiculez más. Pero sigo, sigo que esto no acaba. Finalmente deducen que ese “fantasma” es un virus o bacteria que se le acopló a la alférez por las esporas para finalmente sacarlo de su cuerpo serrano. Y fin. Bueno, espero que ahonden más en este tema y en ese ser, porque puede dar para más.

La carrera de Tilly que deja en ridículo a Usain Bolt

Y luego queda lo de Ash que se supone que es lo más importante y por eso lo he dejado para el final. Ash con barba de dejado me da peor sensación que en temporada 1. La recreación del mundo de los Klingons parece Mordor pero al menos no es de cartón piedra y en eso avanzamos respecto a las series más antiguas. Pero os resumo rapidito que el artículo se está haciendo muy largo. Después de algunos rifirafes con alguna casa que no ve bien que un humano que llora mucho, blando y con barba de ZZ Top que se tira a la regente de su imperio, sea el segundo al mano, nos enteramos que Voq (que es el propio Ash pero en su parte Klingon) y L’Rell han tenido un hijo. Eso si, es un recién nacido. A esto se llama retrohistoria o lo que es lo mismo, cambiar un dato del pasado metiendo otro y diciendo: eres tonto porque no te has enterado.

El regente de esa casa traviesa está apunto de matar a nuestro odiado humano y a la regente L’Rell, pero en ese instante aparece la emperadora terrana de la otra dimensión (la que era Phillipa pero en mala) y se cepilla como si fueran malas hierbas a todo Klingon rebelde. Pero todo tiene un precio. L’Rell se queda como la madre del imperio Klingon (y todos le aceptan) porque se ha librado del humano que le hacía débil y de su hijo. Se ha librado matándolos y para ello enseña la cabeza cortada de ambos antes de lanzarlos al fuego. Gracias a este acto L’Rell se consolida como la líder de todo el sistema Klingon a cambio de perder a su hijo y su amante o lo que es lo mismo, sus puntos débiles. Lo del hijo ni idea, pero lo del amante es lo mejor que le ha podido pasar a esa señora. Felicidades L’Rell.

Ash junto a su barba, el bebé y la ex emperadora

Pero no, Ash y el niño siguen vivitos y coleando a bordo de una nave camuflada de la Federación donde la ex-emperadora (Phillipa) es la voz cantante. Pero es que se descubre que es una especie de Guardia Pretoriana o algo así, una especie de GEO o SWAT de la Federación llamada la Sección 31, donde las insignias son negras. Y el capítulo acaba con Ash dejando al niño al cuidado de una especie de monjes, de no se que planeta, para que lo cuiden y le guíen por el camino correcto.

En definitiva, que volveremos a ver a esta Sección 31.

Sin más me despido por esta semana. Espero que de verdad os haya gustado este capítulo y espero vuestros comentarios como todas las semanas.

Larga vida y prosperidad.



el autor

Licenciado en Publicidad y RR.PP. Creador y administrador del blog entre otras actividades lúdicas como community manager, lector de libros y cómics además de futbolero, cinéfilo y coleccionista de páginas originales. Me gusta hacer un poco de todo.

12 comentarios

  1. Ja,ja,,ja. Buena discusión. Tilly ganó porque tenia que ganar, porque es ella y ya está. En cuanto a lo del pendrive no me quedó claro que fuera del futuro. Y bueno lo de Ash, tampoco sale mucho y luego se va en una nave con Philipa así que no creo que vuelva a aparecer.

  2. Daniel Rogov el

    El peor de los tres capitulos de esta temporada por lejos. La historia de Ash y los Klingon es muy poco interesante.

  3. Hola, Mario. Una vez más nos toca disentir en la interpretación de un hecho puntual (perdón!!!!). El hecho de que Tilly les gane en la carrera a los demás tiene que ver con que está recibiendo “ayuda” por parte de la chica que fue su compañera y que se le aparece todo el tiempo. De hecho, ella misma le dice algo así como “¿Lo ves? Juntas somos imbatibles” (cito entre comillas pero no recuerdo si la frase es exactamente así)

    • Es decir: aclaro mejor por si no quedó del todo claro. El problema, entonces, está en el organismo parásito ése que ha ido creciendo por la interacción entre esporas y materia oscura. Es de allí de dónde sacó Tilly la energía extra para ganar la carrera en ese momento pues, de hecho, antes de que se detenga para “charlar” con la chica que se le aparece, viene cuarta y perdiendo claramente: todo cambia después de esa interacción. Así es cómo yo lo entendí

      • Pues nunca lo habría interpretado así. Pero lo mismo tienes razón y es ese parásito lo que le da una energía extra para ganar una carrera imposible.

        Gracias por comentar una vez más y… y discernir

        Un saludo

        • Por nada, Mario! Al contrario, muchas gracias por tus reseñas y análisis. Es bueno que pueda aportarte algo que quizás no hayas notado del mismo modo que en tus reseñas encuentro no una sino muchísimas cosas que no advertí. Saludo!

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
¡¡¡¡Ayy los mutantes!!! Como nos duelen los mutantes a los fans de Marvel en general y los X-Men en particular. Está claro que la editorial…