InicioSeriesAnálisis de The Gifted. Temporada 1. Episodio 10. Las Stepford Cuckoos y la...

Análisis de The Gifted. Temporada 1. Episodio 10. Las Stepford Cuckoos y la mid-season

The Gifted llega al último episodio del año, pero no el de la temporada. No se si será por la falta de esperanzas de su equipo en que saliera bien o una serie de malas decisiones, pero la ficción de los mutantes se ha comido un retraso semanal y ahora una midseason que nadie esperaba. ¿Y cómo ha acabado The Gifted de cara al próximo año 2018? Mal. El breve arco argumental de los hermanos Strucker y el final no logran salvar un episodio inconsistente.

Aquí os dejo los análisis anteriores

Negociaciones con el enemigo

La situación en el refugio es caótica. Los dos hermanos Strucker, Dreamer y Blink están atrapados en las instalaciones Trask tras el incidente en el episodio anterior. Las ideas no son malas, son peor que eso. No son una fuerza de ataque, aunque nunca lo han sido, y dejarlos ahí no es bueno debido al potencial de todos ellos para cazar mutantes con La Jauría (The Hounds).

Ante este negro panorama, Reed y Caitlin decide pensar por libre, sin tener en cuenta el consejo del grupo. Sin embargo, ahí esta la “mosca cojonera” de Esme. Ella fue introducida hace dos capítulos. ¿Buena? ¿Mala? No lo sabemos pero la serie tampoco es que consiga hacer que dudemos mucho. Los planos con la sonrisa malévola, los momentos previos a aparecer con el “plan maestro” y diferentes salidas de tono hacen que solo le falte un cartel que ponga “¡soy mala, hacedme caso!”.

Y ahí vuelve a aparecer ella para dar el plan maestro a los padres, ir a hablar con Jace Turner, jefe de los Servicios Centinelas en Atlanta. La idea es ir a hablar con él y conseguir que suelte a los chavales, las dos chicas y a cualquier mutante que esté ahí preso. A ver, la esperanza es lo último que se pierde, pero tampoco es que tengan todo a su favor para que Turner consiga acceder.

Sorprendentemente lo hace, solo falta que Caitlin se presente allí con un arma que no usa y comiencen una charla de horas. Es aburrida, ya os lo digo. Son un constante “toma y daca” de ideologías y sentimientos hacia los mutantes y alguna que otra amenaza encubierta, pero poco más. Aún así, el final de la conversación, previo a que ambos dos salgan de la casa de los Turner de rositas, se torna interesante gracias a la frase “¿qué estás haciendo en nombre de nuestra hija?” de Paula Turner. Ella, sorprendida por las acciones que le cuentan los Strucker sobre su marido, decide hacerle entrar en razón, dejarle ver que sí, pueden ser peligrosos, pero son dos chavales jóvenes que no van a ver la luz del sol en mucho tiempo.

Las instalaciones Trusk

Antes de ser trasladados a las instalaciones Trusk, Dreamer y Blink son interrogadas por Servicios Centinelas, es poco relevante pero nos deja ver quién de ambas va a ser el eslabón débil, quien tiene todas las papeletas para no conseguirlo.

Ya en las instalaciones, los niños Strucker y ellas dos son divididos en pisos diferentes. Los hermanos son vestidos con trajes para monitorear sus movimientos. El señor Campbell los usará de conejillo de indias y ahora está cabreado. El doctor ya presenció de primera mano lo que un descendiente de los Fenris es capaz de hacer. Ahora, con la cara quemada y algo desfigurada, se ha convertido en el villano del show ante el estancamiento de Turner y su Servicio Centinela.

La situación con Andy y Lauren es sencilla, o hacen lo que se les pide o matan a alguna de sus dos amigas. Y hacía falta momento dramático y que nos haga decir “ah, pues ya dije que aguantaría poco, ya lo estaba viendo”. Campbell mata de un tiro a Dreamer tras la negación de los dos hermanos, con lo que estos acceden y podemos ver lo que pueden ser capaces, pero en un entorno controlado.

Este es de los mejores momentos del episodio, que no hay muchos, y que nos muestran el extraordinario poder combinado de ambos que casi consigue atravesar una habitación forrada de Adamantium hasta los topes. Es espectacular, pero lejos de los brillos, las miradas intensas y el efecto final, no vemos más de ellos en acción. Una pena.

Y por fin llegamos al momento final donde Esme se roba el episodio. Podría haber estado a la altura de este momento final o el arco de los hermanos, pero ya sería mucho pedir.

El plan de Esme sale a la luz cuando los Servicios Centinelas consiguen sacar de Trask a todos los mutantes retenidos gracias a la visita de los Strucker. Ahí conseguimos ver cuán grande es su poder como telépata, descubriendo que ella o ellas son las Stepford Cuckoos. Estas en los cómics son quintillizas que nacieron de células de los óvulos de la mutante Emma Frost. Todas son telépatas e idénticas, con lo que no solo hemos visto a Esme sino que a dos más de las hermanas, Phoebe, Irma, Celeste o Sophie.

Ahora cuentan con un grupo de mutantes entre los que se encuentran los dos hermanos Strucker. El poder de todas ellas no se combina como el de Lauren y Andy, pero su capacidad como telépatas hace que puedan ampliar aún más el campo de acción, así se explica la matanza del final del episodio y que puedan controlar mentalmente a más de 10 mutantes.

Y hasta aquí el último análisis del año de The Gifted. En general la serie no me disgusta pero tiene mucho que mejorar en cuanto a ritmo y expectativas. Veremos el año que viene.

Un saludo y sed felices.

Alberto Lloria
Alberto Lloria
Estudiante en la Universidad Miguel Hernández de Elche. Frikazo de proporciones bíblicas, crecí amando los videojuegos y el cine como medio de escape, sacrificando la vida social. Aunque no me arrepiento. Fan hasta las venas de Batman y El Señor de los Anillos. El mundo se me queda corto, mejor dejadme en la Tierra Media.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

ÚLTIMOS COMENTARIOS